PP y Cs ‘resetean’ en Madrid

No han sido capaces de sacar adelante ni una sola ley e incluso han tenido que prorrogar los presupuestos heredados de Cristina Cifuentes, pero Partido Popular y Ciudadanos vistieron ayer sus mejores galas para hacer


No han sido capaces de sacar adelante ni una sola ley e incluso han tenido que prorrogar los presupuestos heredados de Cristina Cifuentes, pero Partido Popular y Ciudadanos vistieron ayer sus mejores
galas para hacer balance del primer
año de legislatura de su Gobierno de coalición al frente de la Comunidad de Madrid.

La presidenta, Isabel Díaz Ayuso (PP), y su vicepresidente, Ignacio Aguado (Cs), comparecieron en la sede de la Real Casa de Correos para reafirmar su compromiso y hacer gala de una inusitada buena sintonía tras las disputas y diferencias mostradas en las últimas semanas. Un cese de las hostilidades sagazmente pactado antes del parón estival para espantar cualquier fantasma de adelanto electoral –como el que reconoció la propia Ayuso a mediados de junio– y, de paso, erigirse en “garantía” para los madrileños ante el momento de “inestabilidad política, incertidumbre social y crisis económica” que se avecina tras superar la fase más dura de la crisis de la Covid-19.





PP y Cs demostraron haber reseteado dándose una nueva oportunidad para, en palabras de, Ayuso, “desarrollar un acuerdo que fue y es un compromiso por la libertad de Madrid. Que no es de nadie porque es de todos”. “Hay discrepancias, pero desde la lealtad”, reconoció la presidenta para acabar de engrasar la maquinaria.

Entre medias, un sinfín de halagos y parabienes mutuos que Ayuso dedicó en conjunto a su Consejo de Gobierno y que Aguado, para sorpresa de los allí presentes, personalizó en cada uno de los consejeros. Tanto en los suyos como en los populares. Con especial mención al titular de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero (PP), y al de Políticas Sociales, Alberto Reyero (Cs), enfrentados por la polémica gestión de las residencias de ancianos en las que se han contabilizado más de 7.000 fallecimientos desde el inicio de la pandemia.

La renovación de votos no puede, sin embargo, disimular la falta de sintonía entre ambos al suponer un importante adelgazamiento del pacto de gobierno de 155 medidas suscrito en julio del 2019 para reducirlo a un decálogo de buenas prácticas más sencillo de llevar a cabo y que pivota sobre “la libertad, la fiscalidad inteligente, el respeto, la apuesta por lo público y lo privado, la solidaridad con el resto de españoles y la defensa de la igualdad de oportunidades”.






Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *