Métodos para agrandar el pene: cuáles tienen evidencias, cuáles no y qué riesgos conllevan

Seguramente hayas visto algún anuncio en la televisión o en internet que promete incrementar el tamaño (o el grosor) del pene. Hay de todo: píldoras, lociones, extensores de pene… ¿Pero realmente funcionan? Lo explicamos ahora

Seguramente hayas visto algún anuncio en la televisión o en internet que promete incrementar el tamaño (o el grosor) del pene. Hay de todo: píldoras, lociones, extensores de pene… ¿Pero realmente funcionan? Lo explicamos ahora con más detalle pero en general no tienen evidencias a su favor y pueden provocar daños, aunque hay excepciones.

El Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS por sus siglas en inglés) explica en su página web con la ayuda del médico especializado en sexualidad Kevan Wylie que las personas preocupadas por el tamaño de su pene deberían acudir a un profesional sanitario antes de experimentar con tratamientos, “que en su mayoría son ineficaces, costosos y potencialmente dañinos”. De hecho, el tamaño del pene de la mayoría de las personas es normal y no debería causar preocupación.

«Muchos hombres que se preocupan por el tamaño de su pene generalmente tienen problemas de imagen corporal«, dice Wylie. El médico explica: «Lo que sucede es que tienden a enfocar esa mala imagen corporal en su pene. A menudo, la terapia psicológica puede marcar una verdadera diferencia para el paciente, construyendo la autoestima, corrigiendo las opiniones distorsionadas sobre la imagen corporal y aprendiendo más sobre lo que hace a las personas atractivas».

Algunos consejos para mejorar la autoestima sobre tu cuerpo son recortar tu vello púbico (una gran cantidad de vello puede hacer que tu pene parezca más pequeño de lo que es), perder peso (una barriga que cuelga sobre tu pene puede hacer que se vea más pequeño) y ponerse en forma (no sólo te hará sentir más atractivo, también podría mejorar tu vida sexual), explica el NHS.

«No hay ninguna prueba de alguna técnica no quirúrgica que aumente de forma permanente, o bien el espesor, o bien la longitud de un pene normal. Ni con productos orales, ni cremas ni ejercicios» explica a Maldita Ciencia Felipe Hurtado Murillo, sexólogo clínico y tesorero de la Academia Española de Sexología y Medicina Sexual.

Hurtado aclara que «hay varios tratamientos quirúrgicos, pero todos llevan un riesgo de complicaciones importantes. Hay técnicas quirúrgicas para el alargamiento y técnicas quirúrgicas para el aumento de grosor y en todo caso debería ser un/a cirujano/a experto/a en la técnica. Luego están los riesgos asociados a cómo cicatrice la persona y hay cicatrices queloides (crecimientos exagerados del tejido cicatrizal) que pueden aparecer que podrían empeorar la situación».

En opinión del sexólogo Hurtado, estas operaciones sólo se deberían hacer «si hay un micropene (menos de 8 centímetros en erección) y le genera malestar pero con todas esas precauciones. Muchas veces son hombres con tamaños dentro de la normalidad pero que son inseguros o se comparan con penes de actores porno y creen que así es mejor para una relación o para dar más placer. Cuando se hace una educación sexual adecuada se pueden eliminar esas demandas».*

Respecto a los distintos tratamientos y productos que se venden en el mercado, el experto Wylie destaca que ni las pastillas ni las lociones tienen ningún tipo de evidencia clínica a su favor: “Son una completa pérdida de tiempo. El uso de una loción puede ayudar a un hombre a familiarizarse con su pene, así que las lociones pueden ayudar a un hombre a estar más cómodo con él, pero ciertamente no lo harán más grande».

Otra técnica es la bomba de vacío para el pene. El vacío lleva sangre hacia el pene y hace que se hinche. Los dispositivos de vacío se utilizan a veces en el tratamiento a corto plazo de la impotencia. Pero el uso excesivo de una bomba para el pene puede dañar el tejido del pene, llevando a erecciones más débiles. «Hay muy poca evidencia de que estos dispositivos causen un aumento significativo de tamaño a largo plazo», dice el profesor Wylie. «Usar una bomba durante unos minutos al día no hará nada para aumentar el tamaño del pene», aclara.

¿Y qué pasa con los extensores de pene que colocan un peso o un pequeño marco de extensión sobre el pene flácido para estirarlo? Tampoco hay evidencia a su favor, de hecho puede dañar permanente, especialmente en penes con un tamaño menor. «Algunos pacientes que usan dispositivos de tracción durante 6 meses han notado un aumento de tamaño de 1-2 centímetros. Sin embargo, estos tratamientos no deben iniciarse sin la supervisión de un médico«, señala el especialista.

Otra técnica usada es tirar repetidamente del pene flácido con los dedos pulgar e índice. “Esta técnica puede ayudar a algunos hombres a apreciar mejor la considerable diferencia de tamaño entre un pene flácido y uno erecto, lo que les ayuda a sentirse más cómodos con su cuerpo», dice el profesor Wylie. «Pero no hay evidencia científica que sugiera que puede aumentar el tamaño del pene”, aclara.

Algunas personas hasta pasan por cirugía para aumentar ya sea el grosor o la longitud de su pene. Para aumentar el grosor se inyecta grasa desde otra parte del cuerpo o se le envuelve en una especie de tubo lleno de tejido tras retirarle la piel. Según Wylie, esta segunda técnica tiene mejores resultados que la inyección de grasa porque “con el tiempo, el cuerpo lo reabsorberá, lo que puede resultar en un retorno al tamaño original del pene”, así como cicatrices, bultos e infecciones, explica el médico especialista.

En cambio, las cirugías para aumentar la longitud del pene consisten habitualmente en cortar el ligamento que une el pene con el hueso pubis y hacer un injerto de piel en la base del pene para permitir la longitud extra. Wylie dice que la cirugía puede resultar en una ganancia promedio de longitud del pene flácido de dos centímetros, pero no habrá ningún cambio en el tamaño del pene erecto. Además, el pene erecto no apuntará tan alto como antes de la operación porque el ligamento que se cortó ya no ofrece soporte. “Puede hacer que el sexo sea bastante incómodo. La ventaja de un aumento de dos centímetros en la longitud flácida es superada con creces por la pérdida de ángulo de erección”, añade Wylie.

Para las personas con una barriga prominente, la liposucción puede aparentar que sus penes sean más grandes. Esta operación que elimina grasa debajo del abdomen o de la zona púbica puede hacer que un pene parcialmente enterrado parezca más prominente. «La liposucción puede resultar en un aumento de 2 centímetros de longitud a corto plazo, pero la grasa volverá a la zona púbica si el paciente vuelve a engordar», dice el médico del NHS.


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *