Las plataformas de escorts están en pleno auge

Las fotos tienen un enlace que lleva al perfil de cada escort, donde hay varias fotos picantes, con poca ropa, en poses sexis y a veces a cara descubierta (en otras están pixelados los rostros


Las fotos tienen un enlace que lleva al perfil de cada escort, donde hay varias fotos picantes, con poca ropa, en poses sexis y a veces a cara descubierta (en otras están pixelados los rostros o puede que la modelo esté de espaldas a la cámara). Además, se da una descripción muy explícita de los servicios que presta cada chica y muchas cuentan con valoraciones de otros clientes.

Cuando las plataformas ofrecen sus propias instalaciones suele haber una pestaña en la página, en la que se muestran los dormitorios o rooms que están a disposición de los clientes y de la escort que ellos elijan. Desde las webs también gestionan la visita de las profesionales al domicilio o pactan las condiciones de una cita en un hotel.

Otra de las secciones que más gustan a los clientes, es la que describe los servicios que brindan las chicas que integran el staff de cada web. Se puede elegir entre sexo oral, anal y/o sado, «squirting» o eyaculación femenina, sesiones de star porno, una acompañante que emula a una novia o Girlfriend Experience, las duchas eróticas o los besos negros o blancos y mucho más.

¿Dónde contratar y qué normas seguir?

La gran ventaja de estas plataformas es que tienen una oferta de profesionales casi para cada lugar. En caso de estar de vacaciones o de viaje de negocios en un sitio que no es el mismo de residencia o se busca un cambio de rutinas en su propia ciudad, será muy fácil encontrar a la chica ideal se esté donde se esté.

Por ejemplo, si se buscan las mejores escorts de Barcelona las opciones serán muchas. Para dar con la idónea es aconsejable que el cliente sea lo más explícito posible al explicar lo que quiere, sin importar si sus fantasías sexuales le parecen irrealizables. Seguramente habrá una escort dispuesta a darle las satisfacciones que imagina y mucho más.

La regla de oro es que siempre debe primar el respeto y que los límites de las relaciones se pacten de manera clara y concreta, entre el cliente y la escort elegida. A partir de esos parámetros, para que el servicio resulte placentero de principio a fin, solo hay que ceñirse a lo acordado y dejarse llevar por la pasión.


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *