Por qué es imprescindible para la salud lavarse las manos correctamente y con frecuencia

El 15 de octubre se celebra el Día Mundial del Lavado de Manos, una iniciativa de la ONU y de UNICEF, la agencia de la ONU para la infancia, con el que se pretende recordar la importancia de este sencillo hábito para el cuidado de la salud pública y especialmente de los niños.

Un hábito del que este 2020, a raíz de la pandemia de COVID-19, hemos hablado en varias ocasiones. Para conmemorar este día, aquí recogemos algunas cosas que es útil saber sobre el lavado de manos.

Toda la vida nos hemos lavado las manos, pero no siempre lo hemos hecho de la mejor forma para evitar la transmisión de patógenos, entre ellos del coronavirus. Así que no está mal recordar, entre otras cosas, que hay que frotar bien con jabón, o con gel desinfectante, cada rincón de la piel de nuestras manos y que hay que hacerlo al menos durante 20-30 segundos.

La generalización en nuestro día a día del gel hidroalcohólico ha hecho surgir nuevas dudas. ¿Es mejor lavarse las manos con agua y jabón como hemos hecho siempre, o es más efectivo el gel ahora onmipresente?

«Normalmente, si las manos están sucias, es mejor limpiarlas con agua y jabón«, explica a Maldita Ciencia Rafael Rodríguez, médico del Área Sanitaria Norte de Córdoba. «Si es porque hemos tocado algo infectado, como un pañal, un bote con una muestra, etc., es mejor con el gel desinfectante«, continúa y añade que en este último caso también sería correcto el lavado de manos con agua y jabón.

Hemos oído repetir mil veces el consejo de lavarnos las manos cuando lleguemos de la calle, pero no deberíamos quedarnos ahí: es recomendable lavarse las manos también cuando estamos en casa y no solo al llegar.

Según las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, los momentos cruciales para frotar las manos con agua y jabón son antes de comerantes y después de ir al baño y, por supuesto, después de sonarse, toser o estornudar.

En el caso concreto de los niños, lavarse las manos de forma habitual y especialmente después de ir al baño y antes de comer es una costumbre saludable que deben adquirir cuanto antes. Es la mejor forma de evitar enfermedades respiratorias como la COVID-19 pero también otras más benignas pero frecuentes en los niños, como los resfriados, de los que es muy común culpar a la costumbre de andar descalzos, especialmente en invierno.

«Si lo que realmente queremos evitar es que nuestros hijos se resfríen, debemos enseñarles a lavarse frecuentemente las manos y a toser cubriéndose la boca con el codo. Dejemos libres a sus pies, que no tienen culpa de nada», explicaba el pediatra Gonzalo Oñoro a Maldita Ciencia.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *