¿Los infartos ocurren más a menudo en la ducha o en el baño? No, y no tienes que mojarte los pies primero para evitarlos

Nos habéis preguntado por un mensaje que circula por las redes sociales donde se afirma que los infartos “ocurren más a menudo en el baño” y que, a la hora de ducharnos, no hay que

Nos habéis preguntado por un mensaje que circula por las redes sociales donde se afirma que los infartos “ocurren más a menudo en el baño” y que, a la hora de ducharnos, no hay que empezar por la cabeza, sino por los pies. Vayamos por partes. El mensaje cita a un profesor de medicina de la UiTM en Malasia como responsable de estos consejos. Hemos buscado las supuestas declaraciones del hipotético profesor, del que no se sabe el nombre, y no hemos encontrado nada al respecto, luego no se puede verificar ni que exista ni que sea una fuente autorizada.

En cuanto al contenido del mensaje, tampoco hemos encontrado evidencias científicas de que aumente el riesgo de infarto si empezamos a ducharnos por la cabeza o por cualquier otra parte del cuerpo. Existen una serie de recomendaciones estándar que se sabe que reducen el riesgo de padecer un accidente de este tipo, como limitar el sobrepeso, controlar el estrés, mantenerse activo o no fumar ni beber alcohol. Puedes encontrar la lista completa en la web de la Asociación Americana del Corazón, en este documento de la Organización Mundial de la Salud o en Medline Plus, la web de salud de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos. En ninguna de estas recomendaciones aparece que empezar a ducharse por los pies disminuya el riesgo de infarto.

VÍA GIPHY.

Si buscamos estudios científicos relacionados, una investigación llevada a cabo por científicos japoneses analizó las características clínicas de los accidentes cerebrovasculares que ocurrían en el baño. De los 1939 pacientes que habían sufrido estos episodios, a 78 les sucedieron mientras estaban en el baño y solo a una minoría, cuando estaban dentro de la bañera, como destacan los autores.

Los investigadores destacan que, pese a que puede existir un “pequeño riesgo” de accidente cerebrovascular hemorrágico mientras se bañan personas vulnerables, el estudio no puede establecer una relación causa-efecto entre tomar un baño y sufrir un accidente cerebrovascular. Te recordamos que en Maldita Ciencia hemos explicado varias veces por qué no se pueden establecer estas relaciones en investigaciones que solo observan hechos. En cuanto a si los infartos ocurren más a menudo en el baño, los autores japoneses resaltan que pueden suceder durante cualquier actividad humana.

En el mensaje por el que nos habéis preguntado también aparece que beber “una taza de agua antes de dormir, ayuda a evitar el derrame cerebral o ataque al corazón”. Como os explicamos hace unos días, no hay evidencias de que beber una cantidad concreta o a una hora concreta sea mejor que beber la cantidad que nos pida el cuerpo

Por tanto, si quieres saber qué hacer para prevenir infartos, haz caso a fuentes reconocidas internacionales (las que te hemos comentado antes) o nacionales, como la Fundación Española del Corazón, que recomienda no fumar, hacer una dieta sana y practicar ejercicio.

Primera fecha de publicación: 14 de noviembre de 2019.


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *