Madrid se resiste al toque de queda pero saca más policías a las calles


Madrid no aplicará este fin de semana el toque de queda con el que ha amagado en las últimas horas pero desplegará casi tanta Policía como si lo hubiera decretado para intentar poner coto a los botellones y fiestas nocturnas que, según los datos de la Consejería de Sanidad, están disparando los contagios por coronavirus entre los jóvenes de la región.

Para ello, la portavoz del Gobierno municipal del Ayuntamiento de Madrid, Inmaculada Sanz, ha vuelto a pedir a la Delegación del Gobierno en la región “mayor implicación”. “Por un lado, hago un llamamiento a la responsabilidad de los más jóvenes, pero también garantizo el refuerzo en la medida de nuestras posibilidades a todos los puntos a los que se pueda llegar.





Sanz ha precisado que es “incuestionable” la implicación y el esfuerzo de la Policía Municipal por erradicar estas reuniones, si bien ha recordado que “Madrid tiene las dimensiones que tiene, la población que tiene, y es muy difícil que la plantilla esté en todos los sitios a la vez”, por lo que considera “importante que se pueda reforzar también la presencia policial”.

“Hacemos todos los esfuerzos posibles, pero creo que se puede hacer un esfuerzo de mayor presencia de otras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, porque estos botellones nos ponen en riesgo a todos y son un punto a cubrir. Nuestra implicación es, ha sido y será, total y absoluta”, ha manifestado.


Así, ha continuado, seguirán reforzando “los turnos de los viernes por la tarde y de los fines de semana para poder dar respuesta a estas situaciones”. Desde el inicio del estado de alarma, se han detectado en la capital más de 250 fiestas en domicilios privados, lo que responde al “esfuerzo especialmente importante” del Cuerpo de Policía Municipal.





Desde la Delegación del Gobierno manifiestan su “plena colaboración” con el Consistorio matritense para luchar contra los actos y comportamientos incívicos que ayudan a propagar la pandemia. Y por ello, han pedido a la Administración local que concrete el número de policías nacionales que necesitan para reforzar sus dispositivos municipales para luchar contra el botellón, en principio competencia de la Policía Municipal. Un Cuerpo que según recuerdan, cuenta con más efectivos que el Nacional en la capital.

El organismo estatal también recalca que ha llevado a cabo durante estos últimos meses operativos para controlar y desmantelar fiestas y concentraciones que incumplen la normativa “y lo sigue haciendo habitualmente”. Algunas de las que han trascendido han sido desalojo de una sauna en el barrio de Malasaña, la disolución de ‘rave’ de más de 200 personas en Vicálvaro, de una fiesta con las mismas personas en un chalé de Aravaca, o de una reunión multitudinaria para grabar una película porno en San Blas, entre otras.

La Comunidad de Madrid ha pedido al Ministerio de Sanidad, en el seno del Consejo Interterritorial, incluir las zonas básicas de salud como unidad territorial, reducir a tres los niveles de alerta y criterios objetivos para definir los indicadores para el control de la epidemia en la región.





Desde el Gobierno regional pedirán que se incluya el concepto de zona básica de salud como unidad territorial para “monotorizar el seguimiento de la pandemia. Esto lo consideran “muy razonable”, ya que, según ha defendido, “los datos demuestran que está funcionando”.

Además, solicitarán que se utilicen criterios “técnicos y objetivos para definir los indicadores, como sería el cabo de velocidad de cambio, o que se eliminen conceptos como “nueva normalidad o puntos calientes”, al no ser “determinables desde el punto de vista técnicos”. Quieren que se introduzcan otros como porcentajes de casos con trazabilidad o letatilidad de los confirmados.

La Comunidad de Madrid también requerirá variación en los umbrales de camas de hospitalización y UCI, como se recogió cuando se solicitaba el cambio de fase. “Fue el único parámetro que pudimos contabilizar”, ha apuntado Escudero.

Por último, quieren que España siga la línea de otros países europeos y reduzca los niveles de alerta de los cuatro propuestos inicialmente a los tres. El consejero de Sanidad espera que en esta reunión se pueda alcanzar “un consenso”.


Desde el inicio del estado de alarma, se han detectado en la capital más de 250 fiestas en domicilios privados













Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *