Así trabajan Miguel Ángel Reinoso y @ngbpadel2, los dos ‘gurús’ de los datos del coronavirus en Twitter

Miguel Ángel Reinoso / Ignacio GarcíaMiguel Ángel Reinoso y las famosas tablas de Ignacio García (ha preferido mantener su imagen al margen). Sus cuentas de Twitter se han convertido en la Biblia de miles y

Sus cuentas de Twitter se han convertido en la Biblia de miles y miles de personas que entran para entender la evolución de la actual pandemia del coronavirus.

Lejos del caos que está siendo la comunicación de datos desde las instituciones (con retrasos continuos, publicados en formatos antiguos o en notas de prensa), Miguel Ángel Reinoso (@mianrey) e Ignacio García (conocido en la red social como @ngbpadel2) han diseñado un código propio para mostrar la evolución de los positivos, fallecidos u hospitalizados en los distintos territorios españoles.

Reinoso, un joven vallisoletano de 27 años, empieza prácticamente a las 10:00 con la publicación de los datos de Cataluña y termina por la noche, cuando alguna autonomía publica sus datos después de volcarlos a Sanidad. “Generalmente hago lo básico desde el móvil y lo más complejo con el ordenador, pero aunque los datos de algunas autonomías me cuesta pocos minutos subirlos sí que estoy prácticamente todo el día pendiente”, asegura este estudiante de Magisterio de Educación primaria y árbitro de fútbol.

Por su parte, detrás de ngbPadel2 está Ignacio García, un cordobés de 35 años que vive en Madrid y que trabaja como analista y arquitecto Big Data para una entidad financiera. Él dedica entre 45 y 60 minutos como mínimo cada tarde a realizar sus análisis: “A partir de ahí depende del día y las circunstancias. Si tengo más tiempo aprovecho para contestar preguntas o hacer algún análisis adicional. Si merece la pena, lo público”.

Los dos empezaron al principio de la pandemia con la necesidad de entender la evolución de los datos: si íbamos a mejor o a peor. El vallisoletano aplicó una fórmula (restar los curados y los fallecidos a los casos nuevos) con la que veía, si el resultado era menor que uno, que remitía la pandemia. “Al principio lo hacía en una hoja de papel con España e Italia, pero a finales de marzo lo empecé a digitalizar”, explica.

García dejó de usar su cuenta como fuente de información sobre el pádel y comenzó a buscar el origen de los datos y a crear un mapa de calor por comunidades para analizar la situación de primera mano. A mediados de abril decidió publicar sus informaciones y sus tablas, que incluso han llegado a salir en programas de televisión como Informe covid, de Iker Jiménez. 

Debido a su extenso conocimiento en el campo del Big Data, reconoce que tiene todo bastante automatizado. “Más de lo que imaginan algunos de mis seguidores con conocimientos técnicos”, detalla. Explica que la fachada es una hoja de cálculo de Excel con formatos condicionales, pero que detrás de eso hay “un servidor, una base de datos y algo de programación”.

Ambos, que también aportan información relacionada con casos en otros países, medidas o restricciones, coinciden en que lo hacen por placer y por responsabilidad con los miles de seguidores que tienen. García ha pasado de tener unos 50 seguidores a más de 23.000, mientras que Reinoso ha crecido de unos 200 a los casi 30.000 actuales. “Cuanta más gente esté informada y concienciada, mejor”, señalan.

Ninguno de los dos cobra por este trabajo, aunque el castellano y leonés sí que recibe algún ingreso puntual por Bizum o Paypal (lo tiene abierto en su perfil). “De vez en cuando me llega para una cena”, bromea. “Se puede hacer una cuenta en Patreon o plataformas en las que das más contenido y recibes unos ingresos, pero no tengo tiempo y no es mi intención”, añade Reinoso.

García directamente ha rechazado algunas aportaciones que le han querido hacer durante este tiempo: “Creo que los pagos voluntarios se están normalizando en redes y no me parece mal, es un síntoma de madurez de la sociedad respecto a los servicios que se ofrecen en internet. En mi caso estoy compartiendo un trabajo que realizaría igualmente para verlo yo mismo y compartirlo con familiares y amigos, por eso no lo veo oportuno”. 

Reciben el cariño de la gente

Su labor al frente de la divulgación de la pandemia sí se ha visto recompensada con miles de mensajes de cariño y agradecimiento. Les preguntan a diario por información concreta e incluso les piden que hagan valoraciones de noticias que van saliendo. “Yo no soy experto, simplemente subo los datos”, dice Reinoso, mientras espera atento a que salgan los datos de Galicia tras haber publicado ya los de Cataluña. 

García incluso tiene memorizado el mensaje que le envió un seguidor vinculado a la gestión de la hostelería. Estas fueron sus palabras: “Tal vez no lo sepa, pero cientos de restaurantes utilizan sus publicaciones en sus previsiones. Estamos muy agradecidos”. “Por cada crítica no constructiva recibo decenas de agradecimientos. Algunos muy bonitos”, señala.

Reinoso sí que ha tenido algún problema más con gente que le recriminó alguna foto que subía con amigos. “Me decían que me saltaba las normas, cuando, además de ser mi burbuja, estábamos cumpliéndolas en todo momento. Me llegaron a defender algunos de mis seguidores”, responde. Además, añade que en septiembre cuando empezaron a subir los casos le llamaron alarmista. “Simplemente doy las datos como son”, se defiende él.

(Primer hilo de Miguel Ángel Reinoso dando los datos el pasado 4 de abril)

A pesar de esas puntuales faltas de respeto, el cariño lo empezaron a notar desde el principio. Poco a poco se iba creando una comunidad alrededor de sus cuentas. Ese incremento de interacciones les llevó rápidamente a pensar que no iba a ser cosa de un día ni de dos y que, si no lo dejaban, iban a cumplir esa labor durante toda la pandemia. “Siempre fui muy realista en que estamos inmersos en una carrera de fondo”, asegura García.

Durante estos ocho meses, han pasado por momentos buenos y malos, pero se han mantenido firmes en su labor. Y eso que, por ejemplo, Reinoso tuvo que dejar de publicar los datos recientemente durante unos días para liberar la cabeza. Sus familiares y amigos le han llegado a decir que lo dejara.

“A mí me gusta. Además, me gustan las matemáticas y como futuro profesor de primaria me gusta enseñarlas y demostrar que son útiles y no son esa asignatura que nadie quiere”, se defiende él.

A García de momento no le ha pasado factura. “He sido constante y creo que he cumplido siempre. Afortunadamente el horario de publicación favorece poder compaginarlo con mi trabajo. Si algún día por circunstancias laborales o personales tengo que hacerlo más tarde, intento avisar que lo subiré por la noche”, asegura el andaluz, que agradece entre comillas que Sanidad no actualice los datos los fines de semana porque así puede desconectar. También reconoce que al no tener grandes obligaciones familiares puede sacar más ratos libres para el resto de sus aficiones.

“Salvar la Navidad sería un error”

Es la frase del momento. ¿Hay que salvar la Navidad sí o no? Tanto García como Reinoso tienen claro que es un peligro. “El virus no entiende de navidades, así que hay que ver cuando lleguemos ahí como está la situación”, indica el primero, mientras el segundo asegura con rotundidad que sería “un error”.

Los dos, que rehúyen de debates políticos en todo momento y que solo dan los datos tal y como son, subrayan que plataformas como Skype o Zoom deberían jugar un importante papel para evitar al máximo las grandes reuniones presenciales.

En algunos casos entiendo que es complicado que no se reúnan familias, cuando hay personas que necesitan mucho la cercanía por su edad o salud. Imagino que las recomendaciones oficiales irán por esa vía mixta”, define García, que tiene claro que en su casa este año serán “diferentes”.

Para llegar a esas fechas queda un mes y aunque España se encuentra en una tendencia favorable, avisan que hay que tener cautela y mantener la calma. “Ahora mismo tenemos una situación mala pero una tendencia favorable. Eso suele ser mejor que tener una situación buena y una tendencia desfavorable. Pero hay que tener cautela, porque si en se vuelve a invertir la tendencia vamos de cabeza a medidas extremadamente duras. Creo que muchos vivimos la situación de las últimas dos semanas con esperanza, pero sigue siendo frágil”, analiza García.

Además, está lejos de la incidencia de 25 casos por cada 100.000 habitantes de la que habló en rueda de prensa el pasado 23 de octubre Pedro Sánchez y que recomiendan las autoridades sanitarias internacionales como la OMS.

“Yo ya lo dije, para llegar a esos números antes de Navidad habría que dejar de hacer test durante tres semanas. Si no es imposible alcanzarlos”, sentencia Reinoso, que mantiene la duda de lo que pueda pasar el próximo mes de enero y febrero si no se consigue vaciar mucho más los hospitales. “Hay que tener cuidado”, advierte.

De momento la única certeza es que sus cuentas van a seguir operativas para hacer análisis, explicar tendencias y contar la situación objetivamente del coronavirus en España. 



Photo gallery
Qué opina la prensa internacional de la gestión de España durante el coronavirus


See Gallery








Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *