Almeida se une a Ayuso para hacer un frente común a Cs en Madrid


Quedan cinco días para que finalice el estado de alarma decretado por el Gobierno y, a falta de saber si habrá prórroga o no, el Gobierno regional de Madrid ni siquiera tiene un planteamiento unificado de los pasos a dar aunque desde el PP ya están maniobrando para imponer, una vez más, su criterio por encima del de Ciudadanos. La situación para los populares es tan incómoda que Isabel Díaz Ayuso ha reclamado ayuda para no tener que ejercer de nuevo con el papel de imponente. Y a su llamada ha respondido el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, quien hoy mismo ha aseverado que “la economía no se puede parar”.





Se trata de una postura enfrentada a la del vicepresidente y portavoz regional, Ignacio Aguado (Cs), quien cree que la Comunidad necesita un parón “contundente” para doblegar la curva de contagios y conseguir el reto “ambicioso” de llegar a Navidad con una incidencia acumulada de 25 casos positivos por cada 100.000 habitantes. Almeida, no obstante, no quiere alimentar el debate público y niega que existan discrepancias entre la presidenta del Gobierno regional, Isabel Díaz Ayuso, y el vicepresidente en lo que concierne a la adopción de medidas para frenar los contagios por Covid-19.


Sobre el decaimiento del estado de alarma, el regidor matritense ha precisado que es el Gobierno de la Nación quien ha de decidir si lo prorroga más allá de este sábado. Si bien, ha indicado que “falta un marco jurídico adecuado a la situación en la que se encuentra” el país y las comunidades autónomas.

El vicepresidente, por contra, ha avanzado que las restricciones “seguirán”, y que al término del estado de alarma ordenado por el Ministerio, la Comunidad espera tener “una orden de carácter autonómico que nos permita continuar con unas nuevas reglas de juego hasta que podamos encontrar una vacuna”.





Según Aguado, es necesario “apostar por medidas contundentes que hagan bajar de manera drástica la curva”, pues -añade- “no podemos pensar que una incidencia de 450 o 300 es sinónimo de ir bien porque no es verdad”.

Este punto es el que genera menos fricciones en el seno de las principales administraciones madrileñas ya que Almeida, también portavoz nacional del PP, ha indicado que deben aspirar “a que sea el menor número de casos posibles” y entiende que “no hay ningún interés de la presidenta en desgastar la salud” ni el vicepresidente quiere “que la economía se vaya al garete”. Por ello ve importante que “se planteen medidas diversas”. Aunque no ha desgranado cuál es su alternativa al cierre que proponen desde Ciudadanos.


Aguado propone un parón de 14 o 21 días para doblegar la curva y “salvar la Navidad”













Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *