Si no teníamos bastante, Ayuso. Por Carlos Navarro Arribas@


Las catástrofes nos permiten y nos obligan a reflexionar sobre determinadas circunstancias que ocurren en torno a ellas. Me refiero a lo que acontece en Madrid y en su comunidad. Antaño capital de España. Hoy sede del Gobierno de la Nación y de la Comunidad de Madrid.

Al frente del Gobierno central el perverso dúo Sánchez-Iglesias. Hoy denominados sociocomunistas, antes nos habríamos referido a ellos como un par de rojos y digo esto sin odios ni rencores, con el único fin de ajustarme a la realidad.

En el gobierno de Madrid una tal Ayuso. Antes facha, pepera o más recientemente derechita cobarde. Quédense con lo que más les agrade, parezca o prefieran, aunque después de la moción de censura parece ser que se ha centrado, que no quiere decir que haya adquirido juicio, sino que se ha distanciado de la derecha para acercarse a la izquierda.

Durante la crisis su talón de Aquiles no es otro que esforzarse en ocupar un espacio, un estatus, enfrentándose al dúo, compitiendo con el Gobierno central, en despropósitos. Digo esto porque lo de recurrir a los Tribunales para oponerse a las acciones preventivas no han llegado a hacerlo ni los independentistas catalanes, ni mucho menos sus compañeros de partido.

Con su aptitud ha demostrado carecer de la inteligencia mostrada por los barones de su partido que han sabido mostrar sus discrepancias con el dúo rojo, dando mano izquierda para intentar manejar a su favor las diferencias entre los unos y los otros y a lo mejor de paso proteger la salud de sus ciudadanos.

Da la impresión de que Ayuso sabe poco de política y de buscar modelos en los que inspirarse mucho menos. Su ocurrencia ha sido imitar el modelo chino de hospitales en época de pandemia y se ha lanzado a construir un macro hospital en tres meses definido por ella misma como una proeza mundial. Originalidad le ha faltado en esta empresa lo que nos obliga a reflexionar de forma constructiva.

En primer lugar, es más que evidente que el modelo sanitario chino no tiene nada que ver con el español, ni son comparables sus respectivas estructuras económicas, sociales, sanitarias ni demográficas. Mal empezamos.

Debería saber o haber aprendido la Sra. Ayuso, que en un contexto de recursos muy limitados como es el que nos ocupa, cuando se decide utilizar estos recursos en construir un hospital paralelamente se está tomando la decisión de dejar de invertir en otros recursos que pueden ser muchos más productivos en términos de salud y economía.

Al hilo de lo anterior la Sra. Ayuso parece ser que tampoco sabe que una pandemia se vence, no con medicina asistencial hospitalaria, sino con medicina preventiva y salud pública. Claro que esta última rama de la medicina da para pocas fotos y para pocos grandes titulares en el presente inmediato que es lo que ella parece necesitar.

Es decir, que la Sra. Ayuso ha optado por tratar a paciente críticos de forma excelente, lo de excelencia lo digo por los profesionales, y ha abandonado a la infantería preventivista que no es otra que la Atención Primaria, capaz de evitar la prevalencia de enfermos críticos evitando mucho dolor, sufrimiento y costes.

Y para colmo resulta que, cuando le preguntan por los profesionales necesarios para poner en funcionamiento su megalohospital, pues no tiene ni idea ni parece preocuparle. Ignorando que el principal recurso del sistema sanitario son ellos, los médicos, enfermeros, celadores, rastreadores, auxiliares, ambulancieros, administrativos…

Que ella no lo sepa me parece mal, muy mal. Dudo que sus asesores no supieran que esta pregunta estaba al caer porque a algunos de ellos les han salido los dientes, los colmillos en política y saben latín. Por qué no le previnieron de la que se avecinaba queda en el aire, pero yo me atrevo a pensar que, quizá, en el móvil de alguno de ellos está el WhatsApp con la pregunta enviada a la periodista que se la hizo.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *