¿El pan y otros hidratos de carbono engordan más por la noche? No, no hay evidencias de ello

Lo habrás oído seguro alguna vez: los hidratos de carbono (presentes en el pan o las patatas pero también en la fruta y las verduras), nunca a la hora de la cena. La supuesta explicación que hay detrás es que los carbohidratos son la principal fuente de energía de nuestro cuerpo y cuando no se queman en las horas siguientes, se acumula en forma de grasa haciéndonos engordar. La lógica, por tanto, sería que si los comemos antes de irnos a dormir, hay menos probabilidades de quemarlos y más de que terminen convertidos en grasa en nuestro cuerpo.

¿Esto es de verdad así? ¿Engordan más o son más perjudiciales los carbohidratos por la noche? No parece ser así, o al menos no hay ninguna evidencia científica que lo avale.

Olga Ayllón, dietista-nutricionista, empieza por aclarar que es mucho más importante el tipo de carbohidratos que consumamos que la hora a la que lo hagamos. Principalmente es decisivo el porcentaje de azúcares libres (los que tiene el zumo, aunque sea casero, y los que tienen los alimentos procesados con azúcares añadidos) frente a los azúcares intrínsecos (los que están presentes de forma natural en alimentos como la fruta). De hecho, comer menos alimentos ultraprocesados y vigilar los azúcares añadidos es uno de los consejos para adelgazar que sí tienen base científica (hablamos de ello aquí).

Hecha esta aclaración, Ayllón asegura que la idea de que comer carbohidratos por la noche es malo en cualquier sentido no tiene una base científica sólida: “ningún estudio riguroso ha demostrado que 1) sea perjudicial tomar carbohidratos a partir de alimentos saludables (frutas, hortalizas, legumbres, granos integrales, frutos secos o fruta desecada); o 2) sea perjudicial tomar carbohidratos por la tarde-noche y no por la mañana“.

En esa misma línea iba la conclusión de este estudio en el que se analizaban las evidencias a favor de algunas creencias muy extendidas sobre el peso y la obesidad: “hay muy poca evidencia directa para apoyar o refutar un efecto obesogénico único de las calorías consumidas por la noche“.


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *