El Madrid pospandemia reconquistará las calles


“Si la pandemia ha cambiado nuestras vidas, cambiemos nuestras ciudades”. Bajo esta sencilla premisa se circunscribe un ambicioso tratado que va a transformar la capital en lo que se refiere al uso del espacio público. Bautizada como
Madrid en la calle
, la iniciativa presentada por Más Madrid y apoyada por unanimidad en el último pleno municipal, supone en palabras de su portavoz, Rita Maestre, “un cambio total de enfoque en cómo debemos y queremos vivir a partir de ahora para frenar los contagios, ganar en salud y reactivar la actividad económica”.

A pesar de que buena parte de las medidas se circunscriben a la evidencia científica de que “los aerosoles en suspensión en el aire pueden ser una de las principales fuentes de contagio por coronavirus, Maestre quiere prolongar estos cambios más allá de la pandemia: “Es un modelo que ha llegado para quedarse, pero en el que los gobiernos tienen que invertir y apostar decididamente”, advierte.






Sacando las tiendas a la calle se quiere evitar el mayor riesgo de transmisión del virus por aerosoles





Entre las principales medidas destaca la recuperación de plazas de aparcamiento para ubicar terrazas de hostelería. A ello se suma la propuesta de sacar el comercio a la calle. Permitiendo a los comercios –en Nueva York se ha llevado a cabo incluso con peluquerías– la utilización del espacio de la acera ubicado frente a sus correspondientes escaparates y convirtiendo en cotidianas intervenciones hasta ahora esporádicas y circunscritas a eventos puntuales como el Mercado de las Ranas del barrio de Las Letras o el día del Libro.

La batería de medidas también incluye la promoción del ocio al aire libre en parques y zonas verdes así como la apertura de las zonas infantiles de juego y el uso de jardines, instalaciones deportivas y espacios abiertos municipales para actividades culturales como exposiciones. En esta misma línea, además, la corporación municipal trabaja para habilitar espacios públicos al aire libre para actividades escolares y extraescolares, cuando los centros educativos concernidos lo soliciten y sea posible desde el punto de vista técnico.

Esta apuesta por la “dinamización del espacio público y de las actividades al aire libre para participación de la ciudadanía” es plenamente compartida por la propia vicealcaldesa, Begoña Villacís (Cs), quien recuerda que, “con esta pandemia, el uso del espacio público debe ser un elemento clave”.





“En Madrid hemos apostado por peatonalizaciones los fines de semana, por mantener abiertos los parques y jardines, por ampliar las terrazas… Y en la actualidad estamos trabajando con los órganos competentes en un marco legal que facilite, de manera ordenada y equilibrada, determinadas ocupaciones del espacio público que contribuyan a la reactivación económica. Se
trata de un proceso que, eso sí, debe
respetar los derechos de otros interesados, asegurar la calidad del espacio público y minimizar impactos negativos en la escena y el paisaje urbano”, resalta Villacís en conversación con La Vanguardia.

La movilidad, uno de los puntos negros de la ciudad en los últimos años, también va a recibir un importante impulso con la inmediata creación de 167 kilómetros de carriles bici seguros que garantizarán una mayor amplitud, conexión y coherencia de la red actual para ganar espacio al coche. “Es necesario que las ciudades sean lugares de disfrute de la gente: calles peatonales, aceras más anchas. Y, por supuesto, menos humos”, advierte Maestre, quien todavía recuerda que el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, “llegó a la alcaldía revirtiendo peatonalizaciones de la anterior corporación y prometiendo el fin de Madrid Central”.






Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *