El «síndrome posvacacional» no existe: recomendaciones para que la vuelta a la rutina sea menos dura (II)

Como te explicamos aquí el «síndrome posvacacional» no existe. Puede que al volver a trabajar pases por un periodo de readaptación y sufras insomnio, malestar físico o apatía. Pero, en general, se trata de algo

Como te explicamos aquí el «síndrome posvacacional» no existe. Puede que al volver a trabajar pases por un periodo de readaptación y sufras insomnio, malestar físico o apatía. Pero, en general, se trata de algo adaptativo, temporal y que no se necesita un tratamiento específico para recuperarse. Os contamos cuánto suele durar este período y algunas recomendaciones para que la vuelta al trabajo sea más llevadera.

El periodo de readaptación es temporal y suele durar entre siete y diez días

Elisa Sánchez, coordinadora del grupo de salud laboral del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, indica a Maldita Ciencia que esta sensación debería pasarse en unos días: “Habitualmente es puntual y breve. Suele tener una duración de entre 7 y 10 días máximo”. Si la duración es mayor, los expertos consultados recomiendan asistir a un profesional para una valoración.

Por su parte, Carmen del Castillo, psicóloga de ISEP Clínic, destaca a Maldita Ciencia que esta atención es importante para descartar que se trate de un cuadro depresivo, de ansiedad o incluso en el caso de que el temor a la vuelta al trabajo o centro educativo puedan estar causados “por ser víctimas de acoso laboral (mobbing) o acoso escolar (bullying), entre otras posibles causas”.

La Fundación Gadea por la Ciencia advierte del peligro de que, con el término de “síndrome posvacacional”, se banalice la depresión real, una enfermedad que afecta a más de 300 millones de personas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Este 2020, además, hemos de sumar al regreso del periodo vacacional del verano, la incertidumbre y preocupaciones debidas a la pandemia de COVID-19, según Del Castillo. “¿Volveremos al trabajo presencial o tendremos teletrabajo? ¿Hasta cuándo? ¿Volveremos al colegio? ¿Las clases serán telemáticas o presenciales? ¿Volveremos a algún tipo de confinamiento? La incertidumbre de este septiembre es mucho mayor que otros años, aspecto que afecta también negativamente a la estabilidad emocional de cada persona y puede producirnos mayor ansiedad”, indica.

Dividir las vacaciones, adelantar el regreso y otras recomendaciones para que la vuelta sea menos dura

¿Qué consejos se pueden seguir para evitar sentirse así? Sánchez aconseja no concentrar todas las vacaciones en un mismo periodo: “Es preferible dos grupos de días de descanso. Yo recomiendo dos o tres semanas en verano y una o dos en otra época”. 

También aconseja planificar bien las vacaciones y estar activo. Por ejemplo, viajar, hacer turismo, pasear, nadar… “Es lo que más ayuda a desconectar. Si no has disfrutado de tus vacaciones, al regresar al trabajo se incrementa la sensación de insatisfacción”, añade.

Adelantar unos días el regreso vacacional también puede ayudar, según la experta, que sugiere intentar no volver al trabajo al día siguiente de regresar de vacaciones, especialmente después de un viaje largo o en el que haya un cambio de husos horarios que favorece el jet lag. Una vuelta progresiva a la rutina “puede favorecer que el cambio no sea tan dramático”.

Del mismo modo, es preferible “intentar no cambiar los horarios de sueño y comidas bruscamente durante las vacaciones (acostarse y levantarse muy tarde o no tener horas fijas de comida), especialmente en los últimos días”. Según Sánchez, volver a los horarios habituales antes de incorporarnos al trabajo nos ayudará.

Además, recuerda que “las vacaciones no son la solución a los problemas laborales”: “Si tienes dificultades en el trabajo, estas no van a desaparecer en vacaciones. Intenta buscar un equilibrio entre tu vida privada y tu vida laboral”.

También se pueden seguir algunas pautas una vez que se vuelva al trabajo. Por ejemplo, “hay personas que se incorporan en mitad de la semana (el miércoles o jueves) y eso les ayuda pensar que la primera semana es más corta”. 

Del mismo modo, según la experta, puede ayudar utilizar técnicas de relajación, tener una actitud positiva y “planificar cosas agradables para los primeros días”: “Disfrutar de tu tiempo de ocio. También nos motivará si ya tenemos programado algo agradable el fin de semana siguiente”.

Menos bulos, más rigor científico” es un proyecto de DKV Salud con contenido editorial de Maldita.es.

Primera fecha de publicación de este artículo: XX/09/2020.


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *