EEUU demanda a Facebook por monopolio y pide que se deshaga de WhatsApp e Instagram

Las autoridades de 48 estados y el Gobierno federal de EEUU han demandado a Facebook por supuestamente violar normas en favor de la libre competencia y con el objetivo de terminar con su “monopolio ilegal”.

Las autoridades de 48 estados y el Gobierno federal de EEUU han demandado a Facebook por supuestamente violar normas en favor de la libre competencia y con el objetivo de terminar con su “monopolio ilegal”. Del mismo modo, han solicitado al tribunal que obligue a Facebook a realizar desinversiones de otros bienes de su propiedad como WhatsApp e Instagram. 

Ambas partes acusan a Facebook de adquirir de forma ilegal a competidores como Instagram y WhatsApp y privar de esta forma a los consumidores de los beneficios de un mercado competitivo y de mejores protecciones de privacidad.

Entre las medidas que buscan destaca la posibilidad de que los tribunales fuercen a Facebook a deshacerse de esas dos populares aplicaciones, que compró por miles de millones de dólares.

“Durante casi una década, Facebook ha usado su dominio y poder de monopolio para aplastar a rivales más pequeños y terminar con la competencia, todo en perjuicio de los usuarios cotidianos”, señaló la fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James, que lideró la demanda estatal.

No es la primera vez que EEUU se posiciona contra Facebook, a la que ya acusó de monopolio en julio de este año. Su líder y fundador Mark Zuckerberg compareció este verano frente al Congreso junto a los responsables de Amazon, Apple y Google para dar explicaciones sobre si sus empresas perjudican a la competencia.

El director de la Oficina de Competencia de la Comisión Federal de Comercio, Ian Conner, apuntó en un comunicado que el objetivo del Gobierno es frenar la “conducta de Facebook” y “restaurar la competencia” en el mercado.

Las demandas son resultado de una larga investigación, centrada sobre todo en las adquisiciones de Instagram y WhatsApp, que permitieron a Facebook lograr un gran dominio de las redes sociales y de mensajería instantánea. La empresa californiana pagó en 2012 unos 1.000 millones de dólares para hacerse con Instagram y en 2014 desembolsó 19.000 millones para comprar WhatsApp.

Las autoridades defienden que con esas compras Facebook ha podido controlar la competencia, dictar los términos para los desarrolladores que usan esas plataformas y ganar miles de millones de dólares con la venta de publicidad.

“En lugar de competir en base a los méritos, Facebook usó su poder para suprimir la competencia y así poder aprovecharse de los usuarios y ganar miles de millones convirtiendo los datos personales en una vaca lechera”, denunció James.

Tras anunciarse las demandas, las acciones de la compañía en Wall Street cayeron con fuerza, aunque poco después lograron estabilizarse y a una media hora del cierre perdían alrededor de un 1,80%. 




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *