Castilla y León confina por dos semanas los municipios de Íscar y Pedrajas

  En el escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, el Ejecutivo autonómico explica que ante los brotes confirmados en Íscar, y que, además, han ido en aumento y se han extendido a Pedrajas

[Img #101334]

 

En el escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, el Ejecutivo autonómico explica que ante los brotes confirmados en Íscar, y que, además, han ido en aumento y se han extendido a Pedrajas de San Esteban, y a los efectos de evitar la posible expansión «descontrolada» de la COVID-19 en ambos municipios y contener, por tanto, lo que ya parece una «ineludible» transmisión comunitaria de la pandemia, considera preciso adoptar medidas de prevención que afectan a la «movilidad y circulación» de las personas así como al desarrollo de diversas actividades que, por sus características, «puedan favorecer la propagación del virus».

 

RESTRICCIONES A LA LIBRE ENTRADA Y SALIDA DE PERSONAS

 

En este sentido, se restringirá la «libre entrada y salida» de personas de los municipios mencionados, salvo aquellos desplazamientos, «adecuadamente justificados», que se produzcan por el cumplimiento de obligaciones laborales, profesionales o empresariales; el retorno al lugar de residencia habitual; la asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables; causa de fuerza mayor o situación de necesidad y cualquier otra actividad de análoga naturaleza.

 

Además, la circulación por carretera y viales que transcurran o atraviesen el territorio de dichos municipios estará permitida, «siempre y cuando tengan origen y destino fuera de los mismos».

 

Por otra parte, está permitida la circulación de personas residentes dentro de los municipios afectados, si bien se «desaconseja» los desplazamientos y realización de actividades no imprescindibles.

 

Las visitas en los centros residenciales de personas mayores, también se suspenden salvo circunstancias individuales en las que sean de aplicación medidas adicionales de cuidados y humanización, que adoptará la dirección del centro. Asimismo, se suspenden las salidas de los residentes al exterior.

 

Por otra parte, se limitará a un máximo de diez personas la participación en cualquier agrupación o reunión de carácter privado o no regulado en dichos municipios y que tenga lugar tanto en espacios públicos como privados, excepto en el caso de personas convivientes.

 

Los ciudadanos deberán «colaborar activamente» en el cumplimiento de las medidas sanitarias preventivas establecidas en la presente orden.

 

«En todo caso, los incumplimientos individualizados de lo dispuesto en la presente orden, podrán constituir infracción administrativa de conformidad con lo dispuesto en el Decreto- Ley 7/2020, de 23 de julio, por el que se establece el régimen sancionador específico por el incumplimiento de las medidas de prevención y contención sanitarias para afrontar la situación de crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19 en Castilla y León», continúa el comunicado.

 

Las fuerzas y cuerpos de seguridad darán traslado de las denuncias que formulen por el incumplimiento de las medidas de prevención a las autoridades competentes.

 

SEGUIMIENTO

 

El seguimiento y control de las medidas adoptadas se desarrollará en el marco del Plan Territorial de Protección Civil de Castilla y León (Plancal), mientras que la vigilancia, inspección y control del cumplimiento de las medidas corresponderá a las autoridades estatales, autonómicas y locales competentes, según el régimen de distribución competencial previstos en la norma aplicable.

 

La orden, continúa el documento, se trasladará a la Delegación del Gobierno, a los Ayuntamientos de Íscar y Pedrajas de San Esteban así como a los ayuntamientos limítrofes, a los efectos de recabar su cooperación y colaboración, en su caso, a través de los cuerpos y fuerzas de seguridad y de la policía local, para el control y aplicación de las medidas adoptadas.

 

Por último, la orden entrará en vigor desde el mismo día de su publicación en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) y mantendrá su eficacia durante 14 días naturales a contar desde su publicación en el Bocyl, si bien podrá prorrogarse en función de la evolución de la situación epidemiológica.

 

RESPALDO JUDICIAL

 

Según refleja el auto del juez, al que ha tenido acceso Europa Press, el informe presentado por la Dirección General de Salud Pública justificativo refleja que en los municipios de Íscar y Pedrajas de San Esteban se han registrado, en un brote iniciado el 19 de julio de 2020 y hasta la fecha, un total de 49 casos confirmados por la COVID-19.

 

Según consta en informe del Servicio de Epidemiología, el 23 de julio se notifica el primer positivo en un varón de 46 años –considerado caso índice hasta la fecha–, cuyos síntomas comenzaron cuatro días antes, el 19 de julio de 2020. El hombre, cuyo positivo con PCR se confirma un día antes, el 22 de julio, declara que trabaja en el matadero de aves de Íscar.

 

A partir de ese momento, relata el auto, da comienzo la investigación de sus contactos estrechos familiares, aquellos otros con los que comparte coche para desplazarse al trabajo y a los contactos laborales.

 

El 24 se tiene conocimiento de otros dos casos confirmados relacionados con el «caso índice» y al tener tres casos epidemiológicamente relacionados se declara como nuevo brote activo al Centro Coordinador de Alerta y Emergencias Sanitarias (CCAES) del Ministerio de Sanidad.

 

El brote, explica el Juzgado de Instrucción Número 6 de Valladolid, se ha extendido a la Comunidad Autónoma de Extremadura con un primer caso detectado allí el 27 de julio de 2020 en la mujer de un caso confirmado trabajador del matadero de aves de Íscar, y que fue comunicado desde los servicios de salud pública extremeña.

 

Este brote de COVID-19 que inicialmente comenzó afectando a personas relacionadas con el matadero de aves, afecta en la actualidad a 49 personas. La mayor parte de los casos pertenecen a los municipios de Íscar (20 casos) y Pedrajas de San Esteban (17 casos). Y el 82 por ciento de los casos son de la zona básica de Salud de Íscar.

 

De los 49 casos relacionados con el brote, 22 (45 por ciento) son trabajadores del matadero de aves de Iscar y el resto tiene algún tipo de relación con los anteriores, fundamentalmente «convivientes familiares estrechos». El 57 por ciento de los casos son asintomáticos y en los que han presentado síntomas, estos son leves, detalla el auto.

 

«A fecha 31 de julio de 2020, se han declarado otros nueve casos confirmados recientes de COVID-19 en los municipios de Íscar y Pedrajas de San Esteban, en los que no se ha encontrado una vinculación directa con el brote tras su investigación epidemiológica. Este hecho hace sospechar una alta posibilidad de transmisión comunitaria en la zona», explica.

 

Por todo ello, el juez ha procedido a autorizar la Orden de la Consejería de Sanidad de la Junta de fecha 31 de julio de 2020 y las medidas contenidas en la misma, medidas reflejadas en el fundamento de derecho segundo de esta resolución.

 

Se trata, según recoge el auto, de medidas justificadas, idóneas al fin perseguido que no es otro que preservar la salud de la población y proporcionadas, pues no se propone un confinamiento domiciliario sino una restricción o limitación de la libre entrada y salida de personas, con una amplia posibilidad de excepción justificada y que en ningún caso afectan a la circulación de personas residentes dentro de los municipios afectados.

 

Por último, obliga a la Junta a presentar, en el plazo máximo de 48 horas, la identificación y test PCR positivos de los nueve casos en los que no se ha encontrado una vinculación directa con el brote.


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *