Cafeína y teína, azúcar en la fruta madura y sujetadores. Llega a Maldita Ciencia el 108º consultorio

¡Ya es viernes, malditas y malditos! Y para celebrarlo, os traemos una nueva entrega del consultorio científico, la herramienta definitiva para resolver desde esa dudilla que se te pasa a veces por la cabeza sobre diferentes

¡Ya es viernes, malditas y malditos! Y para celebrarlo, os traemos una nueva entrega del consultorio científico, la herramienta definitiva para resolver desde esa dudilla que se te pasa a veces por la cabeza sobre diferentes y trascendentales cuestiones científicas como la relación entre el chocolate y el sexo (sigue leyendo para más información).

¿Que todavía tienes en mente esa pregunta puntual que Google no te consigue aclarar? ¡No hay problema! Pregúntanos utilizando nuestro WhatsApp (655198538), e-mail ([email protected]) o redes sociales (tanto Twitter como Facebook). Esperamos leerte pronto. Y ahora, ¡manos a la obra!

¿La teína y la cafeína son lo mismo?

El café tiene cafeína y el té tiene teína. ¿Qué te mantendrá más despierto? Pues la respuesta es que da igual cuál tomes porque aunque tengan distintos nombres, la cafeína y la teína son la misma sustancia. De hecho en muchas prácticas universitarias se extrae cafeína directamente de las hojas del té.

¿Entonces por qué a algunas personas les sienta peor una que la otra? Lo que puede variar es la cantidad de este compuesto que tomamos en un café o en un té, aclara Daniel Ursúa, dietista-nutricionista, a Maldita Ciencia

“Las cantidades de la cafeína/teína son muy variables debido a que existen un montón de productos, entre bebidas basadas en el café e infusiones, con diversas formas de preparación. Ahí es donde podremos encontrar diferencias. Muchas bebidas de té preparadas tienen muy baja concentración del extracto en sí; por el contrario las concentraciones en el café suelen ser mayores”, explica a Maldita Ciencia Sevi González, dietista nutricionista y maldito que nos ha prestado sus superpoderes.

Además de la cantidad de cafeína/teína, también influyen en cómo te sienta un café o un té u otras sustancias presentes en unas bebidas y no en otras, como ha explicado en Twitter la farmacéutica especialista en seguridad alimentaria Gemma del Caño.

Puedes leer más sobre ambas sustancias (y otras también similares) en este artículo del biólogo y divulgador Santiago Campillo publicado en Vitónica.

¿La fruta madura tiene más azúcar y, por tanto, engorda más?

Otra frase que quizás hayas oído es que la fruta madura tiene más azúcar que la fruta más verde y comerla supone que engorde más. Pero esto no es exactamente así. 

«El azúcar de la fruta es la que es. No aumenta por generación espontánea. Lo que pasa cuando madura la fruta es que los azúcares complejos se vuelven más simples por el efecto del etileno. Podemos decir que cambian los porcentajes y hay un mayor porcentaje de azúcares simples (más dulces) y un menor número de azúcares complejos (menos dulces)«, explica a Maldita Ciencia el dietista-nutricionista Daniel Ursúa.

¿Y engorda más? Según el maldito dietista-nutricionista Sevi González, a medida que la fruta madura se van rompiendo los hidratos de carbono y van formando «estructuras más simples como son la fructosa y si madura más pues al final queda demasiada glucosa libre. Por este motivo una fruta madura tendría la capacidad de engordar más que una pieza de fruta con la madurez óptima para su consumo». 

Ursúa señala que «los azúcares más simples requieren de un menor ‘trabajo’ por parte de nuestro sistema digestivo para ser absorbidos y, en consecuencia, sacian menos y, por otro lado, aumentan la curva de insulina necesaria para asimilarlos, pero eso no convierte a la fruta madura en poco recomendable«. Puedes leer más sobre el tema en este artículo.

¿Influye el uso de sujetador en la caída del pecho?

Nos habéis preguntado si hay relación entre llevar o no sujetador y la posibilidad de sufrir ptosis mamaria, es decir, de que los pechos pierdan firmeza y se vean caídos. La respuesta es no: no hay evidencias ni estudios científicos que afirmen que llevar o no sujetador no influya en su posición. «Muchas mujeres acostumbran a llevar sujetador desde una edad muy temprana y también se les cae el pecho. ¿Por qué? Porque no es cierto que esto ocurra por no utilizar esta prenda«, confirma a Maldita Ciencia Julio Millán Mateo, miembro de la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE).

Millán señala que entre los factores principales por los que el pecho se cae con el paso del tiempo es por efecto de la gravedad. «Solo hay que fijarse en el tipo de pecho que suele caerse más, el más voluminoso. Con el pecho pequeño esto ocurre mucho menos o incluso a veces no ocurre». Además, indica que esto pasa porque, con los años, el pecho pierde consistencia.

También depende del tipo de pecho. «Los pechos con mucho tejido glandular y conectivo tardarán más en perder su dureza y posición y lo harán en menor medida. En cambio, en las mujeres con el pecho más blando, que tienen más cantidad de glándula grasa, se caerá más», incide el experto.

Millán apunta que también es más probable que suceda si se pierde mucho peso: esto hará que se quede vacía la glándula mamaria y se caiga más. En relación al embarazo y la lactancia, el experto explica que también puede influir: «La mama crece como consecuencia de la subida de la leche y cuando esta situación desaparece y hay una disminución brusca del volumen, la mayoría de las veces se produce una caída del pecho y una pérdida de consistencia».

El sujetador, según el experto, sirve tan solo para lo que su propio nombre indica, sujetar el pecho, posicionarlo momentáneamente, pero no va a conseguir que el pecho se caiga más o menos. «En caso de un pecho caído, al retirar el sujetador [que fuerza una posición determinada], se volverá a caer». En definitiva, el sujetador no tiene consecuencias ni positivas ni negativas sobre la posición del pecho y su uso dependerá de la decisión de cada una.

Lo cierto es que no hay mucha literatura científica sobre el tema. Ahora bien, el debate se animó hace unos años a raíz de un supuesto estudio que, en teoría, mostraba sorprendentes resultados: que el sujetador, en realidad, contribuía a la caída del pecho en vez de evitarla.

En abril de 2013, durante una entrevista para la radio francesa, el médico especializado en medicina deportiva Jean-Denis Rouillon, profesor de la Universidad de Franche-Comté, afirmó haber pasado 15 años estudiando la anatomía de más de 300 mujeres y que, al contrario de lo esperado, no usar sujetador hacía que el pezón subiese de promedio 7 milímetros al año. Como explicaba el medio de comunicación francés Le Monde, el supuesto estudio se centraba en un grupo de unas cincuenta mujeres de entre 18 y 35 años. 

Sin embargo, el supuesto estudio al que hicieron referencia este y otros muchos medios de comunicación en Europa (puedes comprobarlo aquí, aquí o aquí), no aparece publicado en ninguna revista científica: no existe artículo científico, nota de prensa o informe alguno sobre el mismo. Todos ellos hacen referencia exclusivamente a las declaraciones de Rouillon. Puedes leer más sobre el tema en este artículo del periodista científico Javier Jiménez.

¿Puede el tinte de pelo influir en su caída y acelerar la calvicie?

Otra de las preguntas que nos habéis hecho esta semana ha sido sobre los tintes de pelo: si estos pueden repercutir en la salud capilar, acelerando la calvicie. «Muy rápido: no«, aclara a Maldita Ciencia David Saceda, tricólogo de la Asociación Española de Dermatología y Venerología (AEDV).

Según Sara Gómez Armayones, dermatóloga en el hospital Clinic de Barcelona, los tintes no producen pérdida de cabello ni alopecia. «Son productos muy seguros que utiliza muchísima gente desde hace muchísimo tiempo», recuerda a Maldita Ciencia.

En general, podemos hablar de dos tipos de tinte: los tintes oscuros, que cubren el tallo piloso (la parte del pelo que está por encima de la superficie de la piel) por fuera; y los tintes rubios o claros, que rompen la cutícula (la capa exterior del cabello) para poder destruir el pigmento natural y así aclarar el pelo. «En cualquiera de los dos casos se actúa sobre el tallo piloso, no sobre la raíz. Por tanto no pueden aumentar ni disminuir la alopecia o la caída de cabello», explica Saceda. «Es cierto que los tintes claros, al dañar la cutícula y la superficie del pelo, pueden debilitar el tallo piloso y hacer que sea más fácil que se rompa o se fracture, pero en ningún caso aumentan la caída», añade.

Como explica Gómez Armayones, en casos concretos de alergias muy graves a alguno de los componentes del tinte, podría darse una reacción tan importante que originase una caída de pelo provisional (no definitiva). «Pero esto es algo anecdótico. En general, aunque pueden irritar la zona, picar o provocar un poco de sensibilidad a nivel respiratorio, porque algunos llevan amoníaco, un tinte no provoca alopecia», incide la experta.

Según explica la dermatóloga y maldita Inés Escandell a Maldita Ciencia, entre el tinte y la alopecia más frecuente, la androgenética, la que se conoce como calvicie común, no hay ninguna relación. El único caso en el que la experta considera que la pérdida de pelo podría aumentar en este sentido sería si hubiera un eccema en el cuero cabelludo o si empeorase una dermatitis seborreica (una inflamación cutánea inflamatoria común) en este, por ejemplo. “La inflamación del cuero cabelludo podría hacer que hubiera un poco más de caída transitoria (durante el tiempo que dura ese eccema) si, al aplicar el tinte, se agudizara la inflamación. Pero luego el pelo volvería a crecer«, explica.

¡Eh, eh! Espera…

Antes de despedirnos, hay algo que queremos (y debemos) recordarte las veces que haga falta: no somos médicos, somos periodistas. Puedes contar con nosotros para todo aquello que esté en nuestra mano, ¡por supuesto! Pero si lo que necesitas es un diagnóstico concreto y o tienes dudas médicas específicas, la mejor opción será que recurras a un profesional sanitario que estudie el caso y te recomiende la solución o tratamiento más adecuado. ¡Gracias por leeros y buen finde!

Para la redacción de este artículo, nos han prestado sus superpoderes los malditos Sevi González e Inés Escandell.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapp, préstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.

Primera fecha de publicación: 11/09/2020.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *