Teodora Lamadrid (actriz, 1820-1896) | Madridiario

Teodora Lamadrid se llamaba realmente Teodora Herbella Lamadrid. Está enterrada en el cementerio de San Isidro, en una sencilla pero hermosa tumba. En la cabecera de la misma se yergue una mujer con gesto doliente. A los pies, un ángel porta la trompeta que anunciará la resurrección de los muertos. Sobre la losa figura el nombre de la fallecida con la fecha de la muerte: 22 de abril de 1896. En la misma tumba está enterrada su hija, Enriqueta Basili Herbella, fallecida en 1890. También había probado suerte en las tablas como cantante de ópera. Había debutado en el teatro Español en 1870 en una función a beneficio de su madre. Murió con solo cuarenta y tres años de un cáncer de mama. Esta sepultura, rodeada de una artística verja, no es de las peor conservadas en el cementerio, aunque una buena limpieza permitirá apreciar la belleza del enterramiento.

Se anunciaba en los carteles como Teodora Lamadrid, al parecer por imposición de su aristocrático padre, que no quería que su apellido real apareciera en los teatros. Fue una de las grandes damas de la escena madrileña durante buena parte del siglo XIX. Nacida en Zaragoza en el 26 de noviembre de 1820, se trasladó con su hermana mayor a la Corte al ser contratadas para el teatro del Príncipe (Español). Con apenas veinte años se consagró como primera actriz protagonizando Adriana Lecouvreur.

Se casó con Basilio Basili, director de orquesta y empresario quien, ya en 1843, era habitual en los escenarios madrileños. En 1845 era el director de la compañía de ópera que trabajaba en el desaparecido teatro de la Cruz. Este matrimonio no fue muy afortunado lo que, unido a la pérdida de su hija, provocaría que la actriz se retirara de la escena para dedicarse a la docencia en el Real Conservatorio, sucediendo en la cátedra de declamación a su compañera Matilde Diez. Entre sus alumnas estuvo María Guerrero. Basili murió en Nueva York el año 1895.

Su hermana, Bárbara Lamadrid, tuvo similar relevancia en las tablas, falleciendo en 1893 en penosas circunstancias. Llevaba entonces diecisiete años retirada. Bárbara fue una de las estrenistas de Don Juan Tenorio en el año 1844. Como su hermana, también se casó con un musico, cantante en este caso: Francisco Salas.

La sobrina de ambas, Carlota Lamadrid, también fue actriz, estando casada con el actor Enrique Sánchez de León. Precisamente la última aparición de su tía Bárbara fue para darle la alternativa escénica. No tuvo la relevancia de sus antecesoras.

Teodora Lamadrid

Cementerio sacramental de San Isidro

Patio quinto, de Santa María de la Cabeza




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *