Otra forma de gobernar: cuidar lo público para cuidar a la gente

El gobierno de la Comunidad de Madrid de Partido Popular y Ciudadanos no tiene ninguna consideración por la vida y está destrozando los servicios públicos. Maquilla su incapacidad con escándalos y broncas que desvían la atención de lo realmente importante, implementa una agenda que fomenta la especulación urbanística, que aumenta la desigualdad y estigmatiza a los más vulnerables, que frena la justicia social y que pisotea la democracia.

Un claro ejemplo es la aprobación, saltándose el reglamento y encerrando a los diputados de la oposición, de la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid. Una norma pactada con las promotoras del ladrillo que no soluciona el importante problema de vivienda: con los precios del alquiler disparados, los madrileños destinan más del 60% de su sueldo a pagar la renta. Hay que recordar, además, que Madrid es la tercera región con más desahucios del país.

Esto ya es grave en cualquier circunstancia. Sin embargo, la aprobación fraudulenta de la Ley del Suelo en mitad de una segunda ola del coronavirus que ha situado a la comunidad madrileña como una de las más afectadas de Europa, roza lo criminal.

Para hacer frente a la pandemia la Comunidad de Madrid va a recibir este año un fondo no reembolsable del Gobierno del Estado de 3.400 millones de euros, una cantidad que hasta el propio vicepresidente Ignacio Aguado celebró. Pese a que este dinero se aprobó hace cuatro meses, aún no sabemos exactamente en qué se ha gastado porque todavía no aparecen todos los contratos, aprobados por la vía de urgencia y sin publicidad.

Lo que sí parece claro es que no se ha destinado al refuerzo de los servicios públicos: sigue sin haber suficientes rastreadores, la atención primaria sigue desbordaba y sus trabajadores convocan huelgas para denunciar sus insoportables condiciones laborales. Por si fuera poco, la flota de transporte público sigue sin ser suficiente para evitar aglomeraciones en hora punta.

Frente a las fracturas y desconcierto generan las políticas de la Comunidad de Madrid es necesario decir, alto y claro, que se puede gobernar de otra manera. No solo es posible sino que, teniendo en cuenta este contexto, es obligación.

En los municipios donde gobierna Podemos lo demostramos cada día con políticas que refuerzan lo público y que ponen en el centro la vida de la gente. Esto es así a pesar de la falta de coordinación y de información por parte de la Comunidad de Madrid, una constante en este gobierno regional para desestabilizar a los ayuntamientos progresistas.

Desde el primer momento nuestras compañeras y compañeros de Coslada, en la Concejalía de Servicios Sociales, pusieron en marcha un programa de servicio de comidas diarias para las familias que recibían una beca de comedor en su centro educativo. Esto se llevaba a cabo mientras otros dudaban entre garantizar el negocio a Telepizza o dejar sin comer a quienes más lo necesitaban.

Rivas pudo disfrutar, ya en julio, de una nueva instalación deportiva en el barrio de la Luna; lo que demuestra que con trabajo es posible dotar a nuestros municipios de servicios públicos dignos y de calidad.

En Parla, la Concejalía de Vivienda ha conseguido paralizar el 90% de los desahucios previstos por el anterior gobierno de la ciudad, haciendo realidad el “¡Sí se puede!” que llena las calles.

Cuando Podemos gobierna demuestra que no deja a nadie atrás. Desde la alcaldía de Pedrezuela hemos liberado miles de euros del fondo de contingencia para ayudar a las empresas y autónomos del municipio que tanto han sufrido las consecuencias de la crisis sanitaria.

El fortaleciendo las empresas públicas es prioritario. Una buena gestión de lo público es siempre más eficaz y eficiente que cualquier gestión privada. Algo que demuestra cada día nuestro coordinador regional Jesús Santos en Alcorcón, que ha convertido Esmasa, la empresa municipal de limpieza, no solo en prestadora de servicios, sino en un motor para la modernización de la ciudad.

Estos son algunos ejemplos prácticos que demuestran que otra forma de gobernar es posible. Cuidar lo público y poner a la vida de las personas en el centro son principios inseparables que acompañan toda acción de gobierno en la que Podemos participa.

Nuestro partido cumple. Así lo demuestra el trabajo que realizan las concejalas y concejales de Podemos en la Comunidad de Madrid. Ayuso, sin embargo, representa el Gobierno del desastre y el caos. No se trata de poder, sino de voluntad política: se niegan a reforzar lo público, prefieren instalarse en la bronca permanente y en el humo para no tener que abordar los problemas reales. Nada diferente a lo que hace Trump en Estados Unidos, o Bolsonaro en Brasil.

Seguimos trabajando para mejorar la vida de las vecinas y vecinos de nuestros municipios, más si cabe en estos momentos tan complicados y de tanta incertidumbre para la gente trabajadora. Seguimos trabajando por poner la vida en el centro y cuidar lo que es de todos y todas. Seguimos trabajando por lo público.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *