El robot de cocina de Lidl ya en tiendas para competir con Thermomix

Barcelona, 04 de julio de 2020
(12:09 CET)

El popular robot de cocina de Lidl, la Monsieur Cuisine de Silvercrest, vuelve a los estantes de los supermercados de la marca este sábado 4 de julio, después de permanecer en la web durante una semana y agotarse en 72 horas. La cadena de supermercados alemana paró estas promociones en sus tiendas por la pandemia de coronavirus y el estado de alarma. Pero ahora, con la desescalada y la nueva normalidad a la vuelta de la esquina, es el momento del lanzamiento.

Los clientes llevaban meses preguntándose cuando iba a volver a la venta en los supermercados. Y, por fin, ha vuelto la principal competencia barata de la tradicional Thermomix. El aparato suele agotarse en horas o días. Y esto es gracias a la estrategia de venta estacional de Lidl respecto a sus electrodomésticos. 

Estos concentran sus ventas apenas dos o tres veces al año en sus más de 500 supermercados en España, por lo que los clientes no dudan en comprar cuando aparecen en la web. De esta manera, la cadena también consigue ahorrar espacio con aparatos que ocupan grandes espacios en los pasillos y que no justificarían su presencia si todos estuviesen en los lineales de forma permanente. Esto no solo ocurre con el robot de cocina, sino también con la heladera, la panificadora, la máquina de coser y la máquina de hacer waffles. 

El robot de cocina barato de Lidl, el Monsieur Cuisine de Silvercrest, se vendía la última vez que estuvo expuesto en los supermercados por 360 euros, es decir, menos de un tercio de lo que cuesta la Thermomix estándar. Cuenta con menos funciones, accesorios y potencia, pero aun así es un producto muy competitivo.

Tiene 10 funciones: cuece, cocina al vapor, bate y amasa, emulsiona, mezcla, pica, sofríe, pesa y tritura. Dispone de una potencia máxima de 1.200 vatios, vaporera, pantalla táctil y conexión wifi para descargar recetas, por lo que no tiene tanto que desear a la Thermomix.

Varios robots de cocina Thermomix, la marca que domina el sector



 

Otras marcas, como TaurusMoulinex y Cecotec, cuentan con la ventaja de que venden sus robots de cocina de todas las gamas, desde los baratos más competencia de Lidl hasta los premium, en muchas tiendas distintas. De hecho, grandes cadenas como El Corte Inglés y Mediamarkt los usan a menudo, con descuentos, como reclamo para atraer clientes.

Lidl explica que Monsieur Cuisine Connect es «el compañero perfecto para elaborar platos ligeros, saludables y sanos»: «Gracias a los tiempos de preparación reducidos y a la cocción al vapor, se conservan los nutrientes, las vitaminas y los minerales. Además, necesitarás muy poca grasa para cocinar». 

La compañía alemana ha estado bastantes días alimentando el regreso de este producto estrella. Durante más de una semana, la web de Lidl tenía dos banners con el anuncio del retorno pero sin fecha de regreso: el primero ni siquiera podía pincharse y el segundo era para suscribirse en la newsletter y ser «el primero» en enterarse de la vuelta de este producto y todas las novedades. 

Lidl no termina de obtener beneficios con los ingredientes

Al vender electrodomésticos de cocina a precios sumamente baratos, Lidl no busca el beneficio por la venta de los aparatos sino por los ingredientes. Con las panificadoras, las harinas; con las heladeras, la leche, las natas, los chocolates y las frutas; y con las máquinas de coser, los hilos.

Pero en esta estrategia, no todo marcha como debería. Gran parte de los usuarios compran las máquinas y luego adquieren los ingredientes en Mercadona, tal como explicó este diario con las panificadoras. Las usuarias fanáticas de la máquina de Lidl recomiendan en los principales foros y grupos las harinas de Mercadona.

El origen de los electrodomésticos de Lidl

Silvercrest es la marca blanca de electrodomésticos de Lidl de más renombre que fabrica para la cadena de supermercados desde el robot de cocina Monsieur Cuisine Connect hasta una gran colección de hornos microondas, pasando por cafeteras, máquinas de coser, panificadoras y hasta cocedores eléctricos. Y solo se vende en Lidl.

De hecho, la compañía alemana se refiere a Silvercrest como su «marca propia de electrodomésticos», por lo que puede entenderse que se trata de productos fabricados en Alemania, país que para bien o para mal ha estado siempre asociado a la calidad. Pero el secretismo de Lidl pone en cuestión el origen de los artefactos Silvercrest. Muchos de sus productos son distribuidos por Hoyer Handel, una central de compras de Lidl con sede en Hamburgo y dos filiales en China y una en Nueva York.

Hoyer Handel distribuye los productos Silvercrest en papel de importador y a la vez vende repuestos de estos electrodomésticos en su sitio web, e incluso vende muchos de los aparatos de Lidl por cuenta propia. Pero Hoyer Handel está registrada como empresa en Barcelona y dice ser «intermediario del comercio de productos diversos».

Entonces, si Hoyer Handel no fabrica los productos Silvercrest, ¿quién lo hace? Esta distribuidora tiene dos oficinas de compras en China: Hong Kong y Shenzhen, por lo que la incógnita del precio tan bajo ya se empieza a responder.

Entre sus distribuidores también están Parkside, experta en bricolaje, y Livarno Lux, de lámparas y otros productos de iluminación. Al menos dos de estas marcas –Parkside y Silvercrest– son propiedad de Kompernass, una de las empresas familiares más grandes de Alemania, que se ocupa de la electrónica de consumo y otro tipo de productos de Lidl, como los cepillos de dientes por ejemplo.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *