¿Usar mascarilla causa hipoxia? No hay evidencias de que sea así

Nos habéis preguntado por un mensaje que afirma que el uso prolongado de mascarilla produce hipoxia (falta de oxígeno en el organismo). Sin embargo, no hay evidencias científicas que demuestren que su uso provoque a sus portadores una carencia de oxígeno. Os contamos lo que sabemos al respecto. 

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

En el mensaje difundido en redes sociales se afirma que al “respirar una y otra vez aire exhalado se convierte en dióxido de carbono, por eso nos sentimos mareados»: «Esto intoxica al usuario y mucho más cuando debe movilizarse, realizar acciones de desplazamiento. Provoca malestar, pérdida de reflejos y de pensamiento consciente y genera gran cansancio”. 

LA MASCARILLA PRODUCE HIPOXIA 
El uso prolongado de la mascarilla produce hipoxia.
Respirar una y otra vez aire exhalado se convierte en dióxido de carbono, por eso nos sentimos mareados.
Esto intoxica al usuario y mucho más cuando debe movilizarse, realizar acciones de desplazamiento.
Provoca malestar, pérdida de reflejos y de pensamiento consciente.
Genera gran cansancio.
Además, la carencia de oxígeno produce descomposición de la glucosa y la subida peligra del ácido láctico.
Algunas personas manejan su auto con el tapabocas, eso es muy peligroso, porque, el aire viciado puede hacer perder el conocimiento al conductor.
Lo recomendable es usarlo sólo si tienes a alguien enfrente o muy cercano, y es importante recordar levantarlo cada 10 minutos para seguir sintiéndote saludable.
Es contraproducente para las personas que atienden 8 horas al público, pues se están intoxicando sin saberlo.
¡Todas las vidas son importantes.!»
Que la prevención no te lleve a otro problema… usemos la mascarilla con conocimiento de causa.

Las mascarillas no son estancas y no retienen gases

“No, el uso de mascarillas no produce hipoxia”, asegura María Elisa Calle, experta en Epidemiología y Salud Pública y profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid. Las mascarillas, según explica, no son estancas: entra aire por los laterales y la parte superior y con ese aire entra el oxígeno y se elimina el dióxido de carbono

“Además, los tejidos utilizados dejan pasar el gas y el oxígeno es un gas. Respiramos oxígeno mezclado con nitrógeno y espiramos CO2, que también es un gas. Si fuera cierto, los cirujanos que intervienen durante varias horas, estarían muertos y no solo cansados”, afirma Calle, que además forma parte de la Asociación de mujeres investigadoras y tecnólogas (AMIT).

Califica el texto difundido como “incoherente”, ya que el aire exhalado no se convierte en CO2, sino que es CO2: “Una mascarilla funciona filtrando partículas, no gases. Para eso hacen falta dispositivos o máscaras antigas, no mascarillas”.

«No hay estudios que respalden lo que dice el mensaje»

El epidemiólogo e investigador de la Universidad de Nueva Gales del Sur, Abrar Chughtai, defiende que “es muy poco probable” que las mascarillas puedan causar hipoxia y subraya que su uso es seguro tanto para el personal de salud como para la población en general. “No existen estudios sobre mascarillas que respalden lo que dice el mensaje”, señala a Maldita Ciencia. 

Algunas investigaciones han tratado de averiguar si efectivamente existe relación entre el uso de mascarillas por parte del personal sanitario y la reducción de oxígeno, pero no se han alcanzado conclusiones que lo demuestren. Un estudio publicado en 2008 en la revista Neurocirugía tenía como objetivo analizar si la saturación de oxígeno de los cirujanos disminuía cuando usaban mascarillas quirúrgicas durante intervenciones de larga duración. Aunque sí que registró una bajada en la saturación tras la primera hora de la operación, no hay evidencias que demuestren que se debía al uso de mascarilla. Los propios investigadores reconocían que no sabían si podría deberse “a la mascarilla o al estrés de la intervención”.

En el mensaje difundido en redes, se llega a afirmar que conducir con mascarilla es “muy peligroso”, ya que el conductor podría llegar a perder el conocimiento. No hay evidencias de que esto realmente sea así. “No debería haber ningún problema. Si alguien tiene algunas enfermedades respiratorias preexistentes como asma y experimenta alguna dificultad, debe hablar con su médico”, explica Chughtai.

La OMS recomienda no tocar la mascarilla mientras se usa

También se aconseja en el texto levantar la mascarilla cada 10 minutos para “seguir sintiéndote saludable”. Sin embargo, esto contradice las indicaciones para el uso correcto de las mascarillas.

La OMS aconseja evitar tocar la mascarilla mientras se usa y, si se hace, lavarse las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón. «Hay que colocar bien la mascarilla desde el principio y no tocarla hasta que nos podamos lavar las manos antes y después«, contaba Gemma del Caño, experta en industria alimenticia.

Guillermo Melgar, farmacéutico y autor de Farmacia Enfurecida, insiste en que “si utilizamos mal la mascarilla, estamos aumentando muchísimo las probabilidades de contagiarnos y de contagiar”. No es recomendable ponerse la mascarilla de bufanda, quitársela para hablar o estornudar ni reutilizar mascarillas de un solo uso.

Obligatoriedad del uso de mascarilla en España

En el mensaje, se aconseja usar la mascarilla “solo si tienes a alguien enfrente o muy cerca”. Si bien es cierto que en estos casos es recomendable llevar mascarilla, no es en los únicos supuestos en los que puede resultar útil para frenar la pandemia.

Las mascarillas disminuyen la transmisión de microorganismos por parte de los enfermos o los portadores asintomáticos”, afirma Calle. Según explica, filtran las gotas o gotículas que eliminan los infectados al hablar, toser o estornudar: “Estas gotas son grandes, tienen más de cinco micras y las mascarillas quirúrgicas, asi como las FFP2 y FFP3 evitan que pasen con más o menos eficacia”.

Algunos organismos como los Centros de Control de Enfermedades estadounidenses recomiendan usar mascarilla a la población general, especialmente en lugares donde sea difícil guardar la distancia de seguridad y en regiones donde exista una alta transmisión de la enfermedad, como  ya os explicamos aquí. Mientras que algunos países como Eslovaquia han ido más allá obligando a usarlas, la OMS defiende que la población general sana no necesita utilizar mascarillas para hacer frente a la pandemia de COVID-19. En su lugar, considera que solo necesitan llevarla quienes atienden a alguien que se sospeche que pueda estar contagiado y quienes tienen tos o estornudan.

En España, el Ministerio de Sanidad ha cambiado totalmente de postura en lo que al uso de mascarillas se refiere, pasando de no recomendarlas más que en casos concretos a hacerlas obligatorias a los mayores de seis años siempre que no se pueda mantener una distancia de seguridad de, al menos, dos metros entre personas tanto en espacios al aire libre, como en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público.

Fueron la portavoz de Gobierno y el ministro de Sanidad, María Jesús Montero y Salvador Illa, quienes, tras la reunión con las Comunidades Autónomas el pasado domingo 17 de mayo, indicaron en rueda de prensa que, «el Ministerio de Sanidad regularía la medida» durante los días siguientes, dada la opinión unánime de los diferentes territorios sobre la conveniencia de hacer uso obligatorio de las mascarillas en los lugares públicos.

Illa confirmó que «se estaba evaluando esta medida con las comunidades autónomas y con el conjunto de expertos para precisar en una orden ministerial» durante los días siguientes. «Hasta que la orden no esté cerrada, no se podrán avanzar más detalles al respecto», concluía el ministro*.

Según recoge el Boletín Oficial del Estado (BOE), a partir del jueves 21 de mayo el uso de mascarillas será obligatorio a partir de los seis años (aunque también es recomendable para los niños de entre tres y cinco), tanto en la vía pública, como en espacios al aire libre y en cualquier otro espacio público cerrado, siempre que no sea posible mantener la distancia de seguridad interpersonal (al menos dos metros).

Es decir, salvo en determinadas excepciones, como en personas que presenten algún tipo de dificultad respiratoria que pueda verse agravada al utilizarla y en aquellas cuyo uso se encuentre contraindicado por motivos de salud, a partir del 21 de mayo es obligatorio utilizar mascarilla (preferiblemente higiénica o quirúrgica) para la población general en las situaciones indicadas.

Además, el BOE recuerda la necesidad e importancia de seguir manteniendo la distancia interpersonal, el lavado frecuente de manos y las demás medidas de prevención recomendadas hasta el momento**.

*Actualizado el 18 de mayo para incluir las novedades sobre la obligatoriedad del uso de mascarillas en lugares públicos anunciadas por Salvador Illa.

**Actualizado el 20 de mayo para incluir la actualización del BOE en relación al uso obligatorio de mascarillas.

Os estamos contando todos los bulos por los que nos estáis preguntando respecto a la COVID-19 en este recopilatorio. Además, tenemos un especial sobre este tema donde también puedes consultar consejos de prevención y preguntas y respuestas sobre el brote del nuevo coronavirus.

Comparte si encuentras alguna de nuestras cartelas por la calle envíanos una foto a nuestras redes sociales etiquetándonos en Instagram, Facebook o Twitter. ¡Ayudanos a luchar contra los bulos de la pandemia!




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *