¿Qué papel juega la innovación educativa en las aulas?


Sin duda alguna, el sector de la educación ha experimentado grandes cambios en los últimos tiempos, sobre todo, a raíz de la llegada de Internet y las nuevas tecnologías. Y es que hoy en día, el sistema educativo ha evolucionado de manera notable, algo que se puede ver reflejado en la calidad educativa que reciben los alumnos, los cuales aprenden a través de un proceso de enseñanza muy avanzado.

En este sentido, la Innovación Educativa juega un papel muy importante, debido a que se encarga de transformar los métodos de aprendizaje, para que todos los estudiantes tengan mayor interés a la hora de aprender. Por tanto, la innovación educativa no es un fin en sí mismo, sino que más bien, es un medio que permite mejorar los aspectos que rodean al sistema educativo.

De este modo, los alumnos pueden acceder a un proceso de enseñanza más eficaz, el cual les ayuda a desarrollar un aprendizaje significativo, donde la reflexión, la crítica y el análisis son fundamentales. Por ello, los expertos hacen especial hincapié en que la innovación educativa responde a un proceso de transformación, mediante el que se pueden conseguir grandes beneficios para los estudiantes.

La importancia de la innovación educativa en la actualidad

Para que la innovación educativa sea práctica y efectiva, los profesores tienen que recibir una formación adecuada, la cual debe estar basada en el uso de las nuevas tecnologías. Y es que solo de esta manera, los docentes estarán preparados para convertirse en los profesores que necesitan las escuelas del siglo XXI. Para que no haya dudas al respecto, a continuación vamos a analizar algunos puntos clave.

Recibir formación específica

Al igual que ocurre en otras profesiones, los docentes tienen la obligación de seguir formándose a lo largo de su vida, ya que las necesidades educativas son cambiantes, por lo que deben ser capaces de adaptarse a ellas. Para poder innovar en el aula, los profesores necesitan aprender a utilizar las nuevas tecnologías de forma pedagógica, puesto que solo así, podrán transmitirles mejor el conocimiento a los estudiantes.

Gamificar la educación

Actualmente, la mayor parte de los jóvenes están interesados en los videojuegos, de modo que resulta fundamental prestar atención a este aspecto, ya que puede ser un elemento perfecto para motivarlos en el estudio. En este caso, nos referimos a iniciar un proceso de gamificación educativa, donde los profesores pueden incluir escenas de los videojuegos para generar mayor interés en las asignaturas.

Utilizar la realidad virtual

Otra herramienta tecnológica que conviene tener en cuenta es la realidad virtual, ya que permite crear contenidos virtuales para acercar el conocimiento a los estudiantes. Este recurso puede ser muy útil en asignaturas de carácter visual como la historia del arte, puesto que los alumnos realizan visitas virtuales a los monumentos, esculturas o cuadros que el profesor está explicando en el aula.

Trabajar en grupo

En los últimos años, algunos docentes han decidido fomentar el aprendizaje en grupo o la enseñanza colaborativa, un método que se basa en las actividades grupales, es decir, en el desarrollo de acciones entre los propios estudiantes. Gracias a este trabajo en grupo, los alumnos mejoran su nivel de aprendizaje, al mismo tiempo que generan una interacción positiva con el resto de compañeros de clase.

Apostar por la pedagogía inversa

Aunque no todos los profesores son partidarios de instalar esta técnica de innovación educativa, la realidad es que es una metodología didáctica que transfiere autonomía a los estudiantes, por lo que es muy importante analizarla en profundidad. Mediante la pedagogía inversa, el trabajo en las aulas se vuelve mucho más participativo, puesto que en casa se realizan los ejercicios individuales -apoyados en soportes visuales-.

Realizar proyectos de forma autónoma

En relación con la pedagogía inversa, conviene destacar la realización de proyectos de carácter autónomo por parte de los alumnos, para que éstos sean capaces de resolver los problemas planteados por su cuenta. Obviamente, los docentes tienen que apoyar a los estudiantes en todo momento, sin embargo, el trabajo de investigación, análisis y planteamiento de conclusiones debe ser desarrollado por estos últimos.

En definitiva, la innovación educativaen las aulas depende en gran parte del papel que desarrollan los profesores, puesto que son los encargados de utilizar herramientas novedosas en el método de enseñanza. Por ello, los docentes tienen que recibir una formación continua, que les permita estar al tanto de los últimos avances tecnológicos que van apareciendo en materia de educación.


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *