Manual para defenderte de los bulos más populares que te intentan colar sobre el coronavirus

La pandemia de COVID-19 ha venido acompañada también por una avalancha de desinformación sobre el coronavirus y las medidas que se toman para contenerla. En Maldita.es te damos las claves para defenderte de los bulos que te pueden intentar colar sobre el coronavirus. Recuerda cómo hablar con un ser querido que difunde bulos y teorías de la conspiración sobre la COVID-19: No atacar o ridiculizar a la persona a la que intentamos convencer, tratar de entender por qué alguien difunde una desinformación y mejor hablar en positivo que en negativo.

¿Cómo defenderte ante estos bulos? Hemos elaborado un pequeño manual sobre qué contestar ante las principales teorías que niegan la pandemia o su impacto en la salud y la sociedad y explicamos por qué sabemos que son falsas. Frente a la desinformación, información verídica y contrastada.

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

Una de las afirmaciones más habituales contra las mascarillas es que causan hipoxia, es decir, una reducción de los niveles de oxígeno en la sangre supuestamente porque la mascarilla impide que respiremos adecuadamente. Pero es un bulo.

Las mascarillas no son estancas y en cualquier caso el material con el que están hechas filtra partículas pero no gases, así que ni el oxígeno tiene problemas para entrar ni el dióxido de carbono los tiene para salir. Puedes leer más sobre los bulos y argumentos sin evidencias científicas contra el uso de mascarillas y por qué no son ciertos en este artículo.

Circula un artículo firmado por la viróloga china Li-Meng Yan y otros tres científicos. Su título es ‘Características inusuales del genoma del SARS-CoV-2 que sugieren una modificación sofisticada en el laboratorio en lugar de la evolución natural y la delineación de su probable ruta sintética‘ y rechaza la hipótesis de que el coronavirus SARS-CoV-2 se originó en la naturaleza y señala que fue creado en un laboratorio. Os explicamos lo que sabemos: el artículo de Li-Meng Yan no ha sido publicado en ninguna revista científica y tantos los expertos consultados por Maldita Ciencia como otros a nivel internacional señalan la falta de evidencias aportadas en el artículo y que sí hay evidencias de que el coronavirus tiene un origen natural.

Durante los últimos meses hemos desmentido y explicado en varias ocasiones que las redes de internet 5G no tienen ninguna relación con la pandemia de COVID-19 en la que nos encontramos actualmente a nivel mundial.

Esos bulos se han movido en forma de fotos, vídeos, titulares y cadenas de WhatsApp, pero, sean cuales sean los detalles de cada uno, en el fondo todos carecen de evidencias científicas que los corroboren.

A lo largo de estas semanas de crisis pandémica, desde Maldita Ciencia os hemos estado explicando qué argumentos contra las PCR carecen a día de hoy de evidencia científica. Por ejemplo, no hay evidencias de que estas pruebas den muchos falsos positivos ni de que sean inespecíficas (es decir, que estén dirigidas a detectar material genético de otros virus distintos al SARS-CoV-2). Tampoco hay evidencias de que causen daño en la barrera hematoencefálica.

Un argumento habitual es que el coronavirus es como una gripe y por lo tanto es innecesario tomar medidas para impedir su transmisión. Pero es falso. Como ya explicamos en marzo, la COVID-19 tiene más mortalidad y transmisibilidad y no tiene tratamiento ni vacuna.

También se ha viralizado como supuesta causa de la COVID-19 la vacuna de la gripe a partir de un estudio realizado en España, en el hospital de Barbastro (Huesca), que supuestamente habría encontrado una «interferencia inmunológica» entre uno de los componentes de esa vacuna, el polisorbato 80 y el SARS-CoV-2.

En realidad se trata de un «texto científico de baja calidad» con una muestra pequeña y aun no ha sido revisado ni publicado. En esta recogida de datos falta un análisis estadístico, los criterios de selección de los grupos analizados y una referencia al comité ético entre otras cosas, y los datos no sustentan las conclusiones, como explicamos en este artículo.

El polisorbato 80 se utiliza como coadyuvante y es seguro en las dosis que se emplean en las vacunas. Si quieres saber por qué se usa en la vacuna antigripal y por qué no hay evidencias de que tenga relación con la COVID-19, puedes leerlo en este artículo.

Están circulando en redes sociales unas desinformaciones que dicen que «este año han fallecido en (sic) promedio menos personas» que en años anteriores. Pero es un bulo. Te lo explicamos.

Las cifras a las que hacen referencia estas declaraciones y la imagen que las acompaña pertenecen a los datos que publica el Índice Nacional de Defunciones (INDEF), un registro gestionado por la Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación, dependiente del Ministerio de Sanidad, donde constan los datos personales de los fallecimientos inscritos en todos los registros civiles de España desde 1987.

El número de fallecimientos del INDEF se publican con retraso temporal, tal y como se indica en cada uno de sus informes. Sin embargo, las cifras de fallecimientos notificadas en julio de 2020 superan en 40.508 muertes a las de julio del año anterior y las de septiembre de 2020 exceden en 51.717 a las de octubre de 2019. Por lo tanto, es un bulo que este año hayan muerto menos personas que en años anteriores.

La COVID-19 no tiene vacuna ni tratamiento conocido a octubre de 2020

A lo largo de estos meses hemos desmontado numerosas desinformaciones sobre supuestas curas del coronavirus. Pero no, ni consumir alimentos alcalinos, ni hacer gárgaras, ni comer ajo, ni inhalar soluciones salinas protegen de la infección. Aquí puedes más leer más mitos sobre el coronavirus desmentidos por la Organización Mundial de la SAlud (OMS). Tampoco hay pruebas de que la vitamina C prevenga el coronavirus como afirma una supuesta doctora.

Otra de las afirmaciones habituales es que el confinamiento impide la producción de la inmunidad colectiva, es decir, la protección de una determinada población ante una infección debido a la presencia de un elevado porcentaje de individuos inmunes. 

Se considera que para alcanzar ese nivel de protección generalizada entre un 60% y un 70% de la población debe tener anticuerpos contra el coronavirus para alcanzar la inmunidad de grupo, según ha explicado el director del Instituto de Virología del hospital Charité de Berlín Christian Drosten en una entrevista en The Guardian.

No obstante, Drosten aclara que es no es tan sencillo como alcanzar esa cifra a nivel nacional, regional o incluso provincial. Dado que la población inmunizada no es homogénea y por la movilidad humana, hay personas que una vez se alcance la inmunidad de grupo en una zona podrían infectarse e iniciar nuevos brotes entre las personas no inmunizadas en otra zona.

Como ya contamos aquí, es cierto que de forma natural, al producirse un brote, al avanzar la epidemia y aumentar el número de individuos inmunes, disminuye la probabilidad de contacto entre un susceptible y un infectado, hasta que llega un momento en el que se bloquea la transmisión del agente infeccioso, como explica Nemesio Moreno Millán, médico especializado en medicina preventiva y técnico de salud en el Servicio de Atención Primaria de Santa Coloma de Gramanet (Barcelona) en un documento publicado por Asociación Española de Vacunología

Sin embargo, según la SEI, adquirir la inmunización padeciendo la enfermedad supone un riesgo muy importante para la población, si se tiene en cuenta que aproximadamente el 20% de los infectados requieren ingreso hospitalario y que, de los ingresados, un 5% llegan a fallecer. “Desafortunadamente, los tiempos de desarrollo y producción de una vacuna son largos y debemos esperar. Mientras tanto, se deben mantener las medidas de distanciamiento y confinamiento para evitar una infección que ha causado tanta mortalidad», explicaba a Maldita Ciencia.

Por todos estos motivos, como ya hemos explicado, tratar de lograr la inmunidad de grupo en ausencia de una vacuna no solo parece un objetivo imposible sino que supondría un enorme riesgo para la población más vulnerable. Por eso Tedros Adhanom, director general de la OMS, dijo este fin de semana que «la inmunidad de grupo se consigue protegiendo a la gente de un virus, no exponiéndola a él» e insistió en que esta estrategia, en su opinión «carente de ética» y que nunca ha sido usada en la historia de la salud pública.

Ni Italia ni Ecuador han descubierto la cura del coronavirus ni lo causa una bacteria

Los nombres de Italia y Ecuador han sido usados en dos bulos similares. Uno dice que Italia ha descubierto la cura del coronavirus, que la causa de la enfermedad es una bacteria y que la OMS ha prohibido hacer autopsias. Pero, como ya explicamos, es un bulo. Otro que Ecuador ha descubierto la cura del coronavirus y el Ministerio de Salud ecuatoriano ha dicho que la causa de la enfermedad es una bacteria amplificada con 5G. Sin embargo, se trata de otro bulo.

Médicos por la verdad, la asociación negacionista de la COVID-19 y sus afirmaciones falsas. Nos habéis preguntado por un vídeo en el que varios componentes de un grupo negacionista del coronavirus y autodenominado “Médicos por la verdad” defiende y justifica afirmaciones relacionadas con la pandemia y su gestión sanitaria y política. En esta presentación atacan sin pruebas el uso de mascarilla, el confinamiento o afirman sin evidencia que las pruebas PCR no son eficaces para detectar el SARS-CoV-2; que existe relación entre la vacuna contra la gripe y la COVID-19 grave o que sí se conoce tratamiento efectivo para la enfermedad. Te contamos lo que sabemos al respecto. 

Un vídeo de la supuesta viróloga Judy Mikovits se ha viralizado. En él Mikovits afirma que la vacuna de la gripe favorece la infección del coronavirus y defiende que las vacunas hacen a las personas susceptibles de desarrollar la COVID-19 porque debilitan el sistema inmunológico. También se posiciona en contra de las mascarillas y dice que “no hay ningún riesgo público” porque vayamos sin ellas. Además, se hace eco de teorías conspiratorias asegurando que el virus ha sido desarrollado en un laboratorio y liberado intencionadamente. Os contamos lo que sabemos al respecto.

Para estar al día sobre el estado y qué se sabe sobre los distintos posibles tratamientos y vacunas que se investigan contra el coronavirus, te lo explicamos en este artículo.

Primera fecha de publicación de este artículo: 27/10/2020

Os estamos contando todos los bulos por los que nos estáis preguntando respecto a la COVID-19 en este recopilatorio. Además, tenemos un especial sobre este tema donde también puedes consultar consejos de prevención y preguntas y respuestas sobre el brote del nuevo coronavirus.

Comparte si encuentras alguna de nuestras cartelas por la calle envíanos una foto a nuestras redes sociales etiquetándonos en Instagram, Facebook o Twitter. ¡Ayudanos a luchar contra los bulos de la pandemia!


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *