Por qué no hace falta quitarse la mascarilla periódicamente para tomar oxígeno ni para ventilar el rostro

En las últimas semanas, diferentes medios se han referido a si es recomendable realizar descansos periódicos cuando se usa la mascarilla para poder tomar oxígeno y ventilar el rostro. La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) asegura a Maldita Ciencia que retirarse la mascarilla de manera programada cada hora puede aumentar el riesgo de contagio y transmisión de la COVID-19 sobre todo si no se realiza de manera justificada, correcta y en un espacio ideal. Os contamos lo que sabemos al respecto.

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

Usar mascarilla no causa hipoxia ni hay que quitársela para coger oxígeno

David Díaz Pérez, coordinador del área de enfermería respiratoria de SEPAR, subraya a Maldita Ciencia que la mascarilla es un componente clave para disminuir la transmisión de la COVID-19: “Conocemos las complicaciones cutáneas que presentan las mascarillas e incluso el disconfort que producen, ya que el hecho de tener una barrera física delante de la nariz y la boca puede provocar sensación de falta de aire (no de oxígeno) en algunos grupos de población. Pero sin duda el uso de mascarilla es clave para parar la transmisión de individuos infectados y proteger a la población sana”.

Díaz explica que la capacidad de filtración de las mascarillas higiénicas y quirúrgicas disminuye con su uso. Según cuenta, la saturación del filtro por la humedad del aire exhalado puede hacer que no sea “tan fácil” respirar a través de ellas una vez que se han tenido puestas más tiempo del recomendado por el fabricante: “Es en este momento cuando está justificado el cambio de la mascarilla, además de (quitarla) cuando ingerimos alimentos o líquidos”.

Gemma del Caño, experta en industria alimentaria, afirma a Maldita Ciencia que no es necesario hacer un pequeño descanso cuando se usa la mascarilla para tomar oxígeno. Tal y como ya os hemos contado, no hay evidencias de que el uso prolongado de mascarilla produzca hipoxia (falta de oxígeno en el organismo).

Del Caño asegura que las mascarillas dejan filtrar tanto el oxígeno como el el dióxido de carbono de nuestra respiración. “Nosotros llevamos la mascarilla durante 10 horas y los sanitarios las llevan durante sus turnos completos de trabajo y no se ha detectado que haya disminuido su saturación de oxígeno”, indica. 

Si se realiza un descanso, es importante estar solo y al aire libre

Todos los expertos consultados coinciden en que si se hace un descanso de la mascarilla es muy importante hacerlo únicamente cuando se está solo y en un lugar ventilado (preferentemente al aire libre).

Rodrigo Córdoba García, de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), confirma a Maldita Ciencia que la mascarilla se puede retirar temporalmente unos minutos para reducir nuestro agobio si estamos solos y al aire libre. Pero insiste: “No es obligatorio”.

En la misma línea se posiciona Del Caño, que sí que aconseja por ejemplo realizar un pequeño descanso si se va a pasar todo el día al sol y con mucho calor, pero “más bien por si nuestra propia sensación de tener algo en la cara es desagradable”. 

Por su parte, Fernando Usera, del Servicio de Bioseguridad del Centro Nacional de Biotecnología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), indica a Maldita Ciencia que “el cuerpo de la mascarilla es un filtro mecánico que no puede verse sometido a una humedad excesiva ya que se reduce la capacidad filtrante y puede perder propiedades”. Si bien afirma que realizar pequeños descansos puede reducir la humedad que pueda tener el filtro de la mascarilla y el rostro en esa zona, solo aconseja hacerlo si se está solo y en un lugar ventilado (preferentemente al aire libre).

Lavarse las manos antes y después de manipular la mascarilla y guardarla adecuadamente

El coordinador del área de enfermería respiratoria de SEPAR recuerda que la transmisión por contacto con superficies contaminadas es una vía de contagio importante. “Viene derivada del depósito de gotas con alta carga viral de individuos infectados que no se ponen la mascarilla o que no se la colocan adecuadamente, siendo la manipulación continua de esta un factor más añadido de riesgo”, indica Díaz. 

Una persona puede contagiarse si toca un objeto infectado y después se toca los ojos, la nariz y la boca, tal y como explica en su página de preguntas y respuestas sobre el coronavirus la Organización Mundial de la Salud.

En caso de ser imprescindible realizar un descanso, Córdoba recomienda hacerlo de manera muy puntual y con precauciones. “Se debe extremar la higiene de manos al quitarla y ponerla y se debe almacenar en un recipiente o bolsa de papel limpios, colocándola de manera que no se contamine la parte interior que va a estar en contacto con la cara”. En Maldita Ciencia ya os hemos explicado cuál es la manera idónea de guardar la mascarilla (en un sobre de papel, una tela o un estuche de gafas viejo).

“Menos bulos, más rigor científico” es un proyecto de DKV Salud con contenido editorial de Maldita.es.

Primera fecha de publicación del artículo: 05/10/2020.

Os estamos contando todos los bulos por los que nos estáis preguntando respecto a la COVID-19 en este recopilatorio. Además, tenemos un especial sobre este tema donde también puedes consultar consejos de prevención y preguntas y respuestas sobre el brote del nuevo coronavirus.

Fact-checkers de 30 países nos hemos unido para luchar contra la ola de desinformación que ha traído consigo el nuevo coronavirus iniciado en China, puedes leer más sobre los desmentidos en este artículo y en este otro del IFCN.


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *