Algaradas contra la musa de la derecha. Por Jesús Salamanca AlonsoEl Correo de España

Parece que tenemos muy mala memoria: el pabellón de IFEMA hubo que adecuarlo como hospital con 5.500 plazas, lo que quiere decir que el nuevo hospital era necesario. Créanme que es alucinante. Si

Parece que tenemos muy mala memoria: el pabellón de IFEMA hubo que adecuarlo como hospital con 5.500 plazas, lo que quiere decir que el nuevo hospital era necesario.



Créanme que es alucinante. Si Isabel Díaz Ayuso fuera afiliada o militante del PSOE o de Podemos y la estuvieran insultando, arderían las calles y dirían que era machismo de la derecha. El país sería una algarada permanente. Europa ya dice que es una vergüenza lo que están haciendo contra esta mujer, precisamente la dirigente política a quien la Unión Europea ha reconocido como “excelente gestora” de la crisis sanitaria en España. Incluso, el diario francés más longevo, “Le Figaro”, califica a la presidenta madrileña como “la nueva musa de la derecha española y bestia negra del Gobierno”.

La izquierda es protestona por naturaleza. En eso no hay quién la iguale, pero si hablamos de trabajar ya es otra cosa más seria: desaparecen como el agua sucia por el sumidero. Hay que reconocer que la izquierda gubernamental deja mucho que desear desde que se ‘apalancó’ en el Gobierno, salvo negligencia tras negligencia, destrozo del mal llamado ‘escudo social’, desamparo de las familias más necesitadas, elevar las colas de hambre, abandonar los bancos de alimentos, aumento de las colas del paro y ERTE, destrozos mil en empresas fa miliares, represión y prohibición de trabajar a los autónomos, cierres de miles de pymes… Vamos, nada de provecho social ni político ni económico; salvo que llamen provecho económico  a aumentar el paro en más de un millón de personas. La preocupación en Europa es que, finalizados los ERTE, el paro pueda subir a los cinco millones, de ahí que se retrase más aún la llegada de préstamos y  ayudas para la reconstrucción.

Ante la gestión de Ayuso ‘ladra’ la oposición: no ha necesitado 700 asesores para gobernar con responsabilidad. Se trata de elegir bien a esos equipos y a cada miembro destinarlo en lo que es especialista. Comparen con el Gobierno ‘bichavito’ que ni siquiera ha encontrado un equipo de expertos capaz de gestionar la crisis sanitaria: prueba de ello es que, cuando el Alto Tribunal ha reclamado los nombres, han tenido que asumir que mentían y que ese comité no existía. “¡Manda huevos!”, en palabras de Federico Trillo.

La oposición no soporta que Díaz Ayuso lidere la preocupación por la salud de los madrileños. La siniestra no mira por la ciudadanía, pero sí es experta como ‘mosca cojonera’, algo así como el perro del hortelano en versión hoz y martillo. Hace falta tener cara dura, además de contradictorias versiones, para criticar la construcción de un hospital público después de reclamar hasta la extenuación inversiones en sanidad. La miseria moral de la siniestra es infinita.  “He sentido verdadera vergüenza ajena como madrileña. En vez de aplaudir la decisión de desahogar a los hospitales de la carga de la covid19, el Gobierno de España manda a cuatro ‘matados’ a montar follón. Teníamos que aplaudir la decisión de Ayuso. Me repugna que, en algo tan grave como es la covid19, se politicen las buenas ideas de Díaz Ayuso”, decía Ana Valverde en un comentario para un medio digital.

Visto lo sucedido en Andalucía, vamos a tener que pensar que la izquierda vetusta y revenida prefiere inaugurar prostíbulos, disfrutar de buenas mariscadas y otros menesteres antes que mirar por la ciudadanía, la prosperidad y el buen hacer. Esa siniestra que dice sentirse “demócrata” ni siquiera aparece cuando la demanda social es acuciante. Decía un buen amigo, socialista él, que a muchos socialistas y comunistas de nuevo cuño habría que lavarlos la boca con agua fuerte y prohibirlos que representaran a la ciudadanía porque ni están preparados ni tienen sentido del servicio. “¡Cuánta envidia y endiosamiento hay en mi partido, continuaba diciendo. Algunos se mueren de rabia porque no ha sido iniciativa suya ni saben adelantarse a las necesidades sociales”, decía un alto cargo del Gobierno de Felipe González, exministro él.

No se han quedado atrás en Bruselas al ver las sorprendentes protestas: “Es impensable, además de impresentable, que en un país desarrollado y democrático no se celebre como un gran acontecimiento la inauguración de un nuevo hospital. Este tipo de adoctrinamiento socialcomunista es lo más absurdo que alguien se puede imaginar en el siglo XXI. Forma parte de esa pérdida de valores que acompaña al comunismo y a un amplio sector del desnortado socialismo atrabiliario”. Parece que tenemos muy mala memoria: el pabellón de IFEMA hubo que adecuarlo como hospital con 5.500 plazas, lo que quiere decir que el nuevo hospital era necesario. No quiero imaginarme a la “abuelita” Carmena al frente de la alcaldía madrileña o a José Manuel Franco gestionando esta peste china. Mejor no pensarlo.

Posiblemente lo que habría que hacer es recuperar a cuantos sanitarios se nos han marchado a trabajar al extranjero. Ese “rescate” debe llevar aparejado un salario en condiciones, al igual que a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. ¡Ya está bien de desprecio a lo más valioso y a lo que más seguridad aporta a la ciudadanía!  Es evidente que protestar por la construcción de un hospital público es propio de alguien enfermo de maldad y odio contenido. A la vista de las imágenes que han ofrecido los medios ‘mercenarios’, hubieran preferido los ‘parcarteros’ que el hospital fuera de tipo privado; de esa forma hubieran justificado y acentuado el ruido antes de recoger las nueces en las urnas, pero… 

Esta vez, la siniestra anclada en las cavernas e incapaz de superar el revanchismo que la atosiga, comprueba cómo las cañas se vuelven lanzas. Como siempre, es muy dada a trabajar en contra del progreso y del bienestar social. Una vez más, comprueban que se les rompe el discurso antisistema y que otros invaden esa falseada supremacía moral.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *