Qué tiene que pasar para que se haga una serie como ‘The Crown’ con la familia real española

Cuentas ocultas en paraísos fiscales, un regalo de 65 millones de euros para su amante, un hermano muerto por jugar con una pistola, un nieto menor de edad ingresado por dispararse en un pie con una escopeta, cacerías en Botsuana, una pelea a las puertas de una iglesia, un yerno en prisión, una yegua investigada por anticorrupción

Es una pequeña parte de todos los escándalos —conocidos— en los que se ha visto implicada la familia real española y que, desde luego, dan para una serie con varias temporadas. Con el reciente estreno de la cuarta entrega de The Crown toca reflexionar sobre si podría hacerse una ficción en España con la historia de Juan Carlos I y su familia similar a lo que la serie de Netflix hace con Isabel II.

“Hay material de sobra. No para una serie, para una biblioteca. Y todo lo que necesita una serie: tramas shakesperianas, personajes de hondura psicológica, lo tenemos todo, incluso más que la familia real británica”, apunta la periodista experta en Casa Real Pilar Eyre. Para saber que hay material, al menos reciente, sólo hace falta ver las noticias del último año y pensar en la huida del emérito a Emiratos Árabes Unidos, pero de ahí a que veamos una producción estilo The Crown sobre la familia Borbón falta un largo camino por recorrer.

“No hay voluntad y no es por falta de presupuesto, ni de talento, ni de ideas”, señala la periodista televisiva Mariola Cubells, que opina que todavía falta tiempo y perspectiva. “La veda se abrió hace relativamente poco, las críticas y controversias que vemos ahora en televisión no son tan viejas, son de 10 años para acá”, añade la experta, que destaca que la familia de la soberana inglesa lleva más años de escrutinio mediático.

La sociedad se ha acostumbrado a escuchar o leer día sí y día también en los medios de comunicación nuevas revelaciones sobre la corrupción del rey emérito, pero hace no tantos años los escándalos de la monarquía eran competencia de los programas del corazón. Ahí están la relación del rey con Bárbara Rey o los rumores en torno al ‘cese temporal de la convivencia’ de la Infanta Elena y Jaime de Marichalar. “Ha hecho mucho más por abrir el debate, aunque de forma burda, el entretenimiento. El primer comentario que vi sobre la separación de Elena y Marichalar fue un programa de Telecinco”, recuerda Cubells.

Por la cadena amiga también ha pasado varias veces Bárbara Rey para dejar caer, pero nunca confirmar, cómo era su relación con Juan Carlos I. La vedette supuestamente recibió pagos del Estado por su silencio y relató en plató el día que se encontró su casa patas arriba después de que alguien hubiera entrado en busca de cintas de audio y documentos. Sólo esta historia podría ocupar una temporada.

“La prensa nos sirve cada día un nuevo escándalo en bandeja. Me gustaría que se contara la historia desde su nacimiento hasta cómo se rompe la figura del rey, un rey que lo ha tenido todo, que era icónico, cómo se ha convertido en lo que se ha convertido”, pide la escritora Pilar Eyre. La caída en desgracia del yerno perfecto Iñaki Urdangarin, la intrahistoria del rifirrafe entre Letizia y Sofía en Palma, las barbacoas con Corinna y su hijo o la pasividad de la emérita ante las amantes del rey Juan Carlos con tal de seguir siendo reina también son dignas de la pantalla.

Los pocos proyectos de ficción sobre la familia real distan mucho de lo que propone Eyre. Ahí están los ejemplos de los telefimes Felipe y Letizia o Sofía, sobre la reina emérita. “Es mejor no acordarse”, bromea Mariola Cubells, que cree que con los últimos quince años hay de sobra para una buena serie, aunque cree que veremos antes un documental sobre los escándalos de corrupción que se están descubriendo en los últimos tiempos.

“Yo defiendo que se haga desde la ficción porque da recursos narrativos, estamos más acostumbrados y nos entra mejor. En The Crown ya se sabe todo lo que va a pasar pero son tan incisivos y perfectos contándolo que te quedas loca. Te da conocimientos, diversión, entretenimiento, escalofríos y todo lo que hace una buena serie”, sentencia la experta en televisión.

David Ilundain, director de B, la película basada en la declaración de Luis Bárcenas ante el juez Ruz, no se explica “cómo no se ha hecho aún un biopic de Letizia Ortiz”. El cineasta cree que “tenemos el mercado que tenemos y no es lo mismo rodar en España que en Estados Unidos” a nivel de recursos. “Son proyectos caros así que o tienes una fortaleza y un respaldo por parte del canal o de la plataforma o no vas a hacer algo digno”, añade el director.

¿Censura o miedo?

“Tenemos cierta autocensura o temor”, explica Ilundain “Siempre te dicen que puedes hablar de la vida pública de un político o de un gran empresario, pero ojo con hablar sobre la vida privada, porque entonces te pueden demandar, solo por especular”, añade el director, que cree que la persona detrás del personaje es un elemento fundamental para contar una historia. “En un biopic o una línea cronológica hay que fabular o ahondar en el aspecto psicológico que lleva a un personaje a tomar ciertas decisiones y para eso el creador debe tener un apoyo incondicional”, concluye.

“Puedes hablar de la vida pública de un político o de un gran empresario, pero ojo con hablar sobre la vida privada, porque entonces te pueden demandar”

– David Ilundain, director de cine.

Pilar Eyre, que lleva décadas escribiendo sobre la familia real y fue una de las primeras en abordar las aventuras extramaritales del emérito, apunta a un cambio de paradigma en la forma de hacer las cosas en Casa Real. “Con mi libro Yo, el rey, por ejemplo, no he tenido ningún tipo de censura, lo he escrito con total y absoluta libertad. Es algo sintomático de un cambio, porque con el libro de la reina —Sofía, la soledad de la Reina—, en el que hablaba de las infidelidades, el primer día que se publicó me llamaron de Casa Real para regañarme”, cuenta la periodista. “No sé si es resignación ante los hechos o que saben que es una mala política entrar al trapo porque el escándalo se desbordaría todavía más”, reflexiona Eyre.

La familia real británica apenas se ha pronunciado sobre la serie de Netflix, pero esta semana hemos conocido que el príncipe Carlos está enfadado por la imagen que la cuarta temporada de The Crown muestra de él. Su hijo Guillermo se lo toma con filosofía y ha bromeado en varias ocasiones sobre la cantidad de gente que gana premios por interpretar a su familia.

“No creo que las plataformas internacionales se vayan a doblegar ante ningún tipo de censura”

– Pilar Eyre, periodista.

Sobre cómo reaccionaría la sociedad ante una serie que mostrase abiertamente los follones de los borbones, Cubells tiene claro que “la gente está preparada, la que tiene sentido común, más que nada porque lo que cuenten no los va a sorprender”. “Hay otro sector que no lo aceptará pase lo que pase, pero que estará ahí siempre”, reflexiona la periodista sobre los monárquicos que hacen la vista gorda con la corrupción y la huida de Juan Carlos I por su papel durante la transición.

La adaptación de Xrey y otros posibles proyectos

Cubells, Eyre e Ilundain coinciden en que el dominio de las plataformas internacionales como Netflix, HBO o Amazon Prime Video aumentará las posibilidades de ver una serie sobre la familia real.

“Creo que en España había una conexión económica entre las cadenas generalistas y el status quo que no lo permitía, pero con las grandes plataformas esto ha cambiado. Tienen más peso y creo que no deberían tener esa especie de miedo porque no responden a esas conexiones político económicas”, señala Ilundain. Pilar Eyre también apunta en esa dirección: “No creo que las plataformas internacionales se vayan a doblegar ante ningún tipo de censura”.

Por su parte Cubells, que insiste en que para hacer una ficción tan bien documentada, interpretada y guionizada como The Crown “no faltan ganas, ni capacidad, ni talento” cree que todavía se tardarán años en ver una serie sobre la familia de Juan Carlos I. “Si alguien tuviera una buena idea, ya montada, con un buen guión y lo plantease a alguna plataforma creo que habría alguna posibilidad, pero se va postergando”.

Lo único que se sabe a ciencia cierta sobre ver la vida del rey emérito y su familia en televisión es que se han comprado los derechos de XRey para adaptarlo a la televisión. El podcast producido por Toni Garrido, ganador del Premio Ondas, cuenta la abdicación de Juan Carlos I a modo de thriller, además de ahondar en los años de gloria del rey campechano.

Ha sido Wekeend Studio, la productora de la serie Hache (Netflix), quien ha decidido llevar el formato a la televisión, aunque todavía se desconocen los detalles de emisión, fechas o reparto. El podcast incluye más de 40 entrevistas con políticos, periodistas y personas cercanas al rey como Rafael Spottorno, exjefe de Casa Real, o su primo y supuesto testaferro Álvaro de Orleans.

Puede ser el primer paso hacia La Corona.

La buena vida del rey Juan Carlos




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *