Jóvenes y coronavirus: qué hay de cierto y qué no en el audio del jefe del servicio de Anestesia del Hospital Puerta de Hierro (Madrid), Javier García

En las últimas horas no habéis parado de preguntarnos por un audio atribuido al jefe del servicio de Anestesia del Hospital Puerta de Hierro (Madrid), Javier García, en el que, entre otras cosas, asegura que

En las últimas horas no habéis parado de preguntarnos por un audio atribuido al jefe del servicio de Anestesia del Hospital Puerta de Hierro (Madrid), Javier García, en el que, entre otras cosas, asegura que hay jóvenes con coronavirus que se están “saltando a la torera” la cuarentena y que incluso están yendo “intencionadamente a contagiar al mayor número posible de jóvenes”. Además, la persona que habla en el audio dice que lo que hace el virus es “cargarse todas las células del pulmón hasta convertirlo en fibrosis”, aunque la realidad es que no es algo que sufran todos los pacientes de COVID-19. Desde el Hospital Puerta de Hierro nos indican que quien habla en la grabación sí es el jefe de su servicio de anestesiología pero que lo que dice en el audio son “opiniones personales”.

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

El autor del audio sí es el jefe de servicio de Anestesia del hospital Puerta de Hierro, Javier García, pero lo que dice en él son sus opiniones personales

Desde Maldita.es hemos comprobado que el jefe del servicio de Anestesia del Puerta de Hierro sí se llama Javier García, tal y como se puede ver en su perfil de LinkedIn y en varias webs académicas como esta, esta y esta otra. Desde Maldita.es nos hemos puesto en contacto con García por distintas vías, pero no nos ha respondido antes de la publicación de este artículo.

Por otra parte, el Hospital Puerta de Hierro nos asegura que la persona de la grabación sí es su jefe del servicio de Anestesia, Javier García, e insiste en que las afirmaciones que hace son sus “opiniones personales” y no las de dicho centro hospitalario. Además, nos indican que desde el hospital no tienen constancia de que haya jóvenes con COVID-19 que estén saliendo para contagiar “intencionadamente” a otras personas como se asegura sin pruebas en el audio.

¿Qué sabemos sobre el paper del que habla García?

En el audio, García afirma que “se acaba de publicar un paper muy importante con los datos epidemiológicos de 150 hospitales de España” que indica que la mortalidad “es brutal”. “Hay muertos menores de 10 años; entre 10 y 20 años y, por encima de los 20 años, esta es proporcional a la edad”. Además, señala que “entre 50 y 60 años la mortalidad de UCI mínima está alrededor de un 30% y puede llegar hasta un 45%” y que “por encima de 80 años, la mortalidad es superior al 50% y alcanza en la mayoría de las series el 80%”.

No hemos encontrado un paper con datos similares. Desde Maldita.es hemos tratado de ponernos en contacto con Javier García para preguntarle por el mismo y todavía seguimos esperando respuesta. 

Es cierto que la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) ha publicado un estudio (SEMI-COVID-19) con la participación de casi 150 hospitales españoles que proporciona información sobre las características clínicas de los pacientes infectados hospitalizados en España. Sin embargo, estos datos tienen en cuenta todos los casos hospitalizados, no solo aquellos ingresados en UCI (de hecho, no desagrega datos para UCI). Sus resultados indican que “la tasa de mortalidad global fue del 21%, con un marcado incremento con la edad”: entre 50 y 59 años esta fue de un 4,7%; entre 60 y 69, un 10,5%; entre 70 y 79, un 26,9% y por encima de 80, hasta un 46%.

Por su parte, el cuarto boletín informativo de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) sí que proporciona los datos de mortalidad en UCI de pacientes con COVID-19, pero cuenta con los datos de 55 hospitales, no 150. Además, no registra ninguna muerte por debajo de los 16 años, como comenta García en el audio. 

Los porcentajes del resto de franjas de edad tampoco concuerdan con los propuestos por el médico: entre 50 y 59 años es de un 18,4% (no de 30% a 45%) y, por encima de los 80, de un 73,3%. En la siguiente tabla puedes comprobar los porcentajes en el resto de intervalos de edad. 

Desde Maldita.es también nos hemos puesto en contacto con el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) para ver si en la institución eran conscientes de un estudio con las características que García expone en el audio. Su respuesta es que “no lo conocen” y que “un estudio de esas características difícilmente pasaría desapercibido para los medios”.  

Jóvenes y coronavirus: por qué es importante que sigan las recomendaciones de los rastreadores y cuáles pueden ser las repercusiones de su comportamiento en la extensión del SARS-CoV-2

En el audio viral, García afirma que, con respecto al aumento de nuevos contagios y la propagación del virus, “la responsabilidad la están teniendo los jóvenes por las fiestas nocturnas”. “El problema es que hemos detectado que los jóvenes que ya son PCR positivo con diagnóstico firme y confirmado donde se les decreta el confinamiento, se lo están saltando a la torera”, continúa.

Como ya explicamos en Maldita Ciencia, es cierto que, a pesar de las recomendaciones, sigue habiendo casos de gente que descuida o incumple el confinamiento cuando, bajo el criterio de las autoridades sanitarias y los rastreadores de contactos, debería guardarlo: o bien por sufrir síntomas compatibles con la COVID-19, o bien por haber tenido relación estrecha con positivos confirmados. En muchos casos, según confirmaba a Maldita Ciencia Vicente Baos, médico de familia del Sistema Nacional de Salud (SNS), sí que se trata de gente joven y de mediana edad «que no sufre una enfermedad relevante» y a quienes «parece que [la situación] les da igual».

La grave consecuencia de incumplir los confinamientos que los rastreadores de contactos proponen y, en este caso, el contacto nocturno entre los jóvenes (más aún si estos tienen una PCR positiva), es que aumente la posibilidad de extensión del virus de nuevo. «Solo el confinamiento puro y duro, con las consecuencias personales y económicas, consiguió aplanar la curva. Los perdedores de todo esto son los mayores que siguen confinados temiendo de nuevo el contagio», opina Baos. Es imprescindible y de vital importancia que, en caso de que una persona haya obtenido una PCR positiva (y repetimos: también si tiene síntomas compatibles con COVID-19 o ha tenido contactos estrechos con una persona infectada), se quede en casa. 

Arriesgarse a contagiar a terceras personas, aunque sean jóvenes, es muy grave. «Hemos estado hablando de que los fallecimientos se producen casi exclusivamente en personas ancianas, por lo tanto el resto de personas que no están en ese rango de edad no tienen miedo. Pero es falsa esta apreciación: ha habido muchos muertos con edades intermedias, jóvenes que han pasado muchos meses en la UCI, y sobre todo que todavía siguen desarrollando efectos secundarios de esos procesos que son muy peligrosos, como problemas cardiovasculares severos. De todo esto se ha hablado menos en medios de comunicación y redes sociales», apunta a Maldita Ciencia la Federación de Asociaciones de Enfermería Comunitaria y Atención Primaria (FAECAP).

No todos los pacientes de COVID-19 sufren fibrosis pulmonar 

Entre otras de las afirmaciones que García hace en el audio por el que nos habéis preguntado, el médico dice que el SARS-CoV-2 lo que hace es “cargarse todas las células del pulmón hasta convertirlo en fibrosis” (cicatrices irreversibles en los pulmones y que pueden producir la pérdida de función pulmonar) y que, tras una neumonía bilateral moderada o severa “o nos morimos o tenemos fibrosis pulmonar con secuelas de por vida”. 

“Parece un poco sensacionalista. La fibrosis pulmonar sí que es una secuela de la COVID-19, pero es poco frecuente y la mayoría de las veces no produce pérdidas graves de función pulmonar”, explica a Maldita.es Olga Mediano, coordinadora de área de ventilación mecánica y cuidados respiratorios críticos de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). “Es decir, es verdad que algunos de los pacientes que han sufrido una neumonía más grave acaban desarrollando un cierto grado de fibrosis; pero son los menos. La mayoría no tiene tales secuelas o estas son tan pequeñas que no llegan a tener alteración de su función pulmonar (como explican los autores de este estudio y de este otro). De hecho, la mayoría de los pacientes que estamos viendo en las consultas post COVID-19 no desarrollan este tipo de fibrosis”, añade la experta. 

Según Mediano, son los pacientes más graves, los que han sufrido neumonías muy extensas y que han requerido UCI, los que pueden sufrir esta consecuencia de manera relevante. “Pero la opción tras una neumonía moderada o grave no es ‘o te mueres o fibrosis. No, eso no es así”, concluye la miembro de SEPAR. 

Es cierto que se ha practicado una transplante pulmonar a un joven de 18 años

García, por otro lado, dice que «hacía poco se había realizado un transplante de pulmón a un chaval de 18 años». Esto es cierto, según confirman Mediano y la página web del hospital Policlínico de Milán, donde la operación se llevó a cabo, que añade que fue este transplante pulmonar lo que salvó la vida del joven italiano.

El hospital señalaba, además, que «la intervención fue compleja debido a los graves daños causados ​​por el coronavirus» y que actualmente el joven «está despierto, colaborando y haciendo fisioterapia para poder quitarle poco a poco el respirador». Puedes leer más sobre el caso aquí.

Si hay posibilidad de entrar en contacto con personas infectadas, lo más importante es que no acudas y te quedes en casa

Por último, García dice que los padres deben controlar a sus hijos y evitar que estos acudan a fiestas y otras concentraciones donde seguro entrarían en contacto con personas contagiadas de COVID-19. De hecho y como comentábamos, insinúa que algunos chavales, incluso sabiendo que ellos mismos son positivos, van a los eventos para contagiar al máximo número de personas posibles. En este contexto, García afirma que “lo único que nos protege del contagio aéreo con un positivo es una FFP2 o una KN95” y que “las [mascarillas] quirúrgicas y, por supuesto, las de tela, solo sirven para cumplir la norma, pero no para protegernos de un positivo”.

En primer lugar, si tienes sospechas de poder estar infectado, debes cumplir la cuarentena. Las consecuencias de cada uno de los nuevos contagios no solo repercuten a la persona enferma (ya seas tú o cualquier otra persona), sino también a todo su entorno, en especial a los pacientes de riesgo. De nuevo, esto podría facilitar la extensión del virus. Si has dado positivo en PCR: quédate en casa. Si tienes síntomas o has establecido contacto estrecho con alguien infectado: quédate en casa. Y si sabes que vas a exponerte al virus, adivina: quédate (lo repetiremos hasta la saciedad) en casa. 

Por otro lado, ante la mínima sospecha de poder entrar en contacto con el virus (en especial en espacios cerrados como discotecas y otros locales de los que habla el audio), lo importante y cauto no es preguntarse qué tipo de mascarilla puede ser más efectiva para evitar el contagio, sino NO ACUDIR AL EVENTO. Ten en cuenta que, según los resultados de preprints (estudios que aún no han pasado la necesaria revisión por pares y por tanto sus conclusiones no son descartables pero sí deben tomarse con cautela) como este, las probabilidades de que un caso primario transmita la COVID-19 en un ambiente cerrado puede ser 18,7 veces mayor en comparación con los espacios al aire libre. Te contamos más sobre la diferencia entre las posibilidades de contagio en interiores y exteriores aquí. 

Y para rematar, como ya hemos contado en varias ocasiones en Maldita.es, sean del tipo que sea (higiénicas, quirúrgicas o EPI), las mascarillas sí son útiles para minimizar el contacto con el SARS-CoV-2, al dificultar que este llegue a nuestras vías respiratorias y nos infecte. Todas ellas funcionan, al menos, como barrera física para minimizar la posibilidad de que al estornudar, toser o hablar, expulsemos gotas de saliva susceptibles de estar contaminadas; además de impedir que las emitidas por el resto lleguen a nosotros. Junto con el resto de medidas propuestas por las autoridades sanitarias, como mantener la distancia de seguridad entre personas, será más difícil que tus vías respiratorias se topen con el virus. 

En conclusión, el hombre que habla en el audio por el que nos habéis preguntado es el jefe de servicio de anestesia del hospital Puerta de Hierro, Javier García; aunque aclaran que lo que dice son «opiniones personales». La realidad es que ni la fibrosis pulmonar afecta a todos los pacientes de COVID-19, ni las mascarillas higiénicas y quirúrgicas son inútiles. Ahora bien, es cierto que la recomendación de todas las autoridades sanitarias a las personas contagiadas por COVID-19, a aquellas con síntomas similares a los de esta infección y a quienes hayan tenido contacto estrecho con ellas es que guarden cuarentena y se queden en casa para minimizar el riesgo de contagiar y de que el virus se extienda de nuevo.

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

Os estamos contando todos los bulos por los que nos estáis preguntando respecto a la COVID-19 en este recopilatorio. Además, tenemos un especial sobre este tema donde también puedes consultar consejos de prevención y preguntas y respuestas sobre el brote del nuevo coronavirus.


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *