Por qué es prácticamente imposible que un bote de hidrogel explote en un coche al calentarse sin que actúe en él un elemento externo (una chispa, fuego…)

Hace unos meses, nos preguntasteis por una imagen en la que parte de la zona delantera de un coche aparecía calcinada y cuya causa, en teoría, se debía a la explosión de un bote de gel hidroalcohólico que se había dejado al sol en un coche de la Policía Nacional de Málaga. Ya explicamos que se trataba de un bulo y que, de hecho, era prácticamente imposible que algo así pudiese ocurrir, científicamente hablando. Estos días nos habéis vuelto a preguntar por la posibilidad de que esto suceda y lo repetimos: la probabilidad es mínima.

Como ya explicamos en Maldita.es, los botes de hidrogel que usamos durante los últimos meses para mantener nuestras manos limpias y libres de virus como el SARS-CoV-2 suelen llevar alcohol en su composición, por lo que se trata de productos inflamables. Así lo recoge la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su guía para la elaboración de este tipo de gel, donde advierte que estos productos deben permanecer alejados del fuego y del calor. Sin embargo, salvo que interviniese un agente externo (como un sistema que pudiese producir una chispa en su interior), en este contexto sería prácticamente imposible que el bote de gel explotase.

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

Si no interviene algún agente externo, como una chispa, es «prácticamente imposible» que un bote de hidrogel al sol cause un incendio

Aunque no es recomendable dejar los botes de gel hidroalcohólico expuestos a altas temperaturas como las que se pueden alcanzar en el interior de un vehículo cerrado, varios expertos coinciden en que, incluso en tales circunstancias, sigue siendo poco probable que se acabe produciendo un incendio si no interviene algún agente externo como fuego o una chispa.

“Con las temperaturas que hay en España, es prácticamente imposible que esto sucediese”, explica a Maldita Ciencia Ricardo Díaz Martín, decano del Colegio de Químicos y de la Asociación de Químicos e Ingenieros Químicos de Madrid. “No tendríamos suficiente volatilidad (tendencia de una sustancia a pasar a la fase de vapor) como para poder generar, en un bote, una presión parcial de etanol que lo hiciera reventar: se requeriría una temperatura mucho más alta en el coche. Si no es imposible que la presión parcial del etanol con el oxígeno se haga inestable y produzca la explosión”, añade.

Además, Díaz indica que un bote tan pequeño no podría causar una explosión y que, bajo las condiciones en las que supuestamente se dio este estallido, «es literalmente imposible que sucediese por un simple descuido». De nuevo, recuerda que, para que esto ocurriese, “tendría que hacerse a propósito, utilizando agentes externos, como un sistema que provocara una chispa”.

La temperatura para que el alcohol arda es mayor que la que puede darse en el interior de un coche

Según recogía la Universidad Estatal de Maringá (UEM) de Brasil, el profesor de química medicinal y planificación de drogas en la Universidad de São Paulo (USP), Adriano Andricopulo, explicaba que «el punto de autoignición del alcohol etílico (etanol) es mayor a 360º C» y que «no es posible alcanzar esta temperatura dentro de un automóvil «.

En la misma línea, Guillaume Dayma, investigador del instituto de combustión, energía aerotérmica, reactividad y medio ambiente (Icare) del CNRS, explicaba al medio Libération que «las temperaturas en un automóvil, incluso bajo la luz solar directa, nunca llegarán a 350 o 400 grados, que son las temperaturas de autoignición del etanol«.

Por su parte, la agencia francesa AFP Factual consultó a Vanessa de La Grange, ingeniera de la unidad de Prevención del riesgo químico del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS), quien comentó que es «muy improbable» que esto ocurra, y añadió en sus declaraciones al medio francés que «realmente sería una cuestión de mala suerte. Debería haber, por ejemplo, un efecto de lupa directamente en la botella del automóvil».

Díaz coincide en que ni en un caluroso día de verano, en el que el bote se hubiese dejado en el salpicadero del vehículo durante horas, sería probable que este alcanzase los grados de temperatura necesarios para explotar. Tampoco si se diesen otras condiciones propicias a que esto sucediese, como que el bote contuviese litros y litros de hidrogel, que este tuviese una alta concentración de etanol o que el recipiente presentase un cierre que no ofreciese seguridad (no como el caso de los envases de este tipo de producto). «Ni siquiera cumpliendo todas estas condiciones, la explosión sería una consecuencia probable», concluye el experto.

Primera fecha de publicación de este artículo: 21/10/2020.

Os estamos contando todos los bulos por los que nos estáis preguntando respecto a la COVID-19 en este recopilatorio. Además, tenemos un especial sobre este tema donde también puedes consultar consejos de prevención y preguntas y respuestas sobre el brote del nuevo coronavirus.

Fact-checkers de 30 países nos hemos unido para luchar contra la ola de desinformación que ha traído consigo el nuevo coronavirus iniciado en China, puedes leer más sobre los desmentidos en este artículo y en este otro del IFCN.


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *