Ayuso advierte de que el confinamiento domiciliario sería “la última solución”


No hay tregua en el conflicto entre la Comunidad de Madrid y el Gobierno de España. La presidenta regional madrileña, Isabel Díaz Ayuso, ha afirmado este martes que un
confinamiento domiciliario
sería “la última solución” para frenar la propagación del coronavirus en la región, y ha asegurado que trabajará “sin descanso” para que esa medida “sea algo impensable”. Tras visitar la nueva unidad de cuidados intensivos (UCI) del hospital Gregorio Marañón, Ayuso ha señalado que “las consecuencias de los confinamientos domiciliarios ya las hemos conocido”, y que generan “otros muchos problemas”, por lo que es prioritario “evitarlo”.

Ayuso se mantiene así enrocada en su propuesta de
cierres durante los puentes
y confinamientos por zonas básicas de salud: “Vamos a buscar soluciones intermedias (…) Madrid tiene una estrategia que ya se está cumpliendo y que está funcionando”, ha subrayado la jefa del Ejecutivo madrileño, quien ha recalcado el “daño económico” que podría provocar un cierre total de la actividad y ha sostenido que “la economía y la salud no están reñidas”.





Se trata, además, del enésimo desacuerdo con su socio de Gobierno ya que la afirmación de Ayuso ha servido como respuesta a las declaraciones de esta mañana del vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado, quien ha asegurado que el cierre perimetral de Madrid que se ha llevado a cabo este puente de Todos los Santos es un “balón de oxígeno” para la economía madrileña y apuesta por llevarlo de forma continuada hasta finales de noviembre. Aguado, además, ha fijado estas declaraciones en su perfil de twitter desafiando, una vez más, las políticas sanitarias aplicadas por el Gobierno del que, paradójicamente, es portavoz.

En una entrevista en ‘TVE’, recogida por Europa Press, el dirigente madrileño ha reconocido que él no hubiera aprobado las mismas medidas que ha tomado la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, contra la pandemia porque considera que habría que haber cerrado la Comunidad “sin dejar este hueco de tres días en mitad de la semana que lo que hace es confundir”. “Yo sería partidario de extender este cierre perimetral de la Comunidad hasta finales de noviembre, yo habría solicitado el estado de alarma antes, pero respeto la decisión de la presidenta porque ella tiene la última palabra en este asunto”, ha declarado, al tiempo que ha defendido que a pesar de esto es su “obligación” decir lo que piensa.






Ajena a la agenda de su número dos regional, la dirigente madrileña ha asegurado que en su Gobierno no están “relajados” ni “confiados”, porque son conscientes de que “queda mucho por hacer” y de que “este virus es muy traidor: en un momento dado cambia la dirección del viento y podemos tener otra vez aquí el incendio”.

“Lo que estamos haciendo ahora es trabajar para mantener nuestro plan porque nosotros no somos partidarios de abrir y cerrar, de abrir y cerrar, de abrir y cerrar”, ha añadido Ayuso, que optó por decretar el cierre perimetral de la Comunidad de Madrid durante el recién concluido puente de Todos los Santos. Una medida que, según la presidenta, “no se trata de un cierre por días, de sí, no, sí, no; se trata de un cierre por movimientos”.

Ayuso ha recalcado que fueron la primera región en poner sobre la mesa los cierres totales de 00 a 6 horas, el cierre de las barras así como de los espectáculos como conciertos o corridas de toros, desde el verano. También ha recordado que pusieron restricciones en bodas y cerraron el ocio nocturno, realizan estudios con las aguas fecales del Canal de Isabel II, llevan a cabo 150.000 test a la semana y aplican restricciones por zonas básicas de salud, que ahora van “a mejorar”.





La Comunidad levantó esta medianoche el cierre perimetral de la región impuesto durante el puente festivo de Todos los Santos, con lo que las entradas y salidas vuelven a estar permitidas, según ha dicho Ayuso porque “la vida sigue” y “la gente tiene que trabajar”.

Ayuso ya anunció su intención de volver al confinamiento perimetral el puente de La Almudena (9 de noviembre), aunque esta medida será debatida por el Gobierno central y las comunidades autónomas en el Consejo Interterritorial del miércoles, día 4.


“La economía y la salud no están reñidas”













Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *