Desmantelada una banda que robaba baterías de antenas de estaciones ferroviarias de la región

Ocho robos, con un montante de más de 65.000 euros, en instalaciones situadas en Torres de la Alameda, Anchuelo, Villalbilla y Madrid. MADRID, 15 Dic. (EUROPA PRESS) – Agentes de la Unidad Orgánica de Policía


Ocho robos, con un montante de más de 65.000 euros, en instalaciones situadas en Torres de la Alameda, Anchuelo, Villalbilla y Madrid.

MADRID, 15 Dic. (EUROPA PRESS) –

Agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid, en el marco de la ‘operación Kabam’, HAN detenido a siete personas que formaban una organización criminal dedicada al robo de baterías que alimentan antenas que dan cobertura a los usuarios de trenes de alta velocidad, ha informado la Benemérita este martes en una nota de prensa.

La investigación se inició a finales del año 2019 cuando se produjo un robo con fuerza en una caseta que almacenaba baterías en la localidad madrileña de Torres de la Alameda, logrando los autores hacerse con un botín de 8 baterías de suministro valoradas en más de 3.000 euros.

Las citadas baterías alimentaban las antenas que dan cobertura móvil a los usuarios de los trenes de alta velocidad, causando graves perjuicios y daños en las instalaciones donde se almacenan.

Ante la gravedad de los hechos, el Equipo de Policía Judicial de Daganzo de Arriba inició una investigación, detectando que existían siete hechos similares más en instalaciones donde se almacenaban estas baterías en diferentes zonas de la Comunidad de Madrid.

Los detenidos se desplazaban hasta las instalaciones y tras romper la valla perimetral forzaban el cierre de las casetas para acceder a las mismas, procediendo a cortar los cables de alimentación y al robo de las mismas.

El avance de la investigación permitió identificar a los miembros que formaban la organización, siendo estos siete hombres de origen español, con edades comprendidas entre los 19 y los 47, vecinos de Alcalá de Henares y a quienes por estos hechos se les imputan delitos de robo con fuerza y delito de pertenencia a organización criminal.

El montante de las baterías sustraídas supera los 65.000 euros, además de haber ocasionado un grave riesgo en la seguridad y perjuicios a los usuarios.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *