Diez de los países más afectados por la pandemia se exponen a una segunda ola tras relajar las medidas de confinamiento

  • on junio 30, 2020


De los 45 países más afectados por la pandemia del coronavirus, 21 han relajado las medidas restrictivas para contenerla. En ese grupo de estados que han empezado la desescalada, hasta 10 países sufren actualmente un aumento alarmante en la cifra de nuevos contagios diarios, según un análisis de los datos del coronavirus llevado a cabo por The Guardian y un equipo de la Universidad de Oxford que rastrea la respuestas al virus que ha puesto en marcha cada Gobierno.

Con el mayor aumento de casos desde abril, Estados Unidos es uno de estos 10 países. También Irán, Alemania y Suiza. En los dos últimos, el factor de reproducción del coronavirus (R) ha superado esta semana el uno. Una reacción menos contundente a la pandemia está dando lugar a que el número de casos en estos países aumente de semana a semana y coloca a cada uno de ellos frente al riesgo de una segunda ola.

Entre los países más afectados donde aún rigen estrictas medidas de confinamiento, hay nueve con aumentos en el número de casos y tres informan de un aplanamiento en la curva.

Los expertos advierten de la posibilidad de una segunda ola de coronavirus. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado en los últimos días que estamos ante un aumento récord en los casos de coronavirus a nivel mundial, pero muchos países, enfrentados a una difícil situación social por el confinamiento, están optando por reabrir la actividad económica.

«Relajados» y con contagios en alza

La franja inferior muestra el nivel de severidad de las medidas de control:
Sin medidas





Cierre total
La línea indica el promedio semanal de nuevos casos diarios

Fuente: Universidad de John Hopkins, Oxford COVID-19 Government Response Tracker (OxCGRT)

Un país es clasificado como «relajado» cuando su índice de severidad de las medidas según el sistema de rastreo de la Universidad de Oxford arroja un valor inferior a 70 sobre 100. Para elaborar el índice se tienen en cuenta las campañas de información pública, las medidas de contención y las de confinamiento.

Después de que un brote en un matadero obligara a dos distritos de Alemania a volver a las medidas de confinamiento, el factor de reproducción del coronavirus en el país saltó a casi tres a principios de esta semana. El rebrote se produce después de que el grado de severidad de las medidas adoptadas por Alemania haya pasado de 73, a principios de mayo, a un valor de 50 antes del nuevo brote.

Mientras que en Alemania el aumento en el número total de contagiados sigue siendo reducido y localizado, Irán y Arabia Saudí están experimentando un notable repunte tras la relajación del confinamiento.

Irán comenzó a registrar un segundo pico a medida que aflojaba sus medidas de cierre durante el mes de mayo. Las autoridades sugirieron que el aumento podía deberse al mayor número de pruebas, pero la proporción de pruebas con resultado positivo también aumentó, lo que implica que el virus ha vuelto a propagarse entre la población.

En EEUU bajó el grado de control en junio cuando varios gobernadores estatales decidieron relajar las medidas de confinamiento. Se produjeron brotes locales, con los nuevos casos aumentando en torno al 25% comparado con la semana anterior.

Tal y como explica Thomas Hale, que dirige la investigación que rastrea las respuestas al coronavirus de diferentes Gobiernos en la Universidad de Oxford, «los países de Asia y Europa que fueron golpeados primero y lograron contener los casos, han salido más rápidamente del encierro». «También hemos visto a países saliendo rápidamente de las medidas de confinamiento cuando el coste económico es demasiado grande, como por ejemplo India. Muchos países están saliendo del bloqueo antes de cumplir con las condiciones recomendadas por la OMS, como demuestran nuestros listados de verificación de puntos», dice Hale, que es profesor asociado de Políticas Públicas en la Escuela de Gobierno Blavatnik.

Relajando pero mejorando

La franja inferior muestra el nivel de severidad de las medidas de control:
Sin medidas





Cierre total
La línea indica el promedio semanal de nuevos casos diarios

Fuente: Universidad de John Hopkins, Oxford COVID-19 Government Response Tracker (OxCGRT)

Hay señales positivas en otros países donde está bajando el número de casos a pesar de que las restricciones son ya menos estrictas. En 11 de los 45 países más afectados el grado de control está por debajo del promedio de 70 puntos que establece la Universidad de Oxford y el número de contagios sigue cayendo. Entre ellos figuran España e Italia, que impusieron fuertes medidas de confinamiento tras sufrir la primera ola, así como Bielorrusia, que no fue tan estricta con el cierre.

Italia y España han sufrido entre los dos casi medio millón de casos y 62.000 muertes. Los dos países han relajado considerablemente las medidas de confinamiento y, sin embargo, registran una disminución superior al 25% en el número semanal de casos nuevos.

Pese a la mejora semanal, los expertos piden mantener la cautela. «Hemos visto algunas subidas en EEUU, como la del estado de Arizona, que había estabilizado las tasas de contagio y hasta logrado pequeños descensos desde el máximo», sostiene Martin McKee, profesor de salud pública europea en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres. «Irán también está experimentando lo que parece ser un segundo pico, aunque hay un debate en marcha por la incidencia que haya podido tener en este número el incremento de pruebas», añade.

En opinión de McKee, «flexibilizar las restricciones puede hacerse de forma segura siempre y cuando la incidencia en los contagios se haya reducido a niveles muy bajos».

Precavidos pero con casos en aumento

La franja inferior muestra el nivel de severidad de las medidas de control:
Sin medidas





Cierre total
La línea indica el promedio semanal de nuevos casos diarios

Fuente: Universidad de John Hopkins, Oxford COVID-19 Government Response Tracker (OxCGRT)

En 7 de los 45 países que han registrado más de 25.000 contagios de coronavirus las medidas de confinamiento continúan (con valores de entre 70 y 80 en el índice) y los casos no paran de subir. Este grupo incluye a Brasil, con el segundo número de contagios más alto del mundo por detrás de Estados Unidos.

Aunque la retórica del presidente Bolsonaro no es nada prudente, hasta el punto de que un juez ha tenido que obligarle a emplear mascarillas en público, la puntuación del país en el índice de rigor es relativamente alta porque los gobernadores estatales han mantenido algunas de las políticas de confinamiento.

A pesar de que el número de casos aumentó en Brasil a un ritmo del 17,5% semanal, su índice de severidad en las medidas disminuyó levemente en junio, cuando los gobernadores relajaron las medidas de cierre para estimular a la frágil economía. A la decisión le siguió un aumento en el número de casos.

Cautelosos y con contagios en retroceso

La franja inferior muestra el nivel de severidad de las medidas de control:
Sin medidas





Cierre total
La línea indica el promedio semanal de nuevos casos diarios

Fuente: Universidad de John Hopkins, Oxford COVID-19 Government Response Tracker (OxCGRT)

Otros 5 países casi no han variado su índice de control pero están viendo cómo la política da sus frutos con una disminución semanal en el número de nuevos casos. Son Afganistán, Irlanda, Reino Unido, México y Rusia.

A principios de mayo el valor de Reino Unido en el índice era de 76 y hoy es de 73. A principios de junio se relajaron las medidas de distanciamiento social, pero para equilibrar se mantuvo la cuarentena en las llegadas internacionales. Esta semana hubo un retroceso de 11,4% en el número de nuevos casos, lo que demuestra que la relajación en las medidas de confinamiento no está provocando aún ningún signo de una posible segunda ola.

Confinamientos que aplanan curvas

La franja inferior muestra el nivel de severidad de las medidas de control:
Sin medidas





Cierre total
La línea indica el promedio semanal de nuevos casos diarios

Fuente: Universidad de John Hopkins, Oxford COVID-19 Government Response Tracker (OxCGRT)

En América Latina y Oriente Medio hay varios países donde continúan en vigor severas restricciones, con índices que superan el valor de 80. En Ecuador, Catar y Perú, gracias a esas medidas se están aplanando notablemente las curvas, no sin dificultades.

El número de casos nuevos en Perú y Catar ha disminuido en más del 25% con relación a la semana anterior. Los dos países han tenido que enfrentarse a brotes importantes, pero es posible que empiecen a relajar las restricciones si mantienen la tendencia positiva.

Aumentando a pesar del confinamiento

La franja inferior muestra el nivel de severidad de las medidas de control:
Sin medidas





Cierre total
La línea indica el promedio semanal de nuevos casos diarios

Fuente: Universidad de John Hopkins, Oxford COVID-19 Government Response Tracker (OxCGRT)

Más preocupante es la situación en 9 países, muy afectados y con duras medidas de confinamiento, donde sigue creciendo el número de casos. Tres de ellos se encuentran en América del Sur, designada por la OMS a finales de mayo como el foco internacional de la pandemia. Bolivia, Argentina y Colombia están en medio de la primera ola de contagios. Argentina aplicó medidas de confinamiento a principios de la pandemia y fue elogiada como una historia de éxito en América del Sur porque durante marzo y abril los casos se mantuvieron estables. Pero después de abrirse ligeramente a finales de abril y principios de mayo, los contagios se multiplicaron por más de cuatro a medida que el coronavirus se expandía por el país.

La doctora Andrea Ammon, directora del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés), afirmaba recientemente que las características del virus, los bajos niveles de inmunidad entre la población y las aún altas tasas de circulación del virus implican que los países tendrían que ser «realistas». «No es el momento de relajarse completamente», advirtió.

Según el profesor Hale, «las políticas de cierre y contención han demostrado ser esenciales para romper la cadena de contagios y frenar la propagación de la enfermedad». «Estas costosas medidas permiten a los gobiernos ganar tiempo para poner en marcha políticas de pruebas y de seguimiento, así como aumentar la capacidad de atención sanitaria y otras políticas necesarias para gestionar la enfermedad a largo plazo».

En su opinión, la pregunta clave es cómo han utilizado los gobiernos el tiempo que han comprado a un coste enorme: «Si los gobiernos hacen retroceder las medidas demasiado rápido, sin haber puesto en marcha políticas de protección, es probable que se arriesguen a una segunda ola de casos».

Traducido por Francisco de Zárate




Source link

Likes:
0 0
Article Categories:
Actualidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *