El Rey preside un emotivo homenaje de Estado a las víctimas del coronavirus

..     El acto ha comenzado con la llegada de las autoridades al Patio del Príncipe. Allí, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha recibido a los Reyes, la Princesa Leonor y la Infanta

..


[Img #100697]

 

 

El acto ha comenzado con la llegada de las autoridades al Patio del Príncipe. Allí, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha recibido a los Reyes, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía; que a continuación han saludado a las autoridades principales, todos ataviados con mascarilla (la mayoría de color negro) y guardando la distancia de seguridad.

 

Entre ellos estaban las principales autoridades del Estado, el Gobierno al completo, altos representantes de la Unión Europea e instituciones internacionales, todos los presidentes de comunidades autónomas y los expresidentes del Gobierno (excepto Felipe González). Sánchez ha participado en esta línea de saludos detrás de los Reyes y sus hijas.

 

Tanto la entrada al Palacio Real como el desplazamiento a su interior han dejado algunos momentos en los que se ha podido ver conversar a representantes de distinto signo político, como el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo; o el presidente vasco, Iñigo Urkullu, hablando con el mandatario andaluz, Juan Manuel Moreno.

 

Además, entre quince y veinte ciudadanos se han congregado a la entrada del Palacio y han aplaudido a los Reyes a su llegada, así como dirigido ‘caceroladas’ –grabadas con el móvil– al presidente del Gobierno y el vicepresidente Pablo Iglesias a su salida, con gritos de ‘asesino’.

 

En el homenaje han estado representados todos los partidos políticos nacionales excepto Vox, que ve el acto como «una ceremonia exculpatoria» del Gobierno, al que acusa de «ocultar» la cifra real de fallecidos por la pandemia. Tampoco han participado ERC, Bildu, BNG ni la CUP. Desde ERC han trasladado todo su apoyo y solidaridad con las víctimas pero creen que el acto supone un «blanqueamiento» de la monarquía.

 

LA INFANTA ACOMPAÑA AL REY EN EL HOMENAJE

 

La periodista Ana Blanco ha sido la encargada de dirigir la ceremonia civil, que se ha celebrado en la plaza de la Armería y que ha comenzado con el encendido de una llama en recuerdo a las víctimas. Frente a ella todas las autoridades e invitados han depositado una rosa blanca como símbolo de homenaje, un gesto en el que la Princesa Leonor ha acompañado a su padre.

 

Junto a Felipe VI y la Princesa en este gesto han estado los dos representantes de la sociedad civil que han tomado la palabra: Hernando Calleja, hermano del periodista José María Calleja, fallecido por el virus, y la enfermera Aroa López, supervisora del servicio de urgencias del hospital Vall d’Hebron de Barcelona.

 

Hernando Fernández Calleja ha recordado a todas las víctimas de la pandemia y ha citado los nombres de personas conocidas fallecidas a consecuencia del virus pero también de ciudadanos anónimos que han perdido la vida durante los últimos meses. «Honrar a todos los muertos anónimos, silenciosos, que perdieron la vida a consecuencia de esta terrible enfermedad», ha subrayado.

 

También ha reivindicado la necesidad de no olvidar a ninguno de los fallecidos porque «la memoria es un deber» y, a su juicio, «el mejor homenaje» que se les puede hacer. «Mantenernos unidos en su recuerdo y construir juntos el país que ellos hubieran querido compartir», ha pedido.

 

DEFENSA DE «LA SANIDAD DE TODOS»

 

La enfermera Aora López, por su parte, ha recordado los duros momentos vividos por lo sanitarios –«detrás de los EPIs no había héroes, éramos personas»– y ha agradecido los aplausos de las ocho de la tarde, aunque ha pedido que no se olvide lo vivido y se sigan respetando las recomendaciones sanitarias. «Piensen en los que fallecieron y también en los profesionales sanitarios, que su esfuerzo nunca sea en vano», ha reclamado.

 

Pero además, se ha dirigido a los poderes públicos para pedirles que defiendan «la sanidad de todos» porque considera que «no hay mejor homenaje que velar» por la salud de sus profesionales y garantizar la «dignidad» de sus trabajos. «No olvidemos por favor nunca la lección aprendida», ha insistido.

 

 

«EL MEJOR HOMENAJE, EL ESPÍRITU DE SUPERACIÓN»

 

El Rey Felipe VI ha presidido la ceremonia de Estado en memoria de las víctimas de la pandemia de Covid-19 subrayando que «el mejor homenaje renovado» que se les puede rendir es «la determinación frente a la adversidad y el espíritu de superación del pueblo español», que «muestran el camino a seguir para afrontar y vencer las dificultades».

 

«Hemos contraído una obligación moral y un deber cívico», ha dicho el jefe del Estado. «La obligación moral de reconocer, respetar y recordar siempre la dignidad de los fallecidos y especialmente el espíritu de esa generación admirable de españoles; y el deber cívico de preservar e impulsar los mejores valores que fundamentan nuestra convivencia», ha afirmado.

 

Y ha añadido que esas obligaciones comprometen a todos los españoles. Por eso, los ha llamado a unir todo su esfuerzo y empeño «para poder mirar hacia el futuro con confianza y con esperanza» y a hacerlo «desde el respeto y el entendimiento».

 

El Rey ha finalizado con un mensaje de confianza en que España superará las dificultades. El monarca ha intervenido después de una ofrenda floral de todos los poderes del Estado ante un pebetero encendido en el plaza de la Armería de Madrid.

 

Don Felipe se ha mostrado convencido de que el día de hoy «quedará grabado» en los corazones, la memoria y las conciencias, porque se ha rendido homenaje a los fallecidos y a la vez se ha ensalzado a «miles de ciudadanos cuyas conductas han sido el mejor ejemplo de los valores cívicos y morales».

 

A los familiares de los fallecidos, les ha transmitido su «profundo pesar y consuelo más sincero», un dolor que es compartido, ha asegurado. Y ha tenido palabras especialmente para los más mayores, que han sido la mayoría de las víctimas y que han fallecido después de vidas de «trabajar duro para salir adelante y con una gran ilusión por alcanzar el progreso para sus hijos».

 

«Unas vidas que cambiaron el rumbo de nuestra historia, afirmaron la libertad y la tolerancia y construyeron día a día el edificio de nuestra convivencia democrática. Unas vidas cuya vocación de concordia nos invita siempre a la reflexión serena y al agradecimiento», ha remarcado.

 

También ha recordado a quienes «tenían todo un futuro por delante» y han dejado «en sus familias un inmenso vacío en el alma, y una gran pena en toda la sociedad». El homenaje, ha reconocido, no puede paliar el dolor de las familias, pero sí «hacer justicia a su vida» y a su contribución a la sociedad.

 

Después, ha expresado «inmensa gratitud» a todos los que «han sostenido el pulso» del país en circunstancias difíciles, manteniendo la salud, la seguridad y los servicios esenciales, a todos los que han puesto su trabajo «al servicio del bien común» en una crisis que ha puesto a España «a prueba».

 

«ORGULLOSOS DE LA RESPONSABILIDAD»

 

«Es momento de sentirnos orgullosos por la responsabilidad de la que ha dado muestra el conjunto del pueblo español en este tiempo tan duro y difícil», ha afirmado el jefe del Estado. Ha recordado, así, a las «muchas personas en soledad, muchas otras padeciendo la enfermedad en sus casas, y familias enteras, han asumido con una gran entereza, abnegación y disciplina el confinamiento en sus domicilios, sabiendo que su actitud consciente y comprometida era fundamental, y lo sigue siendo, para combatir la pandemia».

 

Y aunque ha admitido que esta situación «ha sido difícil, muy difícil», porque al miedo por la salud se ha sumado la incertidumbre, el temor por los empleos y el mero cansancio, cree que la sociedad española ha dado «en estos meses una lección de inmenso valor; España ha demostrado su mejor espíritu».

 

Por eso, cree que cuando en el futuro se recuerden estos días, se verán también como «un ejemplo, una vez más» en la historia de España, «de civismo, de madurez, de resistencia, de compromiso con los demás».

 

PRESIONES Y APOYO AL REY

 

El acto ha finalizado con una grabación del actor José Sacristán con la lectura del poema ‘Silencio’, de Octavio Paz; y un minuto de silencio tras el que las autoridades han abandonado el recinto. A su salida, los Reyes han vuelto a recibir aplausos de algunos ciudadanos congregados a las puertas del Palacio Real.

 

Ya fuera del recinto, algunas de las autoridades han hecho declaraciones a la prensa mostrando su dolor por las víctimas de la pandemia. Pero también ha habido mensajes como el de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, insistiendo en que la Casa Real debe tomar sus decisiones respecto al Rey emérito.

 

Por su parte, el líder del PP, Pablo Casado, ha aprovechado la ocasión para trasladar un mensaje de «respaldo» a la Casa Real y en concreto a Felipe VI. «Es una institución esencial, el símbolo de la continuidad histórica de España», ha reivindicado «frente a los ataques de algunos ministros del propio Gobierno».


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *