El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida que a Pedro Sánchez


El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha criticado este viernes la “imposición total y absoluta” de medidas contra el coronavirus que pretende hacer en Madrid el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de quien ha dicho que “linda peligrosamente con el autoritarismo”. En una entrevista con Cope, el también portavoz nacional del PP ha opinado que la declaración del estado de alarma en Madrid sería “una respuesta desproporcionada” y una reacción “improvisada y chapucera” al rechazo, por parte del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), de las restricciones de movilidad activadas desde el pasado viernes en la capital y otros nueve municipios madrileños.





Sánchez convocó ayer a última hora un Consejo de Ministros extraordinario y dio de plazo hasta esta mañana a la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, para que decida sobre las posibilidades legales que tiene para mantener las restricciones en Madrid. El presidente plantea tres opciones: que la Comunidad dicte una orden con las medidas especiales, que solicite la declaración del estado de alarma para que sea el Gobierno quien lo declare y ratifique las medidas en cuestión, o que el Ejecutivo sea quien tome directamente la decisión de declarar la alarma.

“Al margen del cauce formal (…) lo que Pedro Sánchez no permite en ningún caso en que no sean las medidas que él impone”, ha protestado Almeida, quien ha defendido que “las medidas adoptadas por la Comunidad de Madrid hace dos semanas”, que afectaban a 45 áreas sanitarias, “están frenando la expansión” del coronavirus.



Los madrileños pagan el cabreo por el revés judicial”




Y ha alegado que debido al cambio de modelo impuesto por el Ministerio de Sanidad, mediante el cual se confinaban perimetralmente municipios enteros en vez de determinados barrios, esta semana “ha aumentado la movilidad interna” dentro de la capital.

Almeida, que esta misma mañana se ha reunido con Ayuso en la sede del Ejecutivo autonómico, ha sostenido que Sánchez “no se atrevería” a plantear el estado de alarma en otra región, y cree que su actuación responde a “un ejercicio de soberbia política” y a sentirse “frustrado” por “no poder apuntarse la medalla” de la mejoría de los datos epidemiológicos de Madrid.





Al alcalde le quedan “pocas dudas” sobre el “ánimo político” de Sánchez contra Madrid, al entender que “se ha superpuesto una decisión política” por encima de “criterios técnicos y científicos”, y tiene “la sensación de que los madrileños pagan el cabreo por el revés judicial”.






Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *