UGT se opone a la vuelta al cole con total normalidad

UGT de Madrid ha puesto de manifiesto este lunes que rechazan “frontalmente” las instrucciones de inicio del curso 2020/21 enviadas a los centros educativos por la Consejería de Educación y Juventud, que “plantea un inicio


UGT de Madrid ha puesto de manifiesto este lunes que rechazan “frontalmente” las instrucciones de inicio del curso 2020/21 enviadas a los centros educativos por la Consejería de Educación y Juventud, que “plantea un inicio de curso escolar con total normalidad”.

“Son el fiel reflejo de que la Consejería de Educación y Juventud de Madrid plantea un inicio de curso con total normalidad, como si no hubiéramos sufrido una pandemia y sin dar soluciones a cuestiones clave para el profesorado y el alumnado”, ha señalado la organización sindical en un comunicado sobre las instrucciones de inicio de curso 2020/21.

En este sentido, ha censurado que desde la Consejería de Educación y Juventud “no se hace una sola alusión al incremento de los recursos humanos y materiales para los más que necesarios desdobles de grupos, para respetar la distancia de seguridad, ni para atención a la diversidad”.





También ha señalado que “no hay una alusión clara a la adaptación de todos los currículos, cuestión esencial para los planes de refuerzo que hay que llevar a cabo el próximo curso y no se hace ni una sola referencia al necesario incremento de los recursos humanos y materiales, especialmente para los alumnos y alumnas más vulnerables y de atención a la diversidad”.

A juicio de UGT, con los cerca de 290 millones de euros que va a recibir la Consejería procedentes del Gobierno, más la propia partida que debe aportar la Comunidad de Madrid, “hay más que suficiente para contratar a más profesorado, reducir las ratios y dotar a los centros de todas las necesidades tecnológicas a disposición del profesorado y del alumnado”.

“Pero es evidente que cuando una Consejería habla constantemente de gasto y no de inversión en educación, no parece que vaya a llevar a cabo una política educativa de calidad”, ha apuntado.

UGT de Madrid ha criticado además la “ausencia de negociación y, por tanto, de transparencia a la hora de redactarlas”, como viene reclamando desde hace varios cursos.

“Una vez más, no se han negociado en el ámbito de la Mesa Sectorial, tal y como desde UGT solicitamos en reiteradas ocasiones”, ha indicado al respecto. Tras constatar que “no hay una reducción del horario lectivo del profesorado en ninguno de los niveles educativos”, acusa a la Consejería de seguir “incumpliendo las recomendaciones de la Ley 4/2019”.





“Tampoco se contempla una reducción de la carga horaria lectiva para los tutores o jefes de departamento en Secundaria, FP y RE, ni se asegura el derecho de reducción del horario lectivo para los docentes mayores de 55 años”, ha agregado.

Por otro lado, UGT sostiene que el departamento que dirige Enrique Ossorio “da un trato de privilegio a la asignatura de Religión”, ya que “se permite que haya dos sesiones en el mismo día” y “marcan una ratio de 10 alumnos para que haya grupo, mientras que, en cualquier asignatura troncal, opcional y de libre configuración se exige un mínimo de 15 alumnos y alumnas”.

En la misma línea, UGT ha indicado que “se permite al profesorado de religión ser tutores, en contradicción con la normativa actual, ya que son los que menos horas lectivas imparten al grupo”.

Igualmente, ha agregado que se definen los días que tienen que asistir los docentes de Religión en el caso de que tengan jornada parcial, a diferencia del resto, que podrían ir, incluso, los cinco días.

Por otro lado, ha subrayado que en esta materia se permiten agrupaciones flexibles, “cuando la propia Consejería propone agrupaciones estables”.

La organización sindical ha remitido a la Consejería un informe “más exhaustivo” con todas estas cuestiones, para que “ciertos contenidos de las Instrucciones sean reconsiderados y que de aquí al inicio de curso se proceda a la publicación de las modificaciones oportunas, eliminando los aspectos más lesivos de las mismas”.






Educación baraja hasta cuatro escenarios diferentes





Ajeno a estas críticas el consejero de Educación, adelantó la pasada semana su plan explicando cada una de las alternativas manejadas.

Escenario 1: Presencialidad y medidas extraordinarias de higiene

Para el comienzo del próximo curso escolar en septiembre, la Comunidad de Madrid plantea un escenario de “normalidad”, en el que el cien por cien de los alumnos va a clase y se adoptan unas medidas extraordinarias de higiene, derivadas del real decreto-ley 21/2020 aprobado por el Gobierno de España.

Se adoptarían medidas higiénicas y sanitarias de prevención, como el lavado de manos, el uso de gel hidroalcohólico a la entrada, la señalización de entradas y salidas, el incremento de la limpieza de los centros y la organización de las entradas y salidas de forma escalonada.

Además, según ha recomendado el Ministerio de Educación y Formación Profesional, los centros deberían contar con la figura de un coordinador COVID-19.

En este escenario también se llevarían a cabo una serie de actuaciones como el desarrollo de Cursos masivos online (MOOCS) para profesores sobre medidas preventivas sanitarias, formación a alumnos y familias en el uso de las tecnologías digitales con fines educativos y formación a alumnos para atender el equilibrio emocional del alumno post-COVID19.





– El primer ciclo de Educación Infantil (0-3), el segundo ciclo de Educación Infantil (3-6) y Primaria se organizarán en grupos estables de convivencia para evitar los contagios y facilitar su aislamiento en el caso de que fuera necesario.

– Se incentivará el uso de plataformas educativas, materiales digitales y de dispositivos electrónicos, sobre todo, en los grupos de quinto y sexto de Primaria.

– Los estudiantes de ESO, Bachillerato, Formación Profesional y adultos tendrán clases presenciales diarias, con mascarillas cuando no se pueda guardar la distancia de seguridad de 1,5 metros.

– Para los alumnos de primero a cuarto de la ESO, los centros, dentro de su autonomía, podrán impartir online determinadas asignaturas.

– En el caso de los alumnos de Bachillerato, FP y adultos se incentivará que los centros se acojan al proyecto educativo “Uno de cinco online”, en el que los alumnos cursarán un día a la semana las asignaturas de manera telemática y dentro de su horario habitual.

– La Educación Especial trabajará con grupos estables de convivencia.

Escenario 2: Semipresencialidad

Este escenario se plantea para el caso de un empeoramiento de la evolución de la crisis del COVID-19 con respecto a la situación actual.

Se establecería el teletrabajo y el trabajo presencial por turnos para el personal administrativo, y se adoptarían otras medidas, como la eliminación de recreos, se evitaría el uso de los comedores escolares o el incremento de rutas de transporte.





La comida se distribuiría en los centros educativos y los alumnos se la llevarían para consumirla en sus domicilios.

– En el primer ciclo de Infantil (0-3 años) se mantendrían los grupos de convivencia de 20 alumnos, salvo que las autoridades sanitarias limitasen ese número, en cuyo caso, se establecería la asistencia de los alumnos cuyos progenitores trabajasen fuera del domicilio.

– En el segundo ciclo Educación Infantil (3-6 años) se reduciría el número de alumnos por aula de acuerdo a dos criterios: la distancia interpersonal de 1,5 metros o la creación de grupos de convivencia estable de 20 alumnos.

– Se haría una flexibilización de horarios y de materias para reducir la estancia de los alumnos en los centros y se incentivaría la actividad educativa telemática, sobre todo, en los grupos de cuarto a sexto de Primaria para que los alumnos puedan realizar aquellas tareas que la reducción de horarios no haya permitido completar.

Para apoyar a estos estudiantes con el uso individualizado del uso de las plataformas, se contaría con el apoyo de ONG o alumnos de Magisterio en prácticas.

– Para los alumnos de Secundaria, Bachillerato y Educación para Adultos, los centros garantizarán que entre un 1/3 y 1/2 del horario semanal de la educación de los estudiantes sea presencial y el resto online.





Por ejemplo, podrían establecer dos franjas horarias, de 08:00 a 12:00 horas y de 12:00 a 16:00 horas y el resto del horario sería desarrollado por los alumnos con los materiales entregados.

Otra alternativa podría ser la asistencia presencial de la mitad de los estudiantes en los centros en días alternos y los viernes todos los alumnos cursarían todas las asignaturas online.

– En cuanto a Educación Especial, se limitará la presencialidad de los alumnos en función del cuadro clínico asociado a su discapacidad.

Escenario 3: Confinamiento

El escenario 3 conllevaría otro confinamiento y, como norma general, tanto el personal administrativo como el docente aplicarían el teletrabajo.

Los centros permanecerían abiertos durante los tres primeros días para que, de forma escalonada y de acuerdo con la dirección del centro, los padres pudiesen recoger los materiales.

– En primer ciclo de Infantil (0-3 años) no se impartirían clases teniendo en cuenta la edad y la capacidad tecnológica de los niños y para evitar sobrecargar a los padres.

– En segundo ciclo de Infantil (3-6 años), los profesores y tutores se conectarían de forma regular con los alumnos, pero sin el horario habitual.

Establecerían tareas acordes a la edad, y voluntarias, en función de las circunstancias de cada familia, mientras que el tutor tendría de forma periódica comunicación con los progenitores.

– Para los alumnos de Primaria, Secundaria, Bachillerato, Formación Profesional y adultos tendrán todos los días clases online para desarrollar el currículum de materias, aunque flexibilizando materias y horarios.

– En cuanto a Educación Especial, profesores y tutores se conectarían de manera regular con los alumnos que por su nivel puedan seguir actividades online.

Escenario 4: Sin problemas de Covid-19

El escenario 4, el más favorable de los previstos, conllevaría la vuelta a la normalidad por la desaparición de los riesgos del Covid-19, aunque se mantendrían las medidas sanitarias y se conservarían las mejoras en la educación online, así como la digitalización de las aulas conseguida durante los últimos meses.


“No se hace una sola alusión al incremento de los recursos humanos y materiales para los más que necesarios desdobles de grupos, para respetar la distancia de seguridad, ni para atención a la diversidad”






Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *