El taxi podrá reducir su oferta “en situaciones excepcionales” como la de la Covid


El taxi mudará su piel en Madrid a partir del 1 de enero. El área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento, capitaneado por Borja Carabante, incluirá en la nueva Ordenanza reguladora la posibilidad de reducir la oferta del taxi en situaciones excepcionales. Ello atiende, ha señalado Carabante en la comisión del ramo, a la demanda del sector de reducir el servicio tras la caída de la demanda a consecuencia del coronavirus, «exigencia que no se puede cumplir en estos momentos con la normativa vigente».

El decreto del estado de alarma sirvió de base legal para que el Ayuntamiento de Madrid pudiera permitir la limitación de la oferta del servicio al 50% de lunes a viernes y los fines de semana de 16 a 8 horas.





En la primera ola, el Gobierno central contemplaba medidas excepcionales en materia de transporte reduciendo la oferta total de operaciones de transporte, aspecto que no se ha recuperado con el actual estado de alarma, impidiendo esta posibilidad.

Así, la nueva ordenanza del taxi permitirá flexibilizar el sector para hacerlo «más competitivo» respecto a otros medios de transporte. No solo con la reducción de la oferta, sino que incluirá como grandes iniciativas la licencia por puntos, el taxi compartido y el precio máximo.


El conductor podría llevar en un mismo recorrido a varios usuarios que compartan un itinerario similar





El taxi compartido llega a través de la contratación del servicio con la reserva por plazas. Es decir, el conductor podría llevar en un mismo recorrido a varios usuarios que compartan un itinerario similar. Esta modalidad permitiría reducir sustancialmente el coste para el viajero.

Lo que se propone ahora es que el usuario pueda contratar el taxi de un modo más flexible, como se ofrece en el mercado a través de plataformas que suponen una competencia muy importante para el sector, es decir, con un precio máximo.

Por otro lado, se ha propuesto la introducción de la licencia por puntos, un mecanismo que permitiría, de forma similar al carné de conducir, «graduar las sanciones por reincidencia y la habitualidad en los comportamientos punibles, llegando incluso a producirse la pérdida de la licencia en las conductas más lesivas». La pérdida de puntos estaría limitada a un conjunto de sanciones graves y muy graves.





En octubre se amplió la primera línea de ayudas de la Estrategia de Sostenibilidad Ambiental Madrid 360, Cambia 360, para que el sector pueda renovar la flota por otra menos contaminante. De los 2,8 millones de euros que se lanzaron en mayo, se elevó el presupuesto de las subvenciones hasta los casi 4 millones para poder dar cobertura al 100% de las solicitudes hasta llegar a más de 2.100 taxistas.

Esta partida supone la mayor inversión que haya previsto el Ayuntamiento de Madrid para el sector, multiplicando por diez las subvenciones del año 2019.

El edil de Vox Fernando Martínez Vidal ha recordado que hasta 16.000 familias madrileñas dependen de este trabajo, que «fue descrito como un servicio esencial durante el confinamiento». Para José Luis Nieto, de Más Madrid, el sector vive una situación «extremadamente dramática», ya que han reducido en un 80% su facturación, algo que «los ha empujado a las colas del hambre».

«Enviaron una carta al alcalde y se encontraron con un no a todas sus peticiones, todo ello tras arrimar el hombro para ayudar a la sociedad en los peores momentos de la pandemia», ha puesto de manifiesto.

Desde el PSOE, Ignacio Benito ha reprochado a Carabante que «debe ser la única persona en el Salón del Pleno que no es sensible a esta problemática. «Sin turismo, sin ocio nocturno, sin clientes, ¿ve razonable mantener el mismo número de taxis dando vueltas en la calle?», ha lanzado.






Se calcula que el sector del taxi ha perdido el 80% de su facturación en la capital











Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *