¿Cuál es el protocolo que hay que seguir al ir al dentista para reducir el riesgo de contagio por coronavirus?

Dada la situación en la que nos encontramos, la más que ya nombrada nueva normalidad tras la crisis sanitaria por coronavirus, nos habéis preguntado cuál es el protocolo a seguir si necesitamos ir al dentista. Diferentes

Dada la situación en la que nos encontramos, la más que ya nombrada nueva normalidad tras la crisis sanitaria por coronavirus, nos habéis preguntado cuál es el protocolo a seguir si necesitamos ir al dentista. Diferentes organizaciones y asociaciones de estos profesionales han elaborado unas pautas comunes para minimizar el riesgo de contagio de COVID-19.

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

En principio, se sigue aconsejando una primera consulta telefónica antes de acudir a la clínica. Así es posible realizar un triaje telefónico cuando el paciente llama para pedir cita y priorizar las urgencias. En esta llamada te preguntarán si tienes síntomas determinados que puedan relacionarse con el SARS-CoV-2, como temperatura por encima 37,5ºC, tos seca, dolor faríngeo, congestión nasal, fatiga, dolor de cabeza, mialgia, hipogeusia (sensibilidad disminuida del gusto), anosmia (sensibilidad disminuida del olfato), diarrea y molestias digestivas o malestar general. Como es de esperar, si presentas alguno de estos síntomas, debes comunicarlo a tu médico de inmediato.

«En los casos de pacientes que han superado la enfermedad COVID-19, se les puede tratar con normalidad a partir del mes de la negativización de la PCR», explica en este documento el Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de la 1ª Región.

«El proceso nos permite seleccionar, a través de un cuestionario sencillo, qué pacientes pueden a priori presentar mayores riesgos y adoptar el protocolo convenido», explica a través de este documento la Organización Colegial de Dentistas de España. La misma selección en función de la prioridad también se llevará a cabo si, en vez de llamar, acudes directamente a la clínica, aunque repetimos: no es lo deseable. Para hacer más ágil el procedimiento, la organización añade que «es importante tener claramente definido lo que se va a entender como urgencia dental inaplazable«, para decidir si dar o no cita presencial al paciente.

En caso de que la decisión sea que puedes ir a una cita presencial, deberás tener en cuenta ciertas pautas: ir a la clínica sin acompañante (a no ser que se trate de un menor o persona con necesidad de ayuda); ir sin pulseras, collares o pendientesser puntual y no llegar mucho antes para evitar esperas innecesarias y que la gente se acumule en la sala de espera y pagar con tarjeta y no en efectivo. Además es necesario lavarse las manos con gel hidroalcohólico durante 20 segundos al llegar a las instalaciones y utilizar calzas para los zapatos. «En el hipotético caso de cruzarse con otro paciente en la consulta, debe mantener una distancia de al menos 2 metros«, recuerda la organización de dentistas.

También existe un protocolo de recepción que recomienda colocar una pantalla de metacrilato en esta zona y señalizar con una línea el espacio de seguridad de al menos metro y medio hasta el mostrador. La persona que atienda en él debe llevar mascarilla quirúrgica.

¿Y cuando llegue tu turno? El protocolo continúa: «El paciente que está en la sala de espera con las calzas puestas y su mascarilla es acompañado por el personal auxiliar al gabinete. Allí y no antes, se le proporciona una bata y un gorro desechables y se le indica que no toque nada», explica el Colegio Oficial de Odontólogos.

El profesional que te atienda siempre utilizará un Equipo de Protección Individual (EPI). Además, habrá planificado de antemano la intervención para tener a mano el material estrictamente necesario y retirar de la zona el que no se vaya a utilizar. El riesgo también disminuye si se coloca film plástico o de aluminio en determinadas áreas (las consideradas de mayor riesgo de salpicadura o aerosoles) puede ser de utilidad.

Tras terminar el tratamiento, tendrás que retirarte el gorro y la bata desechables y deberás ir a recepción directamente, sin pasar de nuevo por la sala de espera. Justo antes de salir de las instalaciones, quítate las calzas y deposítalas en la papelera habilitada para ello. «Algunos autores recomiendan poner una batea con solución hidroalcohólica al 70% o solución hipoclorosa, para que el paciente pise con su suela antes de salir de la clínica y disminuir así el riesgo de infección cruzada».

Fact-checkers de 30 países nos hemos unido para luchar contra la ola de desinformación que ha traído consigo el nuevo coronavirus iniciado en China, puedes leer más sobre los desmentidos en este artículo y en este otro del IFCN.

Os estamos contando todos los bulos por los que nos estáis preguntando respecto a la COVID-19 en este recopilatorio. Además, tenemos un especial sobre este tema donde también puedes consultar consejos de prevención y preguntas y respuestas sobre el brote del nuevo coronavirus.


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *