La pandemia repuebla la Madrid rural


No todos los efectos de la Covid-19 son negativos, al menos para algunos de los pueblos de la zona rural de Madrid que se están repoblando poco a poco. Valdelaguna acaba de romper la barrera de los mil habitantes, pasando de los 800 a los 1.050 habitantes registrados en la actualidad. El encargado de dar la buena nueva ha sido su propio alcalde, Pablo Morate, quien ha explicado a Efe que “los pisos y las casas que había vacías han empezado a ocuparse” y que el municipio “está casi al 100%” debido a la crisis abierta por la pandemia, que está haciendo que muchas personas dejen las ciudades.





“Entre tantas cosas negativas, es algo positivo que la gente vuelva a los pueblos”, ha dicho Morate, señalando que el incremento en el censo supondrá que “los tributos del estado aumenten un poco, aunque no es algo considerable”.

El alcalde se ha mostrado confiado de que el aumento de la población en su pueblo pueda suponer la implantación de nuevos servicios para los vecinos y, para ello, ha reclamado la instalación de un cajero automático en el municipio. Según Morate, “para nosotros sería muy importante que las autoridades hicieran algo para que hubiese cajeros automáticos en el medio rural”, hasta el punto de que ha ofrecido un espacio municipal a la entidad bancaria que quiera instalar un cajero en Valdelaguna.

La última oficina que cerró en el municipio fue la de Bankia –ha contado el alcalde– y ahora “te tienes que desplazar a otros sitios, la gente es mayor y, con la pandemia, es más necesario todavía”. La oficina móvil acude a Valdelaguna una vez al mes, “a la hora de comer, un par de horas”, obligando a los vecinos a “esperar y hacer cola”.

Pero aún hay más beneficios para la localidad del sureste de Madrid. El consultorio local no cerrará ante el próximo traslado de la médica de familia que pasa consulta en el municipio a Rivas-Vaciamadrid. Tras mantener una reciente videoconferencia con el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, Morate ha señalado a Efe que “se está trabajando para que se dote a este centro de un auxiliar administrativo y de un médico y una enfermera a jornada completa”.





A mediados de septiembre, los vecinos denunciaron que el consultorio local estuvo cerrado entre el 25 de agosto y el 14 de septiembre por las vacaciones de la doctora y que los pacientes, en su mayoría personas mayores, tuvieron que trasladarse a Colmenar de Oreja para ser atendidos.

El anuncio del traslado de la doctora hizo temer a los vecinos el posible cierre del consultorio y la derivación definitiva a Colmenar de Oreja de las 800 tarjetas sanitarias con que cuenta el municipio. Ahora todo ha cambiado. “Se ha garantizado que el centro de salud no se va a cerrar”, ha dicho el alcalde, señalando que la única excepción pasaría porque los médicos de atención primaria tuvieran que prestar servicio en algún hospital de campaña, en caso de que la situación sanitaria lo requiriese.

Tras reunirse con la medica del pueblo, Morate ha señalado que los facultativos no demandan mejoras económicas, sino que “no pueden trabajar más tiempo” en las condiciones en que lo hacen, por lo que ha mostrado su compromiso de trabajar para que “tengan más apoyo, aunque sea con médicos en prácticas que hagan las funciones de rastreadores”, entre otras cosas.


El consultorio local no cerrará ante el próximo traslado de la médica de familia que pasa consulta en el municipio a Rivas-Vaciamadrid











¿Hacen falta medidas urgentes contra la despoblación en España?







Total votos: 0







Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *