Empleados de la Agencia Española del Medicamento denuncian un recorte de personal en plena pandemia


La plantilla de la Agencia Española del Medicamento se ha concentrado a las puertas del Congreso de los Diputados para denunciar un recorte de personal del 40 por ciento en plena crisis sanitaria por el coronavirus y cuando aún no se ha implementado una vacuna contra la Covid-19, lo que consideran podría dañar su actuación en la pandemia

CCOO ha explicado que la AEMPS es un organismo excedentario que obtiene un superávit anual de varios millones de euros gracias, entre otras cosas, a las tasas que pagan los laboratorios para la autorización y registro de sus medicamentos. A pesar de ello, alerta el sindicato, se va a desprender de decenas de sus trabajadores.

En la plantilla de la Agencia hay unos 500 funcionarios, un 40 por ciento de ellos interinos, pero «razones presupuestarias», según sus responsables, impiden sacar plazas para estabilizar esos puestos. «Esta medida deja en la calle a casi la mitad de los técnicos que llevan más de tres años ejerciendo estas funciones esenciales de la AEMPS. Muchos de estos interinos han encadenado contratos e interinidades durante más de 9 años», han dicho desde el sindicato.

El sindicato ha recordado que, desde el inicio de la crisis sanitaria generada por la COVID-19, la AEMPS ha sumado a sus actividades habituales y esenciales la autorización urgente de la fabricación e importación de productos sanitarios especialmente necesarios para combatir la pandemia, como son las mascarillas, respiradores y geles hidroalcohólicos, y ha detectado y retirado del mercado aquellos que no cumplían la regulación.

También ha autorizado ensayos clínicos para obtener tratamientos contra el coronavirus y la vacuna, «sin dejar de vigilar» los posibles efectos adversos que tienen los medicamentos que se usan a diario y que podrían influir en los efectos de los medicamentos utilizados contra el coronavirus. Igualmente ha asegurado la distribución controlada de fármacos con el fin de evitar problemas de suministro o desabastecimiento y que pudiesen llegar a farmacias y hospitales.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *