Velilla de San Antonio intenta pasar página tras un crimen que nadie se explica

El magistrado titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Coslada, en funciones de guardia, ha acordado la prisión
provisional comunicada y sin fianza para Alberto J.C., el joven de 26 años

detenido
por la Guardia Civil como supuesto autor de el
asesinato violento
de Iván V., de 39 años, en la madrileña localidad de Velilla de San Antonio, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

El arrestado será investigado por la supuesta comisión de un delito de homicidio, si bien esta calificación es inicial y, según vayan practicándose las correspondientes diligencias de investigación en el marco de la instrucción, podría modificarse. El detenido ya ha salido de los Juzgados camino de la cárcel de Alcalá-Meco.





Tras la detención los agentes del grupo de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Rivas Vacimadrid, quienes se han hecho cargo de la investigación, registraron la casa del detenido con ayudas de guías caninos expertos en restos biológicos, en busca de ropa, calzado o pruebas que le podrían incriminar de lo ocurrido. También tomaron declaración a una decena de menores y a otros posibles testigos oculares.

Imagen del minuto de silencio tras la muerte de un vecino de Velilla de San Antonio por una paliza.
Imagen del minuto de silencio tras la muerte de un vecino de Velilla de San Antonio por una paliza.
(Servicio Ilustrado (Automático) / EP)



Los hechos tuvieron lugar el viernes minutos después de las 20.30 horas cerca de la casa de la víctima. Según fuentes policiales, todo comenzó con unas pintadas en una pared de la calle Frascuela de Velilla que supuestamente estaría realizando el fallecido cuando se topó con varios menores, con los que discutió, aunque fue luego con el mayor de edad ahora detenido con el que se enfrentó a golpes.

Sea como fuera, Iván recibió patadas y golpes por todo el cuerpo, incluso en la cabeza cuando quedó tendido en el suelo entre dos vehículos, lo que le provocó una fuerte conmoción cerebral. El herido fue trasladado en una ambulancia de Protección Civil del municipio al hospital de la Princesa de Madrid, donde ingresó en estado crítico. Entró en coma y domingo por la tarde falleció.






Tristeza y silencio
rodean a este pueblo de algo más de 12.000 habitantes, a 20 kilómetros de la capital, que no hubiera querido salir en los medios informativos por un hecho como este, protagonizado por dos vecinos y quizá motivado por rencillas aún sin aclarar. Fue hace una semana, precisamente un viernes 13, cuando Iván, un vecino de toda la vida de 39 años, recibió una violenta paliza que le dejó en coma. Dos días después murió en el hospital.

En un tiempo “récord”, según dijo ayer el delegado del Gobierno, José Manuel Franco, la Guardia Civil detuvo a A.J.C. como principal sospechoso de la muerte de Iván. Un juez ha decretado ahora su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza en la cárcel de la carretera de Alcalá-Meco por un delito de homicidio, que podría variar con el avance de la investigación, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia.

El principal sospechoso ha ingresado en prisión
El principal sospechoso ha ingresado en prisión
(Eduardo Parra / EP)








El entorno de la calle Frascuelo, lugar donde se produjo la brutal agresión, aún conserva las pintadas que quizá puedan explicar algo los hechos sucedidos: ‘TQMT’ (Te Quiero Mi Todo) u otras de carácter ofensivo, como ‘enano’ o ‘mantenido’, que presuntamente hizo la víctima. Los transeúntes las miran de reojo y siguen su camino. “No entiendo que alguien muera por esto, aunque no me parece bien que Iván las hiciera”, afirma apresurada a Efe una joven en relación con las pintadas que, según la familia del fallecido, solo eran “muestras de cariño” de Iván a su expareja, que vive precisamente en el mismo inmueble que el presunto autor.

En declaraciones a Efe, algunos vecinos han calificado al supuesto homicida de ser una persona “violenta” y “problemática”, y han recordado que practicaba artes marciales. A.J.C. fue arrestado en su puesto de trabajo como reponedor de un supermercado de la localidad donde también está empleada la madre de la víctima.

El establecimiento seguía este jueves con su ajetreo diario. Los compañeros de trabajo del presunto autor del crimen no han querido hacer comentario alguno sobre él, un joven conocido por los clientes asiduos del súper, que han asegurado que nunca habían tenido problemas con él. Sí los tuvieron en alguna ocasión varios vecinos a cuenta de los dos perros de raza considerada peligrosa que tenía A.J.C,. que muchas veces los llevaban sueltos, lo que le reprochaban algunas personas, entre ellas Iván.






El arrestado trabajaba como reponedor de un supermercado de la localidad donde también está empleada la madre de la víctima





Pudo ser esto el origen de la mala relación entre el fallecido y su presunto agresor, según han dicho a Efe algunos testigos, quienes en un principio sospecharon de la implicación de un grupo de menores conflictivos en la paliza. Aunque este grupo de chicos se ha visto involucrado en hechos delictivos anteriores, como el robo de móviles o bicicletas, según han indicado a Efe fuentes policiales, tras tomarles declaración su participación en la agresión está descartada.

De este modo, la Guardia Civil descarta más detenciones y centra solo en A.J.C. sus sospechas, después del registro que en su vivienda realizaron los agentes de Policía Judicial del instituto armado de Rivas-Vaciamadrid. “Seguimos consternados buscando respuestas y explicaciones de por qué han sucedido estas cosas en un pueblo donde todos nos conocemos”, ha lamenta en declaraciones a Efe la alcaldesa de la localidad, Antonia Alcázar.

”¿Cómo una persona aparentemente normal ha acabado con la vida de otra que conocía?”, se preguntan los vecinos de este municipios donde casi todos se conocen. Incluso, el agresor y la víctima tenían amigos en común. La alcaldesa ha recalcado la entereza que está teniendo la familia de la víctima y agradece que el caso esté prácticamente resuelto, lo que ha tranquilizado un poco al pueblo, que sigue, no obstante, buscando una explicación.





Dos personas pasan al lado de las pintadas ubicadas en el lugar donde se inició una disputa que terminó con la vida de Iván
Dos personas pasan al lado de las pintadas ubicadas en el lugar donde se inició una disputa que terminó con la vida de Iván
(Eduardo Parra / EP)









Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *