‘The Washington Post’ recuerda ahora lo que Pedro Sánchez hizo el 20 de junio

El prestigioso periódico estadounidense The Washinton Post ha dedicado un amplio reportaje a analizar la situación de Israel, España y Francia, los países que ahora tienen una tasa de infección por coronavirus más alta que Estados Unidos.

El diario subraya que a principios de junio, después de meses de bloqueo, cada uno de estos países había logrado reducir los casos a aproximadamente uno por cada 100.000 personas mientras que en aquella época los casos en Estados Unidos habían aumentado y se situaban en 6,4 por cada 100.000 habitantes.

Sobre España, The Washington Post recuerda las palabras que pronunció el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el 20 de junio, poco antes de que terminase el estado de alarma y las compara con la situación que vive ahora el país.

“Fuimos golpeados con fuerza, con extrema dureza, pero resistimos. Doblegamos la curva. Contuvimos la propagación del virus. Y lo hicimos unidos. Estamos vigilantes, pero estamos también estamos orgullosos de lo que hemos conseguido juntos”, recuerda el periódico que dijo Sánchez.

“El mismo día que Sánchez disfrutaba del éxito de España, el presidente de los Estados Unidos estaba enviando un mensaje muy diferente. Los casos de coronavirus en Estados Unidos eran 11 veces mayores que los de España, ajustados por población, y el presidente Trump estaba realizando un mitin de campaña bajo techo en Tulsa, a pesar de las objeciones de los funcionarios de salud pública. Llamó a las pruebas ‘un arma de doble filo’ porque realizarlas conduce a encontrar más casos”, dice el artículo.

The Washington Post señala que “algunos expertos españoles dicen que la rigidez de del confinamiento puede haber provocado una prisa por reabrir”.

“El encierro en España fue fantástico. Probablemente fue el país que mejor lo hizo”, explica en ese periódico Rafael Cantón, jefe de microbiología del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid. “Pero probablemente debido a estos meses de cierre muy estricto, cuando abrimos, fue muy rápido, desafortunadamente. Había antecedentes de virus en la población”, añade.

En el reportaje se explica que ese hospital se estrelló al comienzo de la pandemia y que, a finales de marzo, 1.000 pacientes con coronavirus se habían aglomerado en sus salas, 100 por encima de su capacidad normal.

Cuatro meses después, explica Cantón, el hospital parecía un mundo diferente, casi normal. “En algunos momentos de julio, no tuvimos ningún paciente aquí debido al coronavirus”, dijo.

“Pero cuando vio al primer puñado de nuevos pacientes con coronavirus volver a entrar a principios de agosto, dijo, tuvo una sensación de hundimiento”, señala el periódico, que subraya: “La mayoría de los casos nuevos en España son leves y se concentran entre las personas más jóvenes y resistentes, dicen los expertos, aunque las cifras de hospitalizaciones se están disparando, al igual que las muertes”.

The Washington Post explica que la mayoría de los expertos creen que el aumento de casos es un cóctel de razones: la temporada de vacaciones propagó el virus por todo el país, las familias se reunieron, a veces sin respetar los límites de tamaño en las reuniones, y los adolescentes también ignoraron las reglas sobre reuniones públicas. 

Además, continúa el artículo, la articulación de políticas para la pandemia se delegó en gran medida a los gobiernos regionales, lo que dio lugar a reglas y estrategias muy divergentes. Y las pruebas y el seguimiento no pudieron seguir el ritmo del aumento de casos.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *