Colchones: en busca del compañero de descanso perfecto


Para tener el dormitorio perfecto no solo es necesario disponer de muebles bonitos y funcionales, también es fundamental contar con un colchón que se convierta en el mejor compañero de nuestros sueños. A la hora de adquirir un colchón hay que tener en cuenta diversas opciones. La elección solo dependerá del gusto y de las características físicas de cada persona.

A veces no se tiene en cuenta que el tiempo de descanso es un tiempo para recuperar energías y hacer que el cuerpo y la mente se sientan mejor. Para conseguir una zona de descanso perfecta es imprescindible contar con un dormitorio cómodo, donde se pueda llegar al relax fácilmente y que cuente con un mobiliario acogedor y funcional.

El mueble más importante de un dormitorio, como no puede ser de otra manera, es la cama. Y más concretamente el colchón. Es evidente que elegir el mejor colchon es una tarea complicada y que puede llevar más tiempo del que se cree.

Es muy importante que a la hora de adquirir este elemento tan fundamental para el descanso, el consumidor tenga en cuenta una serie de cuestiones que harán que su compra sea lo mejor posible.

¿Qué aspectos tener en cuenta?

Antes de decidirse entre unos materiales u otros, o incluso decantarse por una gama de precios, es fundamental plantearse el peso y la postura en la que se duerme. Una persona con poco peso suele requerir un colchón más blando, para que su cuerpo se adapte al colchón perfectamente, mientras que una persona grande o con más kilos debería optar por un colchón más firme o duro, para evitar la sensación de hundimiento.

Por otra parte, la forma en la que se duerme también suele inclinar la balanza hacia unos modelos u otros. Para los que les gusta dormir boca arriba, lo mejor es un colchón con firmeza, mientras que a los que les gusta dormir de lado deberían buscar un producto más intermedio en términos de dureza. Teniendo claras estas dos premisas ya se puede comenzar a buscar al compañero de descanso perfecto.

Para ello es imprescindible conocer los diferentes materiales de los que se componen estos productos.

Por una parte, están los colchones de muelles ensacados, en la que cada muelle está encapsulado aparte de los demás. Son muy recomendados para parejas en las que la diferencia de peso entre ellos es considerable, ya que cada muelle actúa independiente de los demás.

Por otra parte, el mercado ofrece también colchones de espuma, formados por un bloque de espuma de diferentes densidades y al que se le aplican distintas capas y tejidos acolchados. Es un material también conocido como “memory foam”, puesto que es muy adaptable a la forma del cuerpo y rebaja la presión en las zonas de más peso.

Igualmente buenos son los colchones de viscoelástica. No suelen ser completamente de este material, sino que en sus capas bajas presentan un soporte de espuma que les da firmeza.

Otro estupendo colchón es el realizado en latex, ya que se fabrican normalmente con resinas naturales e hipoalergénicas. Son muy recomendables para las camas con somieres articulados gracias a su elasticidad. Se adaptan perfectamente al cuerpo, pero son más firmes que los de viscoelástica.

Teniendo en cuenta la amplia gama de productos en el mercado y los precios tan dispares entre unos y otros, lo más inteligente es probarlos. Hay que buscar el colchón que se adapte a las necesidades y los gustos al dormir de cada uno. No hay colchones mejores o peores, ni materiales más o menos aconsejables. Cualquier decisión pasa por tumbarse en el colchón y pasar en él el tiempo suficiente para comprobar si es el adecuado.

Entre los colchones top del año 2020 existen varios colchones que son de los más recomendados, como es el caso del Flex Nube Visco Gel (de muelles ensacados y baja firmeza), el colchón Emma Premium (muy valorado por su relación calidad precio y de firmeza media) o el Dormio Zafiro Viscoelástico (de firmeza media/alta).


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *