La desconfianza entre PP y Cs marca el primer debate de la región de Ayuso

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso , encara este lunes y martes su primer debate del estado de la región, marcado por la gestión de la crisis sanitaria del coronavirus y


La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso
, encara este lunes y martes su primer debate del estado de la región, marcado por la gestión de la crisis sanitaria del coronavirus y como antesala a la negociación de los Presupuestos para 2021. Y lo hace apenas una semana después de alimentar los rumores de convocar un posible adelanto electoral en la Comunidad fruto de la desconfianza existente entre PP y Cs, socios de coalición. A ello se suma la criticada gestión de Ayuso, quien se enfrenta en este inicio de curso a una huelga de médicos, otra de profesores e incluso una tercera de alumnos.





Tras un año en blanco por las elecciones autonómicas, como dictamina el Reglamento de la Asamblea, el debate marcará el inicio del curso político en el que el Gobierno madrileño tendrá que enfrentarse a la nueva ola del coronavirus y amenazas de huelga de médicos y profesores entre rumores de adelanto electoral o moción de censura.

La presidenta madrileña tomará la palabra el lunes, a las 12 horas, sin limite de tiempo. Y de él se espera algún anuncio, siguiendo su estrategia de los últimos meses, además de la defensa de la gestión realizada de la pandemia, ensalzando que la Comunidad siempre dio un paso por delante del Estado en la toma de decisiones.

Ayuso mostrará una autonomía preparada, a la que le urge reactivarse, porque, como siempre repite, “Madrid no puede pararse” porque sino también lo haría el conjunto del país y previsiblemente tendrá palabras para el Gobierno de Pedro Sánchez. La jefa del Ejecutivo autonómico ha censurado en diversas ocasiones el “ensañamiento” que cree que hay con la región.

Uno de los retos que tiene por delante la presidenta en su discurso es mostrar una coalición de Gobierno (PP-Ciudadanos) sólida y unida. Las tiranteces entre los miembros del Ejecutivo de una y otra formación han sido una constante desde el comienzo de legislatura y se han visto acrecentadas durante la pandemia.





Pese a que Ayuso y su vicepresidente, Ignacio Aguado, se esfuerzan públicamente por dar imagen de buena sintonía son evidentes los desencuentros en materia de comunicación, las acusaciones cruzadas y los reproches por la gestión de las consejerías de Sanidad (PP) y Políticas Sociales (Cs). De hecho, llegó a estar sobre la mesa llevar a cabo en este debate una reestructuración de Gobierno, aunque parece finalmente descartada.

Además, a esto hay que sumarle los avisos por parte del PSOE-M de su intención de plantear una moción de censura contra Ayuso, llegando a declarar hace pocos días su secretario general, José Manuel Franco, que estarían dispuestos a darle la Presidencia a un candidato no socialista.

Aguado señaló que una moción de censura no preocupaba a los madrileños aunque no negó que en un futuro pudiera llegar a producirse. Estas palabras no sentaron bien al entorno de la presidenta quienes hubieran preferido más claridad por parte de su socio de Gobierno.

Al día siguiente diversos medios de comunicación apuntaban a que la presidenta tenía intención de adelantar elecciones, haciéndolas coincidir con las catalanas. A última hora de la jornada, la dirigente autonómica aseguró que este extremo no estaba entre sus planes, “ni mucho menos en estos momentos”.





La hipotética presentación de una moción de censura del PSOE para derribar a la popular Isabel Díaz Ayuso e investir al liberal Ignacio Aguado como presidente de la Comunidad de Madrid, según sugirió el martes el delegado del Gobierno en la región y líder de los socialistas madrileños, José Manuel Franco, son meros “fuegos de artificio”, según coinciden todos en la Moncloa y en Ferraz. Pero que sirven para mantener latente la eterna amenaza socialista sobre el cargo que ocupa Ayuso –la presidenta autonómica más afín al líder del Partido Popular, Pablo Casado– desde agosto del año pasado gracias a su coalición con Ciudadanos y el respaldo de la ultraderecha de Vox.


Una moción sin visos de prosperar pero que sirve como medida de presión





En su intervención, Ayuso tendrá que tener palabras también para su socio de investidura, Vox, pues tras el debate comienza la cuenta atrás para la elaboración de los Presupuestos de 2021. El voto de los de Rocío Monasterio es imprescindible para sacarlos adelante y ya ha puesto sus condiciones: reducir gasto político, eliminar subvenciones y bajar impuestos. Se trata de unas cuentas imprescindibles para hacer frente a las consecuencias derivadas de la crisis sanitaria.

Este será un Debate del Estado de la Región atípico, los grupos parlamentarios tendrán presencia reducida de diputados y los dirigentes de los partidos políticos, alcaldes y otras autoridades no desfilarán por la Cámara regional dadas las restricciones establecidas al comienzo del estado de alarma así como tampoco se producirán los tradicionales corrillos en los pasillos. En todo momento, será necesario el uso de mascarilla y mantener la distancia de seguridad.





El acceso a prensa está limitado a un solo profesional por medio, no está permitido la entrada de las cámaras de televisión sino que la imagen será distribuida a través de Telemadrid y los fotógrafos tendrán que desarrollar prácticamente toda su actividad desde la tribuna.

Después de la intervención de la presidenta el primer día, la sesión se retomará tras un tiempo inferior a 12 horas y no superior a 24 e intervendrán los grupos parlamentarios, por treinta minutos. A ellos responderá la presidenta, si quiere individualmente, por un tiempo máximo de cuarenta y cinco minutos. La oposición podrá volver a tomar la palabra por quince minutos cada uno.

Será Ayuso quien cierre el debate, disponiendo de quince minutos si interviene en dúplicas individualizadas o de treinta minutos si toma la palabra de forma global. Posteriormente, se votarán propuestas de resolución.


El PSOE marcará el paso a una oposición que clama por una moción de censura para la que necesita los votos de Cs





Desde el Grupo Parlamentario Socialista mostrarán su preocupación por la práctica de las medidas que anuncia el Gobierno autonómico, aunque al mismo tiempo expresarán “compromiso y voluntad” para trabajar juntos para que “todo salga bien”, pero exigiendo al Gobierno “el cumplimiento estricto de las medidas que se han propuesto y también en su caso la modificación”.





Por su parte, Más Madrid examinará la responsabilidad y la aptitud de Ayuso como presidenta para gestionar esta “grave situación”. A su juicio, “hay un claro contraste entre el esfuerzo titánico que está haciendo la sociedad madrileña para salir adelante y el charco de improvisaciones, ocurrencias y promesas fallidas de la presidenta”.

A continuación, Vox defenderá las líneas generales de su programa bajar los impuestos, reducir la deuda, derogar las leyes totalitarias, frenar la inmigración ilegal y la reducción del gasto político para llegar a un acuerdo de Presupuestos.

Desde Unidas Podemos, su portavoz adjunto, Jacinto Morano, lamenta que lleguen al debate con la región “en un estado alarmante”. “Hemos vivido una pandemia con los servicios públicos más debilitados. El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado no ha estado a la altura de la situación. Madrid necesita un cambio urgente”, ha lanzado.

Por su parte, el portavoz del PP, Alfonso Serrano, ha indicado que confía en que la presidenta hará una “radiografía seria y rigurosa del difícil momento que vive la Comunidad” y hará el balance de un Gobierno que “pese a las dificultades no se ha parado y ha seguido avanzando en medidas económicas, sociales y educativas”.





Misma línea seguirá el portavoz de Cs, César Zafra, que defenderá que el Gobierno regional “está dejándose la piel en la lucha contra el Covid y en solucionar los problemas de las familias, los autónomos, las empresas y los ayuntamientos de la región”. “Nada debe distraernos del objetivo de que Madrid se reactive y que vuelva a liderar el bienestar y el crecimiento en España. Esperamos que la oposición lo entienda así también y que tenga una postura responsable”, ha defendido Zafra.


Tras la intervención de Ayuso, el debate se suspenderá hasta mañana martes






Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *