Mascarillas y lluvia: cómo utilizar y mantener su eficacia

 ¿Qué pasa con la eficiacia de mi mascarilla con la lluvia? ¿Qué pasa si con mi mascarilla bien puesta (eso siempre, tapando boca y nariz) me pilla un chaparrón?

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

Ya contamos que todas las mascarillas tienen que superar tests y ajustarse a normas de seguridad. La investigadora ambiental Maria Cruz Minguillón del Instituto Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA-CSIC) nos recordaba que “las mascarillas quirúrgicas se someten a pruebas de resistencia a la respirabilidad, una medida que garantiza que se puede respirar adecuadamente con ellas puestas y que por tanto la resistencia al paso de los gases es adecuada”.

Pero, preguntada por Maldita Ciencia sobre las mascarillas mojadas, la misma Minguillón nos recuerda que “el material de las mascarillas cambia sus propiedades cuando se moja y su capacidad de filtración se puede ver afectada. Por eso no se han de mojar”.

Por ejemplo, en este artículo publicado en 2015, en el que se estudiaba la mascarilla del tipo N95, (similar a las FFP2 y FFP3) “los investigadores muestran que con el tiempo la penetración aumenta, es decir, la capacidad de filtración disminuye, para humedades relativas altas”, explica la investigadora.

Es por eso que “los fabricantes dicen que tires la mascarilla cuando esté sucia o mojada, lo que implica de forma no explícita que no aseguran que los materiales mantengan la eficacia de filtración se mantenga cuando se mojan”, como explica Víctor Jiménez Cid, catedrático del departamento de Microbiología y Parasitología en la Universidad Complutense de Madrid y miembro de la Sociedad Española de Microbiología. Es lo que hace también, por ejemplo, el gobierno británico, mientras que la OMS en el caso de las mascarillas reutilizables, sugiere que si se mojan, se dejen secar antes de volverlas a utilizar.

Como nos explica Pepe Alcamí, virólogo del Instituto de Salud Carlos III, “si una mascarilla se moja por nuestro sudor, respiración o saliva debe desecharse porque hay muchas bacterias que pueden crecer y no es higiénico”. Sin embargo, “si se moja por la lluvia la podemos secar y re-utilizar”. En general, “si una mascarilla se moja, deja de filtrar adecuadamente, tanto las quirúrgicas como las de tela”.

Pues, lo que hay que hacer este otoño es “llevar paraguas”, dice Minguillon. “La tendencia este otoño va ser mascarilla y paraguas”, añade Jiménez Cid. Una alternativa, dice Alcamí, es “llevar, además de la mascarilla, un protector tipo pantalla de plástico de los que te pones como un sombrero: sería el ‘paraguas’ de la mascarilla”, dice.

Fact-checkers de 30 países nos hemos unido para luchar contra la ola de desinformación que ha traído consigo el nuevo coronavirus iniciado en China, puedes leer más sobre los desmentidos en este artículo y en este otro del IFCN.

Os estamos contando todos los bulos por los que nos estáis preguntando respecto a la COVID-19 en este recopilatorio. Además, tenemos un especial sobre este tema donde también puedes consultar consejos de prevención y preguntas y respuestas sobre el brote del nuevo coronavirus.

Primera fecha de publicación de este artículo: 21/07/2020.


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *