Enric Hernández y Rosa María Mateo redactan argumentos al Gobierno


Barcelona, 07 de julio de 2020
(04:55 CET)

Los jefes de Radio Televisión Española (RTVE), Rosa María Mateo y Enric Hernández, han auxiliado al Gobierno de Pedro Sánchez para defenderse ante la oposición preparando respuestas a preguntas parlamentarias. En abril pasado, en una interpelación del PP al Ejecutivo —no a los responsables de RTVE)—. la portavoz y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, utilizó en el Congreso argumentos escritos en la corporación pública para dar respuesta a las dudas sobre neutralidad y el pluralismo de TVE durante la emergencia sanitaria del coronavirus.

Así consta en documentación a la que ha tenido acceso Economía Digital, que prueba que un documento que el jefe de informativos de RTVE, Enric Hernández, envió equivocadamente a la rama de CCOO que actúa en la cadena pública era, nada más y nada menos, que el borrador de una respuesta que Montero dio al PP en sede parlamentaria unos días después de su creación en un ordenador de RTVE. El documento, nombrado «RespuestaHacienda», incluía aseveraciones como que «el Gobierno no tiene que impulsar ninguna medida» para que la televisión pública sea neutral.

Fuentes del ente público han explicado a este medio que es sumamente inusual que altos cargos de la empresa redacten respuestas parlamentarias al Gobierno, aunque desde luego sí que lo hacen en misivas a Mateo, que todos los meses comparece en la comisión mixta de control parlamentario a RTVE. Otras fuentes subrayan que esta pregunta en concreto del PP fue remitida por Moncloa a Mateo, quien, a su vez, la reenvió a la secretaria general de la corporación, Elena Sánchez, quien, por su parte, encomendó la dirigió a Hernández. Es decir, que todos los jefes de RTVE participaron de algún modo en la misión de auxiliar al Gobierno.

Así sería, en principio, el orden de las cosas (también a la inversa, una vez redactada la respuesta). Fuentes parlamentarias, muy críticas de la cúpula de RTVE en los más de dos años de Sánchez en el Gobierno, advierten de que esta situación pone de manifiesto que en la corporación manda Hernández y no necesariamente Mateo, considerada un «títere» en ciertos sectores de la oposición.

Un documento creado en un ordenador de RTVE

Los metadatos del documento que Hernández envió por error ratifican que el borrador de la respuesta parlamentaria fue creado inicialmente desde un ordenador de RTVE el 19 de abril de 2020 a las 11.12 horas; es decir, cinco días antes de que Montero leyera los mismos argumentos en la Cámara. Aquel 22 de abril, la ministra portavoz defendió «la neutralidad, el pluralismo, la objetividad, la independencia de la televisión pública», afirmando que «en julio del año 2016 las encuestas decían que solo el 19% de los encuestados elegía TVE para informarse; hoy ya la elige un 25%».

Este dato lo supo Montero porque el jefe de informativos de RTVE, en su borrador de respuesta, lo recogió, citando barómetros del Centro de Investigaciones Sociológicas de julio 2016 y enero de 2020, antes y después de la llegada de Sánchez a Moncloa y del socialista José Félix Tezanos al CIS. También dijo la titular de Hacienda que en abril los trabajadores de RTVE «denunciaron una campaña de asedio, una campaña de condena, porque desde algunos medios políticos, desde algunos sectores, se estaba insultando y poniendo en duda permanentemente el trabajo de estas personas».

Se trata de otro argumento que la ministra cogió del documento de Hernández, que se hace eco de un comunicado del 9 de abril del consejo de informativos de TVE —crítico de los recientes cambios en la plantilla forzados por el director de informativos— que reza: «Defendemos que Televisión Española, como medio de comunicación público, tiene no sólo el derecho sino la obligación de realizar unos programas informativos al servicio de la verdad y el interés general. Y por ello también queremos denunciar la campaña de asedio y erosión que tanto TVE como una parte de los informadores estamos sufriendo».

En el archivo original que por error filtró, el jefe de informativos escribió que «la actitud de algunos partidos como el suyo [PP] ha llevado a que los consejos de informativos de RTVE publiquen un comunicado condenando ‘los ataques vejatorios y difamatorios que algunos sectores políticos y mediáticos están realizando contra TVE'». Montero no leyó en el Congreso, tal cual, esta parte del documento, pero pidió al PP que dejara de «insultar a los trabajadores» de RTVE y dijo que esperaba que se lo hicieran «mirar», «porque al final repercute y desprestigia el funcionamiento de los servicios». 

Aunque Montero añadió su propia tónica a aquella intervención en las Cortes, el fondo de su respuesta a la pregunta del PP al Gobierno coincide completamente con lo escrito por Hernández. Fuentes de RTVE con más de 30 años en la plantilla han asegurado que jamás han visto algo así, pues se trataba de una interpelación en el marco de un pleno de control al Gobierno, no a los responsables de la televisión pública. Prueba, según las fuentes, que Mateo y Hernández trabajan a dictado del Gobierno y aumenta las sospechas de que ello se refleje en los informativos, como denuncian algunos.

En una nota emitida este lunes, CCOO de RTVE reveló que que el 19 de marzo envió un escrito a Hernández denunciando «la deficiente respuesta informativa a la crisis del Covid», y que el día 23 de abril recibió un email de Hernández con el adjunto «respuestahacienda». El sindicato advirtió del error, Hernández lo reconoció y envió otro documento, «respuestaCCOO». También denunció el asunto ante Mateo, acusándola de ignorarlo. El sindicato, que según fuentes es cercano a Podemos, tiene una guerra contra UGT —afín al PSOE— en la corporación, que no ha hablado de este episodio.

«Nadie me va a dar órdenes»

A finales de septiembre de 2018, tras sus dos primeros meses como administradora provisional única de RTVE, Mateo se enzarzó con los diputados del PP en su primera comparecencia ante la comisión de control parlamentario. «Soy independiente y nadie me va a dar órdenes, ni ustedes ni nadie», aseguró en aquel entonces, ante las acusaciones de posible interferencia política en los informativos de la televisión pública. «Los trabajadores de RTVE estamos un poco cansados de todos los políticos, perdonen que se lo diga», añadió, asegurando que «yo vengo aquí a decir la verdad».

«No soy podemita, no soy socialista, no soy nada. Soy una ciudadana que cree sobre todo en la libertad de los seres humanos (…) Creo profundamente en la libertad y quiero decirles que mi libertad les beneficia», insistió Mateo. «Yo aquí estoy de paso», enfatizó. A finales de este mes se cumplen dos año de su «provisionalidad», y el concurso público para renovar la cúpula de RTVE sigue en un cajón del Congreso. Mientras tanto, las revueltas de la plantilla del ente público son cada vez más comunes, y las campañas contra la administradora única y Hernández se multiplican.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *