Qué dice la evidencia científica sobre el cierre de parques y jardines para evitar contagios

Ha vuelto a pasar: muchos parques han cerrado y muchos otros lo harán si se aprueba el borrador de la propuesta que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, presentará a los consejeros de Sanidad de las diferentes comunidades autónomas en la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) el miércoles 30 de septiembre.

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

Espacios al aire libre, donde el riesgo de contagio por SARS-CoV-2, según las evidencias científicas, es menor y que ahora no podrán ser transitados por niños o por adultos para procurar «evitar la interacción en grupos mayores de 6 personas y evitar aglomeraciones», según el documento. Pero, ¿es prioritario cerrar estas zonas, si nos ceñimos a las evidencias científicas? Os contamos lo que se sabe al respecto.

El riesgo de contagio es menor en espacios abiertos en los que se mantiene la distancia de seguridad entre personas

Las evidencias científicas de las que disponemos hoy por hoy apuntan a que el contagio por coronavirus es menos probable y habitual en espacios abiertos. Por ejemplo, en base a los resultados de un preprint publicado en abril de 2020 en medRxiv (y que aún debe someterse a una revisión por pares), las probabilidades de que un caso primario transmita la COVID-19 en un ambiente cerrado es 18,7 veces mayor en comparación con los espacios al aire libre.

Otra investigación similar, también publicada en abril de 2020 en medRxiv y todavía por revisar, analizó los nuevos brotes de COVID-19 en 320 municipios de China entre el 4 de enero y el 11 de febrero de 2020 y señaló que «todos los brotes de tres o más casos ocurrieron en un ambiente interior, lo que confirma que compartir este tipo de espacio es un riesgo importante de infección por SARS-CoV-2«.

Juan Bosco Trigueros, experto en epidemiología de la Universidad de Granada y la Escuela Andaluza de Salud Pública y maldito que nos ha prestado sus superpoderes, explicaba en Maldita Ciencia que hay dos variables que influyen en el riesgo de contagio: que el lugar sea abierto o cerrado y el número de personas así como la distancia entre ellas en ambos lugares.

«Si en un parque público hay una gran concentración de personas sin conservar distancia social, hay peligro de contagio y a igualdad de número y distancia en un local cerrado el riesgo aumentaría», apuntaba el experto. «Además, en líneas generales y a igualdad de personas y distancia son más seguros los lugares abiertos que cerrados«.

Por su parte, Julián Domínguez, jefe del servicio de Medicina Preventiva del Hospital Universitario de Ceuta y miembro de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene, afirmaba a Maldita.es que «no es congruente que se cierren parques y jardines con respecto a los espacios cerrados». «No se ha tenido en cuenta que se pueden reducir los aforos permitidos en estos espacios, mientras que en los cerrados sí que se han acotado», incidía el experto.

María Urtasun, enfermera especializada en epidemiología, vocal de la Asociación Madrileña de Salud Pública (AMASAP) y maldita que nos ha prestado sus superpoderes, también coincidía con las opiniones anteriores. «Los espacios abiertos son más seguros que los espacios cerrados. Desde ese punto de vista, los parques serían claramente más seguros que las casas de apuestas, o cualquier otro lugar de ocio cerrado como puedan ser interiores de restaurantes/bares, gimnasios, o incluso de los centros de trabajo», opinaba Urtasun.

Ahora bien, la experta también remarcaba la importancia de la actitud individual: «Los comportamientos que tengamos pueden hacer que los espacios sean menos seguros, tanto los unos como los otros y por eso es importante regular cómo los usamos». Recuerda que, durante cualquier actividad, el uso de mascarilla, una menor ocupación, una buena ventilación y un tono de voz adecuado disminuyen el riesgo de contagio de COVID-19.

En este artículo han colaborado con sus superpoderes los malditos Juan Bosco Trigueros y María Urtasun.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapp, préstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.

Primera fecha de publicación de este artículo: 30/09/2020.

Os estamos contando todos los bulos por los que nos estáis preguntando respecto a la COVID-19 en este recopilatorio. Además, tenemos un especial sobre este tema donde también puedes consultar consejos de prevención y preguntas y respuestas sobre el brote del nuevo coronavirus.

Fact-checkers de 30 países nos hemos unido para luchar contra la ola de desinformación que ha traído consigo el nuevo coronavirus iniciado en China, puedes leer más sobre los desmentidos en este artículo y en este otro del IFCN.


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *