Cómo cuidar la barba en la llamada »nueva normalidad»


No parece que la pandemia de COVID-19 vaya a acabar con las barbas; pero lo que está claro es que muchos hombres se plantean ahora mismo qué hacer con ella ante la difícil decisión de tener que elegir entre la estética y la imagen, y la salud y las medidas de prevención. ¿Es este tu caso? Entonces lee nuestros consejos para que tu barba sobreviva a esta «nueva normalidad».

¿Sacrifico mi barba por la mascarilla?

Uno de los principales problemas que se han encontrado quienes tienen barba a la hora de afrontar las medidas de precaución impuestas por el coronavirus ha sido el uso de la mascarilla; nos han dicho por activa y por pasiva que este elemento de protección debe ajustarse perfectamente a la cara, pero… ¿Qué pasa con los que tenemos una de esas barbas super pobladas o de pelo rebelde, tipo hipster? ¿Quién es el guapo que se ajusta una mascarilla con eso?

Y es que aunque todos entendemos la necesidad de usar mascarilla, parece que las autoridades se han olvidado de los que tenemos barba a la hora de explicar cómo utilizarla o cómo colocársela… Tal es así que ante el desconocimiento sobre cómo ajustarla correctamente, son muchos los que están optando por recortarse la barba, o incluso por afeitársela por completo… al menos mientras tengamos al «bicho» circulando por ahí.

Aunque recortarse el pelo de la barba mientras tengamos que convivir con el virus puede ser una opción en los casos más difíciles, que no cunda el pánico: si sólo de pensar en deshacerte de esa bonita barba que te ha costado meses y meses de esfuerzo conseguir se te saltan las lágrimas, hay alternativas.

La más evidente pasa por encontrar una mascarilla que se adapte a tu barba. Aunque son las más baratas, las típicas mascarillas «de quirófano» que son de usar y tirar difícilmente podrán contener -ni siquiera abarcar- tu barba; pero existen otros modelos en el mercado, a menudo reutilizables y que usan filtros. Cuanto más grande la mascarilla y más ajustable a la cara -hay algunas que se cierran por la nuca, apretando más la cara- mucho mejor.

¿Acabará el coronavirus con las barbas?

Muchos se apuntaron la moda de los hombres con barbas pobladas cuando empezaron a ver a hombres barbudos en los anuncios de televisión, o después de ver alguna que otra película de superhéroes. No está todavía claro si uno de los cambios a nivel social que traerá el virus será la vuelta a estilos más pulcros y recortados de barba… pero los expertos en el tema y los estilistas apuntan a que sí.

No es que de repente todos vayamos a afeitarnos, pero hay que reconocer que en medio de una pandemia en la que se extreman las medidas de higiene, andar con una barba tipo leñador o hipster -que busca dar un aspecto rudo o desaliñado- puede ser una moda de lo más inoportuna, además de bastante incómoda por la dificultad de cuidarla y mantenerla limpia.

Puede que por eso muchos se estén planteando seriamente la idea de recortarse su barba hasta que pase todo esto; no obstante al margen de que sea o no un buen momento para tener una barba muy poblada, lo cierto es que ya desde antes del brote había una tendencia clara hacia un estilo de barba más pulcro y cuidado… Así que siempre podemos decir que nos hemos recortado la barba por estar a la última.

¿Qué medidas de higiene necesito?

Está claro que en esta «nueva normalidad» no sólo tenemos que cuidar la higiene de nuestras manos, sino también de nuestra cara, y eso incluye por supuesto a nuestra barba. Lo recomendable es lavar la barba con un jabón específico para mantenerla limpia y bien desinfectada, y complementar el lavado con el uso de un buen acondicionador que nos suavice el pelo de la barba, para que se enrede menos y sea más fácil ajustarla a la mascarilla.

También es recomendable usar un exfoliante para evitar la aparición de pelos enquistados, causados por la irritación de la piel bajo la barba debido al uso continuado de mascarilla. Lo que está totalmente desaconsejado para limpiarse la barba es el empleo de geles hidroalcohólicos como los que usamos para desinfectar las manos, ya que no están pensados para esa función y pueden producir irritación de piel, sequedad y tirantez.

Cuidado con los «experimentos» en casa

El confinamiento en casa al que nos obligó el coronavirus hizo que muchos se encontrasen ante la tesitura de tener que elegir entre acudir a su barbero habitual, o optar por el do it yourself en casa tirando de maquinilla para recortarse la barba. Este método tan socorrido sin embargo no es muy aconsejable cuando nuestro estilo de barba es especialmente complejo y el pelo tiende a enredarse.

De hecho en muchos casos acabó en auténtico desastre, y muchos barberos cuentan ahora cómo tras el desconfinamiento les llegaban clientes pidiéndoles que arreglasen el estropicio que habían organizado al intentar cortarse ellos mismos la barba. «En algunos casos tenía arreglo, pero en otros les respondía ‘Busca dónde hacerte un implante de barba, que ahora están muy bien de precio‘. Hemos visto de todo«, nos cuenta uno de estos profesionales.

Está claro que durante la pandemia mucha gente aprendió a hacer en casa cosas que hasta hace poco no hubiese imaginado: desde hacerse su propio pan, hasta teñirse el pelo o cortárselo… Y está bien, pero todo tiene su riesgo, y en este caso corremos el peligro de acabar armando una buena sólo porque hemos comprado una máquina que creemos saber manejar, o porque tras ver un tutorial en Internet nos creemos el nuevo Llongueras.

Por eso, ante la duda, muchas veces es mejor esperar un poco y ponernos en manos de profesionales, antes que hacer cualquier «experimento» fallido pensando que somos los reyes del estilismo porque hemos visto en YouTube o Instagram el típico video sobre cómo cuidar la barba en la «nueva normalidad»… No vaya a ser que cuando salgamos a la calle la gente nos acabe preguntando: «¿Pero qué te has hecho en la barba?».


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *