¿Y si los Presupuestos 2021 no sirven para asegurar la legislatura?

MANU FERNANDEZ via Getty ImagesEl presidente, Pedro Sánchez, y el vicepresidente Pablo Iglesias.  Todas las apuestas de felicidad se trasladan al 2021. Incluidas las del primer Gobierno de coalición nacional, formado por Pedro Sánchez (PSOE)

Todas las apuestas de felicidad se trasladan al 2021. Incluidas las del primer Gobierno de coalición nacional, formado por Pedro Sánchez (PSOE) y Pablo Iglesias (UP). Dan por hecho que los Presupuestos que se aprueben en los últimos días de diciembre les aseguran una legislatura larga. En caso de necesidad, no hay más que recurrir a la prórroga. Después de todo, en unas semanas se van a liquidar las cuentas más longevas de la democracia, las últimas de Cristóbal Montoro.

El asunto es esa seguridad que tiene el Ejecutivo es real. Las peleas en el seno de la coalición se suceden, una semana sí y otra también. Y aunque pueda ser cierto, como dijo Pedro Sánchez en verano a La Sexta, que los meses difíciles de la pandemia han servido para que la “coalición haya salido soldada”, la última bronca sobre los miembros de la comisión de ayudas de los fondos europeos, no hace más que dar una muestra de la inmadurez y falta de cultura democrática en coaliciones. ¿Aguantarán sin dinamitar el Gobierno desde dentro?

“Si aprueban el presupuesto, continuarán mucho tiempo gobernando. Seguro, pese a las diferencias en el seno del Gobierno. Las tensiones, las diferencias dentro de ese Gobierno forman parte de la teatralización necesaria”. Es la opinión de Ferrán Bel, el portavoz del PdeCat en el Congreso, una señoría que observa lo que sucede en los pasillos del Parlamento en la capital con la suficiente distancia y experiencia. En Cataluña, con tres tripartitos a sus espaldas, han bregado durante décadas con los gobiernos de coalición. No es que la experiencia haya sido excelente, pero han sobrevivido.

En la reciente cumbre hispano-italiana de esta semana, Sánchez pedía consejo a su colega y amigable Giuseppe Conte, sobre la  gestión de los gobiernos de coalición. En broma, pero con trasfondo de seriedad. El actual inquilino de La Moncloa escucha tanto a Conte como al portugués Antonio Costa, dos primeros ministros relativamente cercanos que gobiernan en coalición. ¿Por qué no lo va a lograr España?

Nunca ningún gobierno de los vividos hasta ahora se ha enfrentado a una situación como la actual, con la sociedad agotada

Solo que en las filas de PSOE y Podemos las sensaciones dependen también de a quién se pregunte. La exministra socialista María Luisa Carcedo se ríe y casi se lleva las manos a la cabeza ante la pregunta de si la aprobación de los Presupuestos garantiza la legislatura. “Es un paso importante, pero llevo muchos años en política como para hacer previsiones”, responde mientras se dirige a la escalera para posar por el minuto de silencio por la víctimas de la violencia de género. En el mismo acto y lugar -las puertas del Congreso-, Alberto Rodríguez, secretario de Organización de Podemos, eleva los ojos, perplejo. No quiere vaticinar ni apostar nada. “¿Eso quién lo sabe? Yo no apuesto nada, ni un dedo, ni una mano, ni nada, por nada”, termina sonriendo, mientras escapa por las escaleras.

Uno de los problemas y temores que provoca el Gobierno de coalición entre los mayores de las filas socialistas es la inmadurez de un partido como Unidas Podemos. No es lo mismo gobernar en coalición con fuerzas que llevan años en las instituciones, que las conocen desde dentro y respetan y fortalecen su funcionamiento, que con una fuerza política tan joven como Podemos, que hace un lustro no estaba en Congreso de los Diputados. Dicen que sus inmaduros miembros -además de sus sospechosos orígenes marxista-comunistas que sus dirigentes siguen reivindicando- no dan muestras de aprender, precisamente. Para los de Podemos estas insinuaciones pertenecen al grupo de los viejunos socialistas, la vieja guardia y los barones. La cosa es discutible. Los Verdes en Alemania o el Movimiento 5 Estrellas, un día no tan lejano fueron nuevos, aunque es cierto que los 5 Estrellas serían justo un ejemplo de lo contrario, un desastre de reciente creación.

Para Juan López de Ugalde, uno de los hombres de Podemos que estos días interviene en la Comisión de Presupuestos, la legislatura quedará bastante asegurada con estas cuentas. “Pese a las broncas, que van a seguir porque son dos partidos diferentes y saltarán las diferencias. Este año de gobierno que está a punto de cumplirse es una demostración de que, a pesar de todo, podemos trabajar juntos”.

Y sin embargo, las dudas persisten. Tanto por las tensiones dentro de la coalición como por el entorno internacional. Cualquier tropezón en la distribución de la vacuna, por ejemplo, puede ser letal. Nunca ningún gobierno de los vividos hasta ahora se ha enfrentado a una situación como la actual, con la sociedad agotada y bastante enferma mentalmente, temerosa y harta de la clase política y sus disputas.

El recuerdo de que estas mismas izquierdas han sido siempre capaces de hacerse el harakiri ellas solitas, arroja una sombra de duda

Por eso, ante la pregunta de si las cuentas del 2021 aprobadas van a garantizar la estabilidad del Ejecutivo actual, Edmundo Bal, el abogado portavoz de Ciudadanos en el Congreso, responde que es “un imposible”. “Haría falta una bola de cristal para poder contestar. Pero si se aprueban los Presupuestos, será la cuestión más interesante que se avecine”, vaticina. Puede que sea una mezcla de deseo con realidad, o que es uno de los que mantiene aún la frescura. Lleva poco más de un año como diputado.

El hecho es que, aunque en un porcentaje elevadísimo de posibilidades el Gobierno de coalición Sánchez-Iglesias respirará mejor a finales de diciembre, cuando se aprueben los Presupuestos, entre las filas de la izquierda -socialistas y comunistas- el recuerdo de que estas mismas izquierdas han sido siempre capaces de hacerse el harakiri ellas solitas, arroja una sombra de duda.

Mientras, la derecha, más realista, aunque no desiste de echarlos del poder, empieza a marcar territorio, distanciándose los de Casado de Vox y organizándose para dentro de dos o tres años. Quién sabe. 


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *