Por qué al salir de casa, aunque no tengas síntomas, debes comportarte como si ya estuvieras contagiado**

Hay muchas cosas sobre el SARS-CoV-2, el nuevo coronavirus causante de la actual pandemia, que a día de hoy todavía no sabemos; pero lo que sí parece cada vez más claro es que creer que nos encontramos perfectamente no es suficiente garantía de que no seamos portadores del virus.

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

Por eso desde hace semanas y cada vez más, distintos expertos recomiendan a la población general actuar igual que lo harían si supiesen que están contagiados, de forma que se preocupen activamente por evitar la transmisión a otras personas.

“La mejor manera para que no nos contagiemos unos a otros es pensar que cada uno de nosotros está ya contagiado. Y hacer todos los esfuerzos para no contagiar a los demás”, explicaba Antoni Trilla, jefe de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Clinic de Barcelona en esta entrevista. “Este es el marco mental para entender por qué estamos recomendando hacer todas estas cosas, para reducir el número de contagios, fundamentalmente”.

Ese es también el consejo que ha dado Sanjay Gupta, médico y corresponsal médico de la CNN en Estados Unidos. Eso significa, según Gupta, no salir de casa si no es por un motivo esencial, no socializar con otras personas y proteger a quien tengas cerca de un posible contagio por tu parte.

Para eso:

  • Lávate bien las manos (aquí te explicamos cómo) también antes de salir de casa y no solo al volver.
  • Intenta no tocarte la cara cuando estés fuera de casa no solo por no contaminarte con lo que hayas podido tocar antes, sino para no contaminar lo que toques después.
  • Tápate la nariz y la boca con el interior del codo o un pañuelo de papel siempre que tosas o estornudes. Si usas un pañuelo, luego tíralo a una papelera o bolsa de basura de forma que nadie más tenga que entrar en contacto con él.
  • Si utilizas guantes y mascarilla para salir, no te los quites hasta que vuelvas a estar en casa y deshazte de ellos adecuadamente. Aquí te contamos cómo.
  • Mantén una distancia de 1-2 metros con otras personas.

Obligatoriedad del uso de mascarilla en lugares públicos en España****

Este sábado 2 de mayo, el presidente del Gobierno Pedro Sánchez ha anunciado en rueda de prensa que a partir del lunes 4 de mayo será obligatorio el uso de mascarilla en el transporte público y que para facilitar el cumplimiento se repartirán 6 millones de mascarillas en los nudos de conexión, 7 millones a la Federación Española de Municipios y Provincias y 1,5 millones entre organizaciones como Cáritas o la Cruz Roja.

La portavoz de Gobierno, María Jesús Montero, indicó el pasado domingo 17 de mayo en rueda de prensa que, dada la opinión unánime de las Comunidades Autónomas sobre la conveniencia de hacer uso obligatorio de las mascarillas en los lugares públicos, «el Ministerio de Sanidad regulará la medida en los próximos días».

Por su parte, Salvador Illa, ministro de Sanidad, también confirmó tras la reunión con las Comunidades Autónomas del mismo domingo que «hay un consenso muy amplio en reforzar la obligatoriedad del uso de la mascarilla» por lo que «se está evaluando esta medida con las comunidades autónomas y con el conjunto de expertos para precisar en una orden ministerial en los próximos días». «Sí que habrá un reforzamiento de la obligatoriedad de las mascarillas pero, hasta que la orden no esté cerrada, no se podrán avanzar más detalles al respecto», concluía el ministro*****.

Según recoge el Boletín Oficial del Estado (BOE), a partir del jueves 21 de mayo el uso de mascarillas será obligatorio a partir de los seis años (aunque también es recomendable para los niños de entre tres y cinco), tanto en la vía pública, como en espacios al aire libre y en cualquier otro espacio público cerrado, siempre que no sea posible mantener la distancia de seguridad interpersonal (al menos dos metros).

Es decir, salvo en determinadas excepciones, como en personas que presenten algún tipo de dificultad respiratoria que pueda verse agravada al utilizarla y en aquellas cuyo uso se encuentre contraindicado por motivos de salud, a partir del 21 de mayo es obligatorio utilizar mascarilla (preferiblemente higiénica o quirúrgica) para la población general en las situaciones indicadas.

Además, el BOE recuerda la necesidad e importancia de seguir manteniendo la distancia interpersonal, el lavado frecuente de manos y las demás medidas de prevención recomendadas hasta el momento******.

¿Debo ponerme mascarilla al salir de casa aunque no sea positivo y no tenga síntomas o sean leves?

De momento la Organización Mundial de la Salud no recomienda el uso de mascarillas a la población general, pero como os contamos aquí, algunos estudios y autoridades médicas ya recomiendan su uso generalizado y otros países están valorando implantar esa medida.

Un trabajo científico analizó la transmisión del síndrome respiratorio agudo severo (SARS) en Pekín en 2003, una epidemia provocó la muerte de 800 personas. Los autores concluyeron que el uso de mascarillas fue muy protector frente al SARS entre la población general: usar siempre una mascarilla cuando se salía de casa se asoció con una reducción del 70% del riesgo infectarse respecto a no usar nunca una mascarilla. «Nuestro hallazgo de que el uso de la mascarilla redujo el riesgo apoya el uso de esta estrategia» por parte de la población general.

«Por supuesto, es cierto que las mascarillas no funcionan perfectamente, que no reemplazan el lavado de manos y el distanciamiento social, y que funcionan mejor si se ajustan adecuadamente. Y por supuesto, las mascarillas quirúrgicas no filtran las pequeñas partículas virales» como lo hacen las mascarillas FFP2 y FFP3. «Sin embargo, incluso las mascarillas quirúrgicas protegen un poco más que no usar mascarillas en absoluto», se argumenta en un artículo de opinión en The New York Times que cita un artículo científico sobre la relativa eficacia del uso de mascarillas quirúrgicas frente a la gripe.

La autora del artículo argumenta que dado que hay «evidencia creciente de transmisión asintomática» del coronavirus y la OMS recomienda a las personas enfermas llevar mascarilla porque disminuye «las posibilidades de que las personas infectadas infecten a otros, entonces todos debemos usar mascarillas«.

Sanidad recomienda usar mascarilla en el transporte público (y las va a repartir allí)***

Ante la vuelta al trabajo de muchas personas que no ocupan puestos considerados esenciales este lunes 13 de abril, el ministro de Sanidad Salvador Illa ha dicho en rueda de prensa este viernes 10 que, siguiendo las indicaciones del Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC), la recomendación es usar una nueva categoría de mascarilla, llamadas higiénicas, si el desplazamiento hasta el puesto de trabajo se hace en transporte público, y por tanto se van a facilitar en estaciones de metro y de cercanías. Ha especificado que no serán necesarias si el desplazamiento se hace en vehículo privado o andando.

El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades considera el uso general de mascarillas sobre todo en sitios públicos cerrados**

Por su parte, el Centro Europeo para la Prevención y Control de
Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) el 8 de abril ha publicado
un nuevo informe titulado El
uso de mascarillas faciales en la comunidad: reducción de la
transmisión de COVID-19 en personas potencialmente asintomáticas o
presintomáticas mediante el uso de máscaras faciales
. El texto apunta que «podría considerarse el uso de las mascarillas faciales en la comunidad, especialmente cuando se visitan espacios ocupados y cerrados, como supermercados, centros comerciales o cuando se usa el transporte público, etc.»

El organismo también recalca en su documento que el uso de mascarillas faciales médicas por parte de los trabajadores de la salud debe tener prioridad sobre el uso en la comunidad. No obstante, apunta que el empleo de las mascarillas faciales en público puede servir como un medio de control de para reducir la propagación de
la infección al minimizar la excreción de gotitas respiratorias de
individuos infectados que aún no han desarrollado síntomas o que permanecen asintomáticos.
«No se sabe en qué proporción el uso de mascarillas en la comunidad
puede contribuir a una disminución en la transmisión, además de las
otras contramedidas», puntualizan.

Respecto a las mascarillas caseras, «se podría
considerar el uso de mascarillas faciales no médicas hechas de varios
textiles, especialmente si, debido a problemas de suministro, se debe dar prioridad a las mascarillas médicas para su uso como equipo de protección personal por parte de los trabajadores de la salud».

Además, el ECDC destaca que el uso de mascarillas faciales en la comunidad debe considerarse solo como una medida complementaria
y no como un reemplazo de las medidas preventivas establecidas (como
son el distanciamiento físico, la higiene meticulosa de las manos y
evitar tocarse la cara, la nariz, los ojos y la boca).

Los CDCs estadounidenses ya las recomiendan a la población general*

Los últimos en cambiar de postura al respecto han sido los Centros de Control de Enfermedades estadounidenses, que la pasada noche del viernes 3 de abril publicaban un comunicado en el que recomendaban el uso generalizado de mascarillas o de otros sistemas para taparse la boca y la nariz a la población general, especialmente en lugares donde sea difícil guardar la distancia de seguridad, como tiendas y farmacias, y especialmente en regiones donde exista una alta transmisión de la enfermedad.

El cambio de postura, han explicado, se debe a que «recientes estudios han demostrado que una importante proporción de los individuos con COVID-19 no muestran síntomas (los llamados asintomáticos) e incluso aquellos que los terminarán desarrollando pueden transmitir el virus a otros antes de hacerlo (los presintomáticos).»

Esta nueva recomendación no sustituye a las indicaciones de mantener la distancia de seguridad con otras personas, han añadido. «Mantener un mínimo de 6 pies (aproximadamente 1,8 metros) de distancia social sigue siendo importante para frenar la expansión del COVID-19 Los CDCs también recomiendan el uso de telas para cubrirse la cara para frenar esa expansión y ayudar a que personas que puedan tener el virus y no saberlo no se lo transmitan a otras«.

¿Y si no encuentro mascarillas?

Ante el cambio de recomendación respecto al uso de mascarillas, muchas voces plantean, con razón, un inconveniente obvio: la escasez de este elemento protector en muchos lugares.

Si es tu caso y no consigues encontrar mascarillas, recuerda que las mascarillas caseras de tela, las de papel, o incluso cubrirse la boca y la nariz con una bufanda o pañuelo suponen una barrera para las gotículas de saliva que podríamos emitir y de las que, actuando como si ya estuviésemos infectados, deberíamos proteger a los demás. Como os decíamos aquí, si bien su eficacia no es absoluta, sí disminuyen el riesgo de contagio.

Jesús Pla, catedrático de Microbiología de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid decía a Maldita Ciencia que, si bien estas y otras mascarillas caseras no tienen la misma eficacia que las mascarillas profesionales y por tanto no son una protección tan sólida ante posibles contagios, sí pueden ser una barrera precisamente ante el riesgo de contagiar a los demás. «Al final es una forma de reducir la salida de gotitas de saliva al hablar, toser o estornudar».

El problema de las infecciones no detectadas

Según las evidencias disponibles hasta ahora, el COVID-19 se transmite principalmente por pacientes sintomáticos (que tienen síntomas) a otras personas con las que están en conctacto estrecho y continuado a través de gotículas de saliva o de superficies contaminadas. La presencia del virus es mayor en la zona de las vías respiratorias altas durante los primeros días de curso de la enfermedad.

El problema es que aunque esa sea la principal forma de contagio, no es la única. Por lo que sabemos de momento, el COVID-19 tiene un periodo de incubación que de media dura entre 5 y 6 días pero que puede alcanzar los 14, y durante este tiempo, algunas personas también pueden transmitir el virus a otros aunque aun no tengan síntomas.

Según un estudio publicado recientemente en la revista Science, del que ya os hablamos aquí, las infecciones no detectadas fueron responsables del 79% de los casos registrados de COVID-19 entre el 10 y el 23 de enero, cuando el brote se generalizó en China y comenzó a expandirse por el mundo.

El estudio no se refiere exactamente a pacientes presintomáticos, sino a personas que mostraron síntomas leves que no se identificaron con la infección y en las que ésta por tanto pasó desapercibida. Es cierto que este tipo de pacientes tienen un potencial infeccioso menor que las personas en las que el COVID-19 se manifiesta de forma más grave. Sin embargo, su alto número y su mayor movilidad facilitaron la expansión de la enfermedad de forma mucho más importante, según los autores del estudio.

De hecho, la cada vez más abundante evidencia sobre los contagios ocasionados por personas infectadas pero todavía sin síntomas es uno de los motivos por los que, según Robert Redfield, director de los Centros de Control de Enfermedades estadounidenses, esa institución se está planteando cambiar sus recomendaciones sobre el uso generalizado de mascarillas según cuenta The New York Times.

Este problema es especialmente pronunciado en lugares donde la capacidad de testado es baja. Así lo remarcan los autores de otro estudio publicado en The Lancet Infectious Disease: «los casos no detectados de COVID-19 probablemente se han extendido en casi todas partes del mundo, con un riesgo mayor en lugares con baja capacidad de detección y una gran conexión con el epicentro del brote».

* Actualizado el 4 de abril para incluir la nueva postura de los CDC.

** Actualizado el8 de abril con la nueva posición del ECDC.

*** Actualizado el 10 de abril para incluir la recomendación del Ministerio de Sanidad.

****Actualizado el 2 de mayo con las declaraciones del presidente del Gobierno Pedro Sánchez.

*****Actualizado el 18 de mayo para incluir las novedades sobre la obligatoriedad del uso de mascarillas en lugares públicos anunciadas por Salvador Illa.

******Actualizado el 20 de mayo para incluir la actualización del BOE en relación al uso obligatorio de mascarillas.

Comparte si encuentras alguna de nuestras cartelas por la calle envíanos una foto a nuestras redes sociales etiquetándonos en Instagram, Facebook o Twitter. ¡Ayudanos a luchar contra los bulos de la pandemia!

Os estamos contando todos los bulos por los que nos estáis preguntando respecto a la COVID-19 en este recopilatorio. Además, tenemos un especial sobre este tema donde también puedes consultar consejos de prevención y preguntas y respuestas sobre el brote del nuevo coronavirus.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *