Los pavos reales de la Fuente del Berro, unos vecinos muy particulares


Los vecinos de la Quinta de la Fuente del Berro se han encontrado con unos nuevos vecinos muy amigables. Los pavos reales que de normal viven en el parque de la Fuente del Berro salen a diario a las calles de la zona para, entre otras cosas, alimentarse de lo que le dan los viandantes que se encuentran con esta escena. Es habitual verlos por el entorno y, por ello, se envuelven en el ambiente de la zona mientras los niños corren o juegan con sus bicicletas. Eso sí, tienen compostura: La gente se fotografía con ellos y no parece que tengan prisa por quitarse del objetivo.

Pero últimamente algo ha cambiado. La familia de pavos reales va en aumento y, en estos últimos días, se ha podido ver a un pavo real adulto con sus dos polluelos cruzando, como marca la normativa, por los pasos de peatones de la zona. A pesar de ser unos animales muy bien educados, que los pavos reales se paseen por las calles ha provocado el temor de algunos vecinos que ven que, aunque quien pasa a menudo conoce la situación, algún día un coche pueda atropellar a alguno de estos animales.

Se pasean por las calles de la zona, toman el sol y parece que han cogido la costumbre de ir a la puerta de una casa donde se les da comida. Todo ello, a escasos metros del pirulí y de la calle O’Donnell de la capital.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *