Los fondos toman el 18% de MásMovil en plena opa de KKR


Madrid, 04 de julio de 2020
(04:55 CET)

Un mes después de anunciar su intención de hacerse con Más Móvil por cerca de 3.000 millones, los inversores internacionales han puesto sus ojos sobre la cuarta compañía de telecomunicaciones en España. Desde la gestora de Deutsche Bank hasta distintos cazaopas estadounidenses han entrado en el capital de la compañía tras grandes desembolsos.

Así, tras varias operaciones de compra, ejecutadas de manera consecutiva, los fondos internacionales suman ya casi una quinta parte (18%) del capital social de la compañía, es decir, amasan 537 millones de euros en títulos, de acuerdo al precio de cierre de mercado.

El porcentaje en manos de estos inversores es sumamente importante. KKR y sus socios, que quieren hacerse con MásMóvil a través de Lorca Telecom, un vehículo de inversión creado ad hoc, han lanzado una opa voluntaria, lo que significa que necesitan convencer al 50% del capital social más una acción de que les vendan sus títulos.

KKR y sus socios deben convencer a más de la mitad de los accionistas de MásMóvil, pero ya tienen atado el ‘sí’ del 29%

Y ya tienen mucho camino recorrido. El consorcio de KKR, Cinven y Providence han atado un acuerdo con algunos accionistas relevantes que suman cerca del 29% de la compañía, por lo que, en la práctica, los fondos dirigen su oferta a cerca del 22% de Más Móvil que no se han pronunciado.

El bloque que tiene comprometido el a KKR lo componen, entre otros, la familia vasca Ybarra Careaga y José Eulalio Poza, uno de los fundadores. Esta semana han roto su pacto parasocial para poder deshacerse de su participación y su acuerdo con el consorcio solo se podría romper si llegara una contraoferta a un precio de 26 euros por acción —la oferta de KKR es de 22,5 euros por título—, lo que supondría valorar MásMóvil en 3.500 millones de euros (más de 5.000 millones si se tiene en cuenta la deuda).

Quién ha entrado en MásMóvil tras la opa

La actividad en el capital social de MásMóvil ha sido frenética desde principios de junio. A las compras del gigante estadounidense Blackrock, considerada la mayor gestora del mundo por activos bajo gestión, se han sumado las compras del fondo soberano noruego Norges.

Sus movimientos por hacerse fuertes en la compañía han estado acompañados de las llegadas de los denominados cazaopas. El primero en llegar fue Wellington Management, un fondo estadounidense muy acostumbrado a irrumpir en cotizadas que viven situaciones especiales. Declaró más del 1,9%.

Otro de ellos fue Sand Grove, fundado por el inversor Simon Davies y con sede en Londres. Davies es un viejo conocido por distintos miembros de la bolsa española como OHLDIA y Mediaset, compañías a las que visitó cuando atravesaban turbulencias. La operación más reciente en la que irrumpió fue precisamente la última opa que ha vivido la bolsa española, en la que el Grupo Six, el operador de los mercados financieros suizos, se hizo con BME.

Deutsche Bank, que financiará la operación de KKR y sus socios, ha comprado más del 1% de MásMóvil a través de su gestora de activos

El último en aparecer en el accionariado de la compañía dirigida por Meinrad Spenger ha sido Deutsche Bank. La entidad financiera con sede en Fráncfort (Alemania) ha notificado que su gestora de activos DWS Investment tiene más del 1% (la ley de opas obliga a declarar al regulador el porcentaje exacto cuando se supera ese umbral).

Pero su papel es mucho más importante, porque no solo ejerce como accionista, sino que también es uno de los grandes bancos encargados de financiar la adquisición de KKR. 

Tampoco hay que olvidar a inversores que llegaron poco antes de que se anunciara la opa. El gigante financiero americano Capital Research, con sede en Los Ángeles, comunicó en abril, un mes después de apareciese en prensa por primera vez el interés de KKR, que tenía el 3,05% del capital de la operadora de telecomunicaciones, porcentaje que mantiene intacto en la actualidad.

El bloque activista 

Quienes parecen menos dispuestos a dar el a Providence, KKR y Cinven son dos fondos activistas que ya han mostrado públicamente esta última semana su negativa a la oferta lanzada: AllianceBernstein y Polygon. Ambos suman el 3,24% de MásMóvil

El primero se dirigió directamente al consejo de administración, al que trasladó que el precio que se iba a pagar por MásMóvil era insuficiente —KKR y sus socios habrían aprovechado la crisis del coronavirus para lanzar la oferta a un precio menor por la caída de la acción—, por lo que les animaba a buscar ofertas competidoras.

Las quejas de Polygon, por su parte, fueron mucho más allá. En una carta enviada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), solicitó que se realizase «un análisis profundo y completo» de los términos de la oferta para que se llevaran a cabo «las necesarias modificaciones y aclaraciones» del folleto para que  la opa se lanzara conforme «con la legalidad vigente».

Por todo ello, según rezaba la misiva, el consejo de Más Móvil y los ofertantes habían diseñado la opa «de forma consensuada» con la connivencia de Spenger y del equipo directivo de la compañía.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *