El fraude en las elecciones de EE.UU. a través del voto por correo: una teoría de la conspiración sin pruebas impulsada por Donald Trump

Durante meses, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado sin pruebas que el voto por correo dará lugar a un fraude electoral en las elecciones presidenciales del próximo 3 de noviembre. Se trata de una teoría de la conspiración que ha dado lugar a numerosas desinformaciones y que ha sido difundida tanto por el candidato republicano como por otros altos cargos del partido y de la Casa Blanca en mítines, entrevistas y redes sociales. Sin embargo, los datos demuestran que apenas se han dado casos de fraude en los últimos comicios y las autoridades electorales descartan que vaya a producirse uno masivo en los de 2020.

Debido a la pandemia de la COVID-19, varios estados como Nueva York o California han fomentado el voto por correo con tal de reducir el riesgo de contagio. Ante el esperado aumento de la demanda, el Servicio Postal de los Estados Unidos (USPS, por sus siglas en inglés) alertó del riesgo de que no tuviera capacidad para entregar todos los votos a tiempo en 46 estados (después aclaró en un comunicado que sí la tenía), por lo que representantes del Partido Demócrata impulsaron un aumento en la financiación del servicio postal.

Trump, en cambio, ha mostrado su oposición a esa financiación adicional para el USPS e incluso ha propuesto retrasar las elecciones ante el supuesto riesgo de fraude en el voto por correo. En una rueda de prensa ofrecida el pasado 13 de agosto, el presidente estadounidense dijo que se estaban enviando papeletas «a todas partes, donde la gente las coge a puñados, las firma y hace lo que quiere con ellas».

https://www.youtube.com/watch?v=kR4Kh_l7ib8?start=3355&feature=oembed

Es tan sólo una de las veces en las que Trump ha cuestionado la integridad del voto por correo, como cuando dijo en Twitter que las elecciones de 2020 iban a ser «las más inexactas y fraudulentas de la historia», o cuando sugirió en la cadena Fox que China podría imprimir millones de papeletas para interferir en la votación del próximo 3 de noviembre. Todo ello sin aportar ninguna prueba.

Twitter y Facebook han incluido etiquetas en publicaciones de Trump que alertaban de un supuesto fraude electoral por correo

También en Twitter, el presidente de los Estados Unidos publicó que «los buzones van a ser robados, las papeletas serán falsificadas e incluso impresas ilegalmente y firmadas de forma fraudulenta». Ante esa afirmación sin pruebas, Twitter incluyó un botón en el tuit en el que enlazaban a «los hechos sobre las papeletas por correo».

La plataforma también publicó un tuit explicando que habían etiquetado la publicación ya que podría «confundir a los votantes en cuanto a lo que deben hacer para recibir una papeleta y participar en el proceso electoral».

Donald Trump incluso propuso a sus votantes en una visita a Carolina del Norte que votaran tanto por correo como en persona para asegurarse de que su voto contaba, lo cual es ilegal y supone un delito en dicho estado, tal y como aclaró la Junta Estatal Electoral de Carolina del Norte en un comunicado.

Trump repitió la afirmación en una publicación de Facebook, pero la plataforma añadió un aviso en la parte inferior en la que aclaraba que «el voto por correo tiene un largo historial de fiabilidad en los EE.UU. y se prevé que también sea fiable este año».


En todo caso, las afirmaciones de Trump sobre la supuesta poca seguridad del voto por correo coinciden con las aparecidas en varias campañas de desinformación que, según el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, estaría impulsando Rusia. En un boletín de dicho departamento, se indica que han evaluado que «es probable que Rusia continúe amplificando las críticas del voto por correo» con tal de «socavar la confianza pública en el proceso electoral».

Además, el FBI ha aclarado que no tiene constancia de que se haya producido algún intento coordinado de fraude electoral durante las elecciones, tal y como informaron medios como NPR o ABC.

El fiscal general de los Estados Unidos también aseguró sin pruebas que el voto por correo da lugar a un fraude «sustancial»

Como decimos, Trump no es el único alto cargo en alertar sin pruebas de un supuesto fraude electoral a través del voto por correo. Por ejemplo, el fiscal general del país, William P. Barr, (nominado por Trump en diciembre de 2018), dijo en una entrevista concedida a la CNN el 2 de septiembre que en las «elecciones que se han llevado a cabo por correo se ha encontrado un fraude sustancial y coerción».

Todas esas declaraciones coinciden con la difusión en redes sociales de numerosas desinformaciones que aluden a un supuesto fraude en el voto por correo. Entre esos bulos, recopilados en este artículo por el medio de verificación Snopes, se encuentra el de que han sido enviados cientos de miles de papeletas a personas muertas y mascotas en los estados de Virginia y Nevada, una desinformación desmentida por los verificadores de Politifact y la agencia Associated Press.

La conspiración del voto por correo no tiene «ninguna base», según la Comisión de Elecciones Federales

A través de un hilo de Twitter, la comisionada de la Comisión de Elecciones Federales de los Estados Unidos, Ellen Weintraub, aseguró que, «simplemente no hay ninguna base en la teoría de la conspiración que dice que el voto por correo causa fraude».

En su hilo, Weintraub cita varios artículos de medios como NBC, The Washington Post o CNN en los que se hace referencia a distintos estudios que no han encontrado evidencia de fraude masivo en anteriores citas electorales. Por ejemplo, The Washington Post realizó una investigación junto al Electronic Registration Information Center (ERIC) en la que descubrieron que, de 14,6 millones de votos analizados por oficiales en las elecciones de 2016 y 2018, sólo 372 eran votos duplicados o habían sido emitidos en nombre de alguien ya fallecido. Esto supone un 0,0025% de todos los votos analizados.

Las cifras del fraude electoral en Estados Unidos

Los porcentajes de fraude también son mínimos en el estado de Oregon, donde se vota íntegramente por correo desde el año 2000. Según el instituto de derecho y políticas Brennan Center for Justice, en los 20 años en los que ha estado vigente dicho sistema en Oregon se han emitido 100 millones de votos por correo y «sólo se han documentado una docena de casos de fraude», lo cual, según ellos, equivale al 0,00001% de los votos.

Por su parte, Justin Levitt, miembro del Brennan Center for Justice y profesor de la Escuela de Derecho de Loyola, analizó mil millones de votos emitidos en todo el país desde 2000 hasta 2014 y encontró 31 posibles casos de fraude. Levitt publicó esos hallazgos en el libro The Truth About Fraud.

En el caso de Washington, la secretaria de Estado, Kim Wyman (republicana), aseguró en una entrevista en NPR que han visto «una incidencia muy baja de cualquier tipo de fraude electoral». Por ejemplo, Wyman explicó que en las elecciones de 2018 se encontraron 142 casos de fraude de un total de 3,2 millones de votos emitidos. The Washington Post recopiló en un artículo otros estudios que acreditan el escaso número de fraudes llevados a cabo en elecciones en Estados Unidos.

Incluso tras su victoria en las elecciones presidenciales de 2016, Trump aseguró que había perdido el voto popular en favor de Hillary Clinton por un fraude electoral masivo del que tampoco aportó ninguna prueba. De hecho, a su llegada a la Casa Blanca creó una comisión para investigar la integridad de las elecciones en el país que terminó disolviéndose al no encontrar evidencias de fraude.

En definitiva, no hay ninguna prueba de que se vaya a producir un fraude masivo en el voto por correo en las elecciones del próximo 3 de noviembre. Se trata de una teoría de la conspiración que no aporta pruebas y que ha sido rebatida por autoridades electorales y por el FBI.


Fecha de primera publicación de este artículo: 03/10/2020.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *