Huevina, erecciones matutinas y cobre antimicrobiano. Llega a Maldita Ciencia el 109º consultorio

Malditas y malditos. Tenemos que algo que anunciaros: ¡ya es viernes! Y para festejarlo, os traemos una nueva entrega del consultorio científico, la herramienta definitiva para resolver desde esa dudilla que se te pasa a veces

Malditas y malditos. Tenemos que algo que anunciaros: ¡ya es viernes! Y para festejarlo, os traemos una nueva entrega del consultorio científico, la herramienta definitiva para resolver desde esa dudilla que se te pasa a veces por la cabeza sobre diferentes y trascendentales cuestiones científicas como por qué los hombres se levantan algunas mañanas con una erección y qué las causa (sigue leyendo para más información).

¿Que todavía tienes en mente esa pregunta puntual que Google no te consigue aclarar? ¡No hay problema! Pregúntanos utilizando nuestro WhatsApp (644 229 319), e-mail ([email protected]) o redes sociales (tanto Twitter como Facebook). Esperamos leerte pronto. Y ahora, ¡manos a la obra!

¿El cobre es recomendable para tratar infecciones? ¿Se puede ingerir como antibiótico?

Nos habéis preguntado en La Buloteca si el cobre es recomendable para tratar infecciones a partir de la experiencia de una persona que dice tomar cobre como antibiótico.

Es cierto que el cobre tiene un efecto antimicrobiano, pero este se utiliza principalmente “para superficies y en agricultura para infecciones en plantas. En humanos se ha utilizado como antiséptico en soluciones antimicrobianas de uso en la piel (uso tópico) para dermatitis, o en productos de higiene bucal, aunque no es demasiado frecuente pues hay otras alternativas más eficaces”, explica a Maldita Ciencia María Molina, catedrática de Microbiología de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid.

El cobre, como otros metales, tiene propiedades antimicrobianas porque “en pequeñas cantidades y disuelto, es capaz de inhibir muchas enzimas de microorganismos. Por eso, el cobre se utiliza en el tratamiento de aguas de piscina, pues ayuda a que no crezcan algas ni otros microorganismos y da una apariencia azulada al agua de piscina que la hace agradable. Puede tener sentido su uso en pomadas o soluciones de aplicación local y tópica (es decir, superficial) para tratar una infección superficial de piel con hongos”, añade Jesús Pla, catedrático de Microbiología de la Universidad Complutense de Madrid.

Pero el cobre nunca se debe ingerir ni usar como antibiótico porque es tóxico a largo plazo ya que es “un metal pesado que se acumula en el organismo”, explica Víctor Jiménez Cid, catedrático de Microbiología en la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid y miembro de la Sociedad Española de Microbiología.

“Y cuidado con el uso del término ‘antibiótico’, que en biomedicina se refiere siempre a una molécula orgánica (el cobre es inorgánico) de origen natural”, advierte Jiménez Cid. “El cobre es tóxico también para las enzimas de nuestras células, y por ello es tóxico para nuestro cuerpo. Hay varias enfermedades que se relacionan con un consumo elevado”, concluye Jesús Pla.

¿Son las cocinas de inducción perjudiciales para la salud?

Nos habéis preguntado si utilizar placas de inducción para cocinar podría ser perjudicial para la salud de los humanos que consumen esa comida y, en especial, de los bebés. Las cocinas de inducción utilizan campos electromagnéticos de alta intensidad y de frecuencias en el rango 20-60 kHz, muy por debajo de los 2,4 GHz típicos de los hornos microondas, tal y como explica la Sociedad Española de Protección Radiológica (SEPR).

El Grupo de Trabajo en Radiaciones No Ionizantes de la SEPR indica a Maldita Ciencia que no hay evidencias de que un uso correcto de las cocinas de inducción pueda provocar algún daño a corto o medio plazo. Sí que hay, como explicaremos más adelante, algunas precauciones recomendables para las personas que llevan marcapasos y otros implantes vitales.

En la misma línea que la SEPR, y en lo que se refiere a los bebés, la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) afirma a Maldita Ciencia no haber encontrado ninguna referencia a ello ni en su revista Pediatría Integral, “en más de 10 años analizando patologías de atención primaria”, ni en su web, en la que analizan la actualidad científica de las principales revistas pediátricas internacionales.

Según Lorenzo Armenteros del Olmo, portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), es altamente improbable que niveles de exposición tan bajos den lugar a algún efecto sobre la salud, indica a Maldita Ciencia.

“Es cierto que el usuario puede verse expuesto frecuentemente a campos que son relativamente elevados, ya que el manejo de las cocinas impone una proximidad al electrodoméstico durante intervalos de tiempo más o menos prolongados y repetidos. Pero estos niveles decaen notablemente con la distancia que separa al usuario de los elementos radiantes”, sostiene la SEPR.

Por lo tanto, un adulto sano que haga un uso normal (2 o 3 veces al día) de estos aparatos y a una distancia normal (50 centímetros o más de las bobinas) durante periodos cortos “se verá expuesto a campos relativamente intensos, pero no nocivos”. En cuanto a los niños, la SEPR considera que sería suficiente con que se mantengan alejados de la cocina, no por la radiación sino, “como dicta el sentido común, para evitar cualquier riesgo como salpicaduras o quemaduras”.

En internet también es posible encontrar publicaciones que indican que las cocinas de inducción pueden provocar disfunciones en marcapasos y otros implantes activos vitales.

Pero, ¿suponen realmente las placas de inducción algún peligro para las personas que llevan marcapasos? Rafael del Pino Casado, de la Asociación de Enfermería Comunitaria, indica a Maldita Ciencia que sí existe algún estudio que indica que estas placas podrían producir un mal funcionamiento de los marcapasos. Pero subraya que hacen falta más investigaciones para afirmarlo con certeza.

El Grupo de Trabajo en Radiaciones No Ionizantes de la SEPR subraya que en los últimos años los fabricantes han reducido notablemente la vulnerabilidad de los implantes como marcapasos. 

No obstante, recomienda que el usuario consulte con su médico las potenciales susceptibilidades de su modelo de implante y pregunte al fabricante o comercial las características de su modelo de cocina de inducción. Además, para estas personas también considera aconsejable seguir escrupulosamente las instrucciones de seguridad del manual del electrodoméstico y mantenerse a la mayor distancia posible de los elementos radiantes mientras cocina.

¿Qué es la huevina y cuándo debe utilizarse?

Si hay un debate verdaderamente polémico, serio y trascendental en la cultura gastronómica española ese es el que gira alrededor de la tortilla de patata. Podemos salir escaldados solo con discutir si está mejor con o sin cebolla pero, por el bien del resto de comensales, respira y cuenta hasta 10 antes de defender tu opinión sobre la siguiente pregunta: ¿cuajada o sin cuajar? Durante los últimos días y a raíz de un tuit con la foto de una tortilla bien cuajada por fuera, pero prácticamente cruda por dentro, que ha desatado la indignación sobre los posibles peligros alimentarios que esto puede causar, nos habéis preguntado por la huevina.

«‘Huevina'» es un término coloquial, que no se corresponde con ninguna definición legal o técnica. Esta palabra suele usarse mucho en hostelería, como denominación general para el huevo líquido pasteurizado, la alternativa al huevo fresco (en cáscara) en algunas preparaciones», explica a Maldita Ciencia Mar Fernández, directora del Instituto de Estudios del Huevo y maldita que nos ha prestado sus superpoderes.

Efectivamente, la huevina es el nombre bajo el que conocemos a pie de calle diversos ovoproductos o al propio huevo pasteurizado, es decir, que ha pasado por un proceso térmico para eliminar posibles gérmenes y bacterias (como la de la Salmonella), sin afectar prácticamente a sus componentes nutricionales. Esta se utiliza para hacer productos que llevarían huevo entre sus ingredientes sin necesidad de usar este como tal.

El motivo es evitar posibles casos de intoxicación alimentaria por un huevo en mal estado. Según el Real Decreto 1254/1991, la huevina debe emplearse en todos los productos que lleven huevo y que no se calienten, al menos, hasta los 75 grados y durante un minuto, para asegurar la eliminación de microorganismos patógenos.

Este producto tiene mala fama porque, cuando se obligó a su utilización, la tecnología y el producto resultante tenía grandes diferencias organolépticas (de sabor, olor, textura…) respecto al huevo fresco y los propios hosteleros no lo querían, según explica a Maldita Ciencia Lorenzo Mingallón, tecnólogo de los alimentos y maldito que nos ha prestado sus superpoderes. «Pero actualmente el producto final es muy similar al huevo natural«, añade.

El uso de la huevina no es obligatorio si se asegura una temperatura de 75°C durante el proceso de cocinado pero, como no todos los alimentos pasan por este tratamiento, si lo suele ser para salsas o platos como la mayonesa, la ensaladilla rusa, o la tortilla. Pero no hay que asustarse si vemos huevo fresco en un bar o restaurante: puede ser una de las excepciones y haberse cocinado a la temperatura indicada. «¡Otra cosa es que esté expuesto en un lugar que no debe estar! El huevo debe mantenerse refrigerado para que la fecha de caducidad marcada se cumpla y no al lado de los fogones o la freidora», aclara Mingallón.

¿A qué se deben las erecciones matutinas?

¿Que no hay que cortarse un pelo al preguntar a Maldita Ciencia? Evidentemente. La última de las cuestiones que nos habéis planteado esta semana tiene que ver con el pene y es a qué se deben las erecciones matutinas y si estas están de alguna forma relacionadas con una buena salud sexual.

Conocidas en inglés como «morning woods» (algo así como madera o bosque mañanero, una descripción cuanto menos gráfica) o tumescencia peneana nocturna (NPT), las erecciones durante el sueño o al despertar son comunes en prácticamente todos los hombres. Además, si todo va bien, suele ocurrir de 3 a 5 veces desde que se concilia el sueño. Aunque suelen tomarse como una señal de estimulación sexual, en realidad se trata de una respuesta física a varios estímulos, no necesariamente sexuales. Aunque no hay evidencias concretas sobre el origen de este fenómeno, las teorías médicas señalan diversas posibilidades.

En primer lugar, el nivel de testosterona es mayor al despertar y durante las fases REM del sueño, cuando dormimos profundamente. Esto puede ser motivo suficiente para que se inicie una erección, incluso sin haber estimulación física. Dado que, a medida que se cumplen años, los niveles de testosterona decrecen, también lo hace la frecuencia de estas erecciones.

Un artículo de 2005 publicado en el Journal of Sexual Medicine sugiere que las erecciones matutinas tienen un propósito evolutivo: “Se ha especulado que su función principal es la ingurgitación adecuada de los cuerpos cavernosos (cuando el pene se «llena» de sangre) y así a una mayor oxigenación de los tejidos«. Esto podría prevenir la fibrosis cavernosa, que según los autores, es la causa más común de disfunción eréctil orgánica (de origen físico)». Ahora bien, la base neurofisiológica todavía se discute.

Las erecciones nocturnas, eso sí, están relacionadas con la salud sexual. De hecho, la prueba de erección nocturna se utiliza para el diagnóstico de disfunción eréctil: el médico coloca un dispositivo alrededor del pene para medir la cantidad de erecciones durante la noche. «Si la prueba registra que un hombre puede tener erecciones, es más probable que la disfunción eréctil esté causada por algo mental o emocional (no físico)», explica la web de información sobre salud Webmd.

¡Ojo! Que no hemos terminado…

Antes de despedirnos, hay algo que queremos (y debemos) recordarte las veces que haga falta: no somos médicos, somos periodistas. Puedes contar con nosotros para todo aquello que esté en nuestra mano, ¡por supuesto! Pero si lo que necesitas es un diagnóstico concreto y o tienes dudas médicas específicas, la mejor opción será que recurras a un profesional sanitario que estudie el caso y te recomiende la solución o tratamiento más adecuado. ¡Gracias por leernos y buen fin de semana!

Para la redacción de este artículo, nos han prestado sus superpoderes los malditos Mar Fernández y Lorenzo Mingallón.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapp, préstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.

Primera fecha de publicación: 18/09/2020.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *